Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Baskonia asalta el Palau

Un Abrines colosal lleva al Barça a la prórroga, pero Bourousis y Adams deciden para los vitorianos (78-81)

Lawal y Bourousis.
Lawal y Bourousis. EFE

El Baskonia remató al Barcelona en el último segundo de la prórroga en un partido larguísimo, denso, una agonía casi permanente. El desenlace quedó a merced de tres o cuatro jugadores que se alzaron sobre el resto y sobre el espesor táctico de cada acción y la dureza y el esfuerzo demandado para conseguir cada una de las canastas.

BARCELONA, 78; LABORAL KUTXA, 81

Barcelona Lassa: Satoransky (8), Navarro (0), Perperoglou (10), Doellman (5), Tomic (6) –equipo inicial-; Pau Ribas (4), Lawal (6), Abrines (21), Vezenkov (6), Samuels (4) y Oleson (8).

Laboral Kutxa: Adams (17), Causeur (8), Hanga (3), Shengelia (11), Diop (2) –equipo inicial-; James (2), Bourousis (24), Tillie (4) y Bertans (0).

Parciales: 15-13, 14-18, 15-20, 26-19 y, en la prórroga, 8-11.

Árbitros: Christodoulou (Grecia), Paternico (Italia) y Bissang (Francia).

Palau Blaugrana. 5.623 espectadores. 5ª jornada del Top-16 de la Euroliga.

El Baskonia se plantó cerca del final del tercer cuarto con una ventaja notable, 38-51. Pero a partir de ahí, entró en acción Abrines. El alero mallorquín del Barcelona, extraordinario, decidido e inspirado como nunca, tiró de su equipo y lo llevó en volandas hasta la prórroga. Le ayudó Lawal, que capturó todos los rebotes y puso toda la intensidad que se echó en falta a muchos de sus compañeros. Pau Ribas puso por delante al Barcelona (70-67), pero Adams, a 11 segundos, con un triple escalofriante, empató a 70 y forzó la prórroga.

El base del Baskonia resultó incontrolable para el Barcelona, como Bourousis. El equipo de Perasovic dominó el ritmo del encuentro y remató en la prórroga, de nuevo por mediación de Adams. El Barcelona disputó su tercer partido consecutivo al límite, tras su triunfo en Madrid en la cuarta jornada del Top-16 y su derrota el domingo, en la Liga Endesa en el Palau, tras una prórroga ante el Valencia.

El equipo de Xavi Pascual acusó el cansancio y la baja forma por la que atraviesan dos jugadores fundamentales, Navarro, que se quedó a cero, y Tomic, lejos de la exuberancia que exhibía días atrás. Su frustración se plasmó en una acción en la que no acertó a encestar a pesar de que lo requería más que nunca la situación, con 75-78 en el marcador faltando 17 segundos.

El Baskonia impuso un ritmo lento y dominó, sobre todo de entrada, el rebote. Cuando irrumpió Bourousis acabó de decantar la situación. Los pívots del Barcelona sufrieron de lo lindo para echarle el lazo y para estar a la altura en el rebote.

Si el equipo de Xavi Pascual estuvo a punto de darle la vuelta a la tortilla fue porque Abrines anotó 21 puntos en 21 minutos, y todos ellos a partir del tercer cuarto. También porque Lawal se superó en el rebote, con diez capturas, y porque Satoransky robó un par de balones y los convirtió en cuatro puntos en instantes cruciales. Pero el Baskonia fue más equipo, más dominante en todas las líneas, más certero en su estrategia y exprimió el talento, la eficacia y la garra ofensiva de Bourousis y Adams. Fue la segunda derrota seguida del Barcelona en el Palau en partidos decididos en la prórroga.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información