Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La batalla electoral se recrudece

Villar ya corteja a los posibles apoyos de Jorge Pérez en la pelea por la presidencia

De no haber vulnerado Ángel María Villar la orden ministerial que regula las elecciones, los comicios a la presidencia del fútbol español deberían celebrarse el 22 de abril. Sin embargo, el reglamento electoral que presentó el pasado 7 de enero no cumple con el requisito de otorgarle a los entrenadores un porcentaje de entre el 15% y el 20% de los asambleístas que elegirán al nuevo presidente. Esto ha generado que Miguel Galán, el otro candidato a la presidencia junto al secretario general Jorge Pérez, impugne el reglamento redactado por Villar. A este se ha sumado en la denuncia Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional.

La maniobra ha sido vista por la oposición a Villar como un primer movimiento para ganar tiempo y buscar el enfrentamiento con Miguel Cardenal, que tendrá que revolcarlo si este martes la junta directiva de la Federación y la Comisión Delegada no lo corrigen. Afinar en las horquillas que se asignan para elegir a los asambleístas que no son presidentes de territoriasles (jugadores y clubes profesionales, el fútbol no profesional, árbitros y entrenadores…) es clave en las elecciones.

El martes será la primera vez que Villar y Jorge Pérez se vean las caras desde que la semana pasada salió a la luz pública la candidatura de este último. Desde que Padrón arrinconó y delimitó las funciones a Pérez con el consentimiento del presidente, el diálogo profesional entre Villar y el secretario general ha sido escaso.

El martes será la primera vez que Villar y Jorge Pérez se vean las caras desde que la semana pasada salió a la luz pública la candidatura de Pérez

La situación llevó hace un par de meses a Jorge Pérez, ahora candidato a la presidencia, a solicitar una reunión en la que pidió a Villar que le despidiera de su puesto en la federación, pero este se negó a hacerlo. En esa reunión, al máximo dirigente del fútbol español se le transmitió el descontento de muchos empleados federativos por no haber salido a defender la reputación de la institución, muy golpeada en el último año por su escasa intervención en el caso de la reyerta en la que murió el ultra del Deportivo Francisco Javier Romero Taboada; por su continuo enfrentamiento con el CSD con motivo del Real Decreto que regula la venta colectiva de los derechos audiovisuales del fútbol y por los escándalos de la FIFA.

Este asunto salpica a Villar por ser vicepresidente del organismo que rige el fútbol mundial, por haber mantenido una estrecha relación con la mayoría de los dirigentes sudamericanos procesados y porque su hijo Gorka, al que la justicia uruguaya ha llamado a declarar por presunta extorsión a varios clubes, es el director general de la Conmebol, afectada de lleno por el escándalo.

Jorge Pérez también insistió a Villar en lo nocivas que han sido para su mandato y para la institución las maniobras y el poder absoluto en la sombra de Juan Padrón. El secretario general se encontró con el apoyo innegociable de Villar a Padrón.

Según fuentes federativas, con la candidatura de Jorge Pérez solo a falta de hacerla pública personalmente, Villar ya ha empezado a sondear a los presidentes de las territoriales que pueden ser proclives a su gran opositor. De nuevo, según estas mismas fuentes, el reparto del dinero entre las territoriales en un año con beneficios, es la gran baza electoral del actual presidente, que ya no ve con malos ojos el despido del secretario.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información