Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joaquín: “El derbi es pura pasión”

El extremo vuelve a disputar un partido contra el Sevilla nueve años después de su marcha del Betis: “Seremos 50.011 béticos”, afirma

Joaquín, en su presentación con el Betis Ampliar foto
Joaquín, en su presentación con el Betis.

Joaquín no puede dar un paso por Sevilla sin que sea asaltado, en el buen sentido, por los aficionados béticos, que le reclaman un papel estelar en el derbi 121 de la historia entre el Betis y el Sevilla (20.30, C+ Partidazo). Si alguien conoce bien lo que significa este partido es el portuense, criado en la cantera bética, campeón de Copa en 2005 con la camiseta verdiblanca y capitán del Betis ante el Sevilla. “Creo que llevo 10 derbis jugados, ¿no?”, afirma Joaquín, que olvida los dos primeros que jugó siendo un chaval, en la temporada 2000-01, con los dos equipos en Segunda. “Entonces este será el número 13. Bueno, me da igual, no soy supersticioso”, indica el extremo del Betis, quien con 34 años vuelve a disputar un derbi nueve años después de su adiós rumbo a Valencia en 2006.

“La verdad es que he soñado muchas veces con volver a jugar este partido cuando estaba fuera. El derbi, esencialmente, es pasión, es puro espectáculo. Para mí, es la cara del bético cuando lo gana”, afirma Joaquín, quien ha vivido todo tipo de experiencias en este tipo de choques. “Sin duda, mi mejor recuerdo es el primer partido que gané al Sevilla. Se resolvió con un gol de Oliveira. Recuerdo que me puse a torear después en el campo y que entramos en el vestuario todos gritando. Y en la puerta del vestuario estaba Lopera, que era el que más gritaba y no paraba de decirnos cosas”, recuerda el portuense del derbi de Heliópolis de la 2004-2005, que el Betis ganó por 1-0.

Recuerdo los derbis con Pablo Alfaro y Javi Navarro, cuando le intentaron pegar a Prats..."

“Recuerdo uno en Nervión donde le intentaron pegar a Toni [Prats, portero del Betis]. Yo me quedé alucinado. Eran buenos derbis aquellos con el Sevilla de Pablo Alfaro, Javi Navarro...”, afirma Joaquín, quien en su anterior etapa mantuvo grandes enfrentamientos con David, el lateral derecho del Sevilla. “Era muy bueno. Me marcaba bien, sin duda, pero yo hice mis cositas en estos partidos. Recuerdo darle un gol a Casas, otro a Denilson... Ahora está Tremoulinas, un buen lateral, pero creo que no tan defensivo como David”, narra Joaquín, quien se acuerda de la intensidad de Serra Ferrer y de un derbi donde no les dejaron jugar de verdiblanco en Nervión: “Serra nos mentalizaba muy bien. Pero es que a mi cabeza vienen miles de anécdotas como la de la equipación. También recuerdo a compañeros con la cara blanca al bajarse del autobús cuando nos recibían a pedradas en el Pizjuán”.

Ese matiz violento que durante algunos años ha acompañado al duelo sevillano es al aspecto más negativo que recuerda el emblema verdiblanco. “Creo que es lo peor que me ha tocado vivir. Ahora las cosas están mejor, pero hay que desterrar cualquier atisbo de violencia”, destaca Joaquín, amigo de Reyes, conocedor del potencial del actual campeón de la Liga Europa. “Ellos son un gran equipo, destinados a lograr otro objetivo distinto del nuestro en la Liga. Pero hay un factor que siempre tendremos a nuestro favor. Los 50.000 béticos que nos sostendrán. Seremos 50.011 para ganar el derbi”, recalca Joaquín, listo para un partido que pondrá Sevilla patas abajo: lleno en el Benito Villamarín, tres puntos de diferencia en la clasificación (7º el Sevilla y 11º el Betis), 350 policías nacionales, 270 agentes de seguridad y pasión, mucha pasión.

 

El asunto del favoritismo

R. P.

Uno de los tópicos que con frecuencia rodea al derbi sevillano en la constatación, al menos aparente, de que no hay favoritos en este tipo de partidos. Los dos entrenadores, Pepe Mel y Unai Emery, han abordado los derbis desde distintas situaciones. Más experiencia tiene Mel, que también los disputó como jugador. “Lo que tenemos que hacer es competir. La mejor forma de darle las gracias a los béticos es ser mañana intensos y competir muy bien, más allá del resultado. Mirando lo que ha sucedido los tres últimos años en Liga, se puede ver el favorito. Jugamos en casa y no somos peores a nadie”, afirmó en el entrenador verdiblanco. “La clasificación no importa, no hay favorito. La puesta en escena y la capacidad de hacer cosas puede marcar” el derbi, afirmó por su parte Emery. Se enfrentan el campeón de la Liga Europa y un recién ascendido. Adán, Joaquín y Rubén Castro son los grandes valedores del Betis. Konoplyanka y Vitolo, los puñales del Sevilla, con la dirección de Banega. Pita Clos Gómez. El Benito Villamarín se llenará.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información