Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Santander

Renault vuelve a la fórmula 1 con Magnussen y Palmer

El danés se hace con el volante de Maldonado en una escudería que quiere hacer podio en tres años

Kevin Magnussen celebra su primer podio en el Mundial. Ampliar foto
Kevin Magnussen celebra su primer podio en el Mundial. Getty Images

El anunciado regreso de la marca francesa Renault a la fórmula 1 se teatralizó en el Technocentro de la marca en Guyancourt (Francia), con la presencia del Presidente del grupo el brasileño Carlos Ghosn. Renault se retiró de la F-1 en 2010, un año después de que Fernando Alonso cerrara su segundo paso por la escudería (2008 y 2009), agobiada por la crisis económica creciente y los elevados costes que le suponía seguir en el Mundial más caro del planeta. La escudería francesa se marchó con los dos títulos ganados por el asturiano en los años 2005 y 2006, pero también con algunos escándalos protagonizados por Flavio Briatore en sus espaldas.

La escudería pasó a manos de la empresa inversora Genii Capital, presidida por el luxemburgués de origen gallego Gerard López. Pasó a denominarse Lotus, pero siempre contó con el apoyo técnico de Renault que le proporcionó todo el grupo de propulsión. El equipo sobrevivió gracias a estas inversiones. Y ahora Renault vuelve a la palestra para mejorar la imagen de la marca en los mercados emergentes y para salvaguardar el prestigio de sus motores frente a las duras críticas recibidas la pasada temporada por la escudería Red Bull.

“Evidentemente, pretendemos ganar carreras”, señaló Ghosn, en su presentación. “Pero sabemos que el regreso será un trabajo a más largo plazo. Tenemos los medios, la experiencia y contamos con un gran equipo técnico. Sin embargo, el objetivo que nos marcamos es subirnos habitualmente al podio dentro de tres temporadas”.

Renault pondrá sus dos monoplazas en manos del piloto danés Kevin Magnussen, tercer piloto de McLaren la pasada campaña, y del joven británico Jolyon Palmer, que actuó como tercer piloto en el equipo el año pasado. El reserva será el francés Estaban Ocon. Magnussen sustituye a Pastor Maldonado, que no ha podido aportar los casi 30 millones de dólares que pagaba la empresa venezolana de petróleos a la escudería. “Durante el invierno hemos estado evolucionando mucho el motor y todos los componentes de este nuevo coche”, explicó Bob Bell, director técnico, que regresa al equipo tras su corta experiencia en Mercedes. Bajo su responsabilidad trabajaran Nick Chester, director de chasis, y Rémi Taffin, responsable de motor, que ha configurado un complejo equipo de ingenieros a su alrededor.

Renault anunció también que contará con Infinity como socio patrocinador, que colaborará en el desarrollo de la segunda generación de sistemas de recuperación de energía (ERS) para el grupo propulsor. Infinity era el patrocinador principal de Red Bull en los últimos años. Todo el desarrollo del motor se llevará a cabo en la sede de la marca en Viry-Chatillon, mientras que el chasis se configuró y se seguirá modelando en la sede británica de Enstone.

“La inversión es importante, pero nosotros nos planteamos el regreso a la F-1 como la mejor forma para promocionar nuestra marca en mercados emergentes como China u otros países orientales en los que somos muy poco conocidos”, explicó Ghosn. “Cuando nosotros dejamos la F-1 otras grandes marcas como Honda o Toyota también lo hicieron, porque la crisis nos golpeó a todos. Ahora creemos que es el momento de aprovechar toda nuestra experiencia y recuperar la historia de nuestra marca en la F-1. Nuestra apuesta es muy firme, es nuestra prioridad”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información