EUROLIGA | PANATHINAIKOS 93 - BARCELONA 86

Sofocón del Barça en Atenas

El Panathinaikos, de la mano de Raduljica y Diamantidis, doblega a un rival con dos caras (93-86)

Navarro penetra, observado por Calathes y Feldeine.
Navarro penetra, observado por Calathes y Feldeine.SPYROS CHORCHOUBAS / EFE

El Barça se llevó un sofocón en Atenas. Perdió el partido, pareció que iba a recibir una buena tunda y, cuando se recuperaba, echó su trabajo por la borda con una serie de errores mortales en los momentos culminantes.

PANATHINAIKOS, 93; BARCELONA, 86

Panathinaikos: Calathes (9), Feldeine (7), Pavlovic (7), Gist (10), Kuzmic (2) –equipo inicial-; Jankovic (4), Fotsis (5), Raduljica (25), Pappas (4) y Diamantidis (20).

Barcelona: Satoransky (6), Navarro (5), Perperoglou (13), Doellman (6), Tomic (11) –equipo inicial-; Pau Ribas (1), Lawal (6), Abrines (21), Vezenkov (3), Samuels (2), Oleson (3) y Arroyo (9).

Parciales: 21-22, 24-13, 21-22 y 27-29.

Árbitros: Lottermoser (Alemania), Pastusiak (Polonia) y Zashchuk (Ucrania). Señalaron una falta técnica a Djordjevic (m.16). Eliminaron por faltas a Lawal (m.35) y Abrines (m.39).

OAK de Atenas. 16.800 espectadores. Octava jornada de la Euroliga. El Barcelona suma seis victorias y dos derrotas.

Abrines y Perperoglou se reivindicaron con su acierto y su decisión cuando peor tenía las cosas el Barcelona. Fue cuando Navarro y Arroyo sacaron rédito de su experiencia y su liderazgo en los momentos más críticos. En cambio, Lawal, Samuels, Vezenkov y Pau Ribas estuvieron fuera de foco. Y al final, cuando el Barcelona, tras haber acumulado una desventaja de 18 puntos (56-48), rozó la remontada (71-70), pagó sus errores puntuales y el lastre de haber jugado todo el tiempo a remolque de su rival.

El equipo blaugrana se encogió de entrada, remiso a embestir como lo hizo con una insistente estrategia la escuadra de Sasha Djordjevic. La irrupción de Raduljica puso punto final al tibio intercambio de golpes inicial. Cuando el imponente pívot serbio de 2,13 metros empezó a barrer la zona, el juego y el marcador se escoraron. El Pana se encontró a gusto practicando una defensa muy encerrada en su zona. No dieron el más mínimo espacio a los pívots del Barcelona. Tomic fue el único que anotó, de inicio, con una cadencia aceptable. Pero se apagó con la aparición de Raduljica. Ni Lawal, ni Samuels, ni Doellman, ni Vezenkov le enmendaron la plana a Tomic.

El Barcelona se mantuvo incluso por delante en el marcador cuando Abrines y Arroyo acertaron con sus primeros triples. Pero el Panathinaikos marcaba la dinámica del juego, con más rebote, con menos pérdidas, con más asistencias, forzando más tiros libres. No le hizo falta siquiera demasiada pirotecnia exterior para abrir una notable brecha y llegó al descanso con diez puntos de renta, 45-35, que se convirtieron en 16 nada más dar inicio el tercer cuarto, 53-37.

Abrines sumó 14 de sus 21 puntos en el tercer cuarto, cerrado con un triplazo suyo sobre la bocina y en una difícil posición. Y sin embargo, se quedó seco en el último. El Barcelona perdió dos balones en un momento crucial, cuando perdía por seis puntos (80-74) y todavía quedaban tres minutos. A partir de ahí, sus posibilidades se redujeron a la mínima expresión. El Panathinaikos certificó su clasificación para el Top 16; el Barcelona no pudo apuntalar la primera plaza del grupo.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50