Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Bravo manos largas

El portero del Barcelona no necesita ser un pavo real para mostrar que es un meta excelente con una personalidad extraordinaria

Claudio Bravo, con el trofeo del Mundial de Clubes.
Claudio Bravo, con el trofeo del Mundial de Clubes.

No mea colonia, no tiene el cuerpo novelado por un grafitero, no se desmadra en Twitter, no se deslengua jamás, no se disfraza cuando abre el armario y, encima, se peina al natural. Un tipo normal, lo que casi le convierte en anormal en esta época de vedetismos, pasarelas y camerinos en vez de vestuarios. Claudio Bravo no sufre de actualidad, vive alejado del espumoso mundo de las celebridades. Nunca le hizo falta el atrezo del fútbol, no necesita tunearse y ser un pavo real para mostrar lo que es, un excelente portero que va de incógnito en un ecosistema muy definido y polarizado: los catacracksy los acunados en la Masia. Luego queda algún eslabón, caso de Alves, que se da vida a sí mismo con sus extravagancias.

Para el hincha, se diría que este chileno de aparente franciscana austeridad pertenece a la clase media. Falsa impresión. Bravo es un guardián de primera para Messi y el coro. Alguien con una personalidad extraordinaria para sobrevivir a la extensa huella de Víctor Valdés y soportar la pujanza del joven Ter Stegen. También para disfrazarse de Koeman al dar salida al juego sin que le castañeen los pies, jugar al solitario ante rivales que por lo general le asaltan con infrecuencia y no perder la concentración con las musarañas. Ya se sabe que el portero es un solo, más en equipos jerarcas obligados a un ataque descamisado.

A sus 32 años, Monín, como algunos le apodaron por su agilidad, es un tipo muy respetado en las catacumbas de la caseta. Se le tiene por un hombre muy familiar, serio, coherente y sensato. “Se explica muy bien, con mucha pausa, la misma que tiene en el juego”, sostienen desde el entorno azulgrana. Cuando Andoni Zubizarreta catalizaba la dirección deportiva del Barça, una de las máximas al fichar a los de la tercera vía —ni estrellas ni canteranos— era su personalidad. El radar se ponía en futbolistas “profesionales”, “de peso” y “trayectoria”. Bravo cumplía con las tres variables y en Ter Stegen el club vio a un Bravo con diez años menos.

Superado el examen psicológico, el chileno reunía condiciones deportivas imprescindibles para la portería culé. El sistema exigía un guardameta con tacto en los pies, que mantuviera siempre la distancia justa con la defensa por más que no le llegaran a puerta y que supiera jugar en desventaja en los uno contra uno. En el Barça ha trabajado la potencia y la velocidad. Además, Bravo tiene una cualidad excepcional: es un manos largas. Hay porteros que se tiran y otros que se estiran. El chileno es de los segundos. Como Casillas, es capaz de llegar unos centímetros más lejos que los metas mundanos. Los porteros lo llaman “dislocamiento del hombro”, un golpe extra del brazo que les hace ganar distancia.

Más allá del debate sobre las alternancias de Luis Enrique, lo suscrito sobre Bravo valdría para Ter Stegen. Sin Valdés, el Barça ganó un dos por uno, bendita solución si ambos se parapetan frente a las interferencias y congenian con los mismos asados que Messi, Suárez y Neymar. La mejor noticia para los barcelonistas sería que los dos sigan como hasta la fecha, con una competencia silenciosa. Otra normal anormalidad en un fútbol tan proclive a las combustiones. Otro reto para Luis Enrique, que, de momento, da más vidilla a Bravo. Quizá porque ve el hoy en el chileno y el mañana en el alemán. Quizá porque los conocedores del caladero tildan a Bravo de un tigre dormido. No es extraño, porque con su pachorra verbal, nada más llegar al club confesó en la intimidad: “Sé que ya está fichado Ter Stegen... pero seré el titular”. Sin esa confianza sería insoportable una meta de máximo riesgo como la del Barça o el Madrid. Y encima sin ruido, sin ser un voceras, sin que Messi te pueda dar el gran pase para luego reverenciarle.

Sin salir en los cromos, a Bravo y Ter les queda el claustro, a resguardo de los cicutas. Ambos se han revalorizado de azulgrana, aunque el alemán se mosqueara en Japón, donde su colega hizo pocas, pero estupendas paradas. ¿Era su turno? Llegará. No solo de la MSN vive este Barça mundial.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.