Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis Enrique: “No gasto energía en lo que no puedo controlar”

El técnico y los jugadores del Barça se felicitan por el curso exitoso y minimizan el error del árbitro con el penalti a Messi

Mel y Luis Enrique se saludan al inicio del partido. Ampliar foto
Mel y Luis Enrique se saludan al inicio del partido. EFE

El árbitro estuvo en boca de todos los béticos mientras en el Barça se hablaba de copas, de récords y de Messi. “Es complicado mejorar lo que hicimos, pero lo vamos a intentar”, se arrancó el delantero argentino después de contar los 180 goles que ha marcado el equipo en el año 2015, las cinco copas ganadas durante la temporada y su partido 500 con la zamarra del Barça. “Es un gran plantel que tiene ilusión y ganas”. El capitán Iniesta subrayó: “Ha sido un año inmejorable, con cinco títulos sobre seis, y lo acabamos con muy buenas sensaciones. Ojalá el próximo año sea igual o mejor. Quizá contamos con el mejor tridente de la historia”.

Hasta los representantes verdiblancos coincidieron con los azulgrana sobre la calidad del equipo de Luis Enrique. “Me hubiera gustado que hubiesen superado el récord de goles sin regalos”, explicó Pepe Mel. “No necesitan un penalti que solo ha visto el árbitro porque son los mejores del mundo; es una suerte tenerles en la Liga, sobre todo a Leo, una maravilla verle jugar”, prosiguió el técnico verdiblanco. “No sé qué va a poner el colegiado en el acta sobre mi expulsión, pero lo que ponga es mentira. Estaba hablando con Luis Enrique, con Unzue, y le he dicho: ‘pítanos una’. El penalti nos ha sacado del partido de forma aplastante”, concluyó Mel, después de lamentar que la Liga no sea igual que la Premier a la hora de confeccionar el calendario y los horarios, “así que imaginaros lo que puede tardar en aplicarse la tecnología para corregir los errores de los árbitros”.

Alves también intervino para decir: “No podemos resumir el partido en el penalti”. “Hombre, ahora llegan los Reyes”, argumentó Luis Enrique. “En el fútbol, a lo largo de la temporada, los árbitros se equivocan unas veces a favor y otras en contra; les pasa a todos los colegiados y a todos los equipos. Yo no lo puedo controlar y, por lo tanto, gasto cero energía en ello. No me corto las venas ni cuando se equivocan a favor ni en contra. También los jugadores y los entrenadores erramos un millón de veces”. Y añadió: “En este país de pandereta que tenemos ya me gustaría que los árbitros dispusieran de tecnología; si se puede ayudar, adelante”.

“El objetivo es ganar y mejorar, todo se puede mejorar”, concluyó el entrenador del Barcelona. “Me interesa volver a ser los mejores en 2016”. E Iniesta se sumó: “Pasa el tiempo y todo funciona, a nivel individual y colectivo”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.