Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal anula a Murray

El de Manacor, de nuevo a un nivel muy elevado, vence al escocés (6-4 y 6-1) y accede a las semifinales de la Copa de Maestros como líder de su grupo tras la derrota de Ferrer

Nadal sirve durante el partido contra Murray. Ampliar foto
Nadal sirve durante el partido contra Murray. AFP

Todo el trabajo, todo el proceso de reconstrucción de Rafael Nadal, se está haciendo palpable en esta recta final de la temporada, en la que el de Manacor está más cerca de lo que era, de lo que es, de lo que realmente quiere llegar a ser de nuevo. El español rubricó otra vez un partido muy completo, esta vez contra el escocés Andy Murray, al que descompuso progresivamente hasta desembocar en el definitivo 6-4 y 6-1 (en una hora y 31 minutos). Un marcador que, unido al que logró hace dos días, frente a Stanislas Wawrinka (6-3 y 6-2), y la derrota de David Ferrer contra el suizo (7-5 y 6-2), le conceden el billete para las semifinales. Lo obtiene, además, como pasajero preferente, líder del grupo Ilie Nastase.

Todos los indicios, las pistas que ha venido ofreciendo en los dos últimos meses Nadal, están adquiriendo forma en la cita de los maestros. Si en el primer partido ya dejó una actuación notable, hasta desdibujar por completo a Wawrinka, en esta ocasión lució aún más destellos. Dominó en el juego desde el fondo de la pista, volvió a estar muy incisivo en el juego de red (11 aciertos en 13 subidas) y cometió tan solo 12 errores no forzados, por los 29 del escocés, aturdido y desesperado ante el fortísimo ritmo que le imprimió el español al pulso.

Antes de que se celebrase el US Open, en septiembre, la bola de Nadal era inerme. Sin embargo, ahora vuelve a estar cargada de cicuta y vuela a muchísimas revoluciones. Poco parece importar que la superficie no sea su predilecta, la que mejor se amolde a su juego, porque se ha adaptado a las mil maravillas al tapete de Greenwich. Le ha tomado bien el pulso y se lo quiso dejar claro a Murray, que de la espesura pasó al descontrol y el ofuscamiento. El escocés, que tiene un hemisferio y medio de su cerebro en Gante, por la Copa Davis, compareció a mediodía como si se hubiera dado un atracón de huggies.

Murray se corta el pelo durante el partido contra Nadal. ampliar foto
Murray se corta el pelo durante el partido contra Nadal. Getty

Aún y todo resistió en los primeros compases, en la fase de tanteo, pero poco a poco comenzó a perder el temple. Nadal encontró muy bien los ángulos, tiró en largo y también supo adivinar los mejores momentos para jugarle en corto, con dejadas liftadas a las que el británico o no llegaba o lo hacía a duras penas. Murray, un atleta formidable, no dejó de corretear de un lado a otro durante todo el partido, como un péndulo, mecido por el revés y la derecha combada de Nadal.

Tal fue el castigo que le infligió el español que, cuando se supone que todavía quedaba un mundo por delante, después de apenas tres juegos, el escocés sacó una tijera y se llevó por delante un buen trozo de su flequillo. Y es que a Murray, en permanente discusión consigo mismo (Come on guy!), le molestaba todo; si no era el pelo, eran las tobilleras, mal ajustadas, o si no los cordones, o si no la luz azulada de los focos. Daba igual. No estaba cómodo Andy, de ninguna manera. Y menos cuando su rival dibujaba semejantes restos.

Antes de septiembre, la bola de Nadal era inerme; ahora vuelve a portar cicuta y revoluciones

Nadal, con el que ahora tiene un balance desfavorable de 16-6, le pasó por encima. En el primer parcial, que paradójicamente comenzó con un break del británico, salvó cuatro bolas de ruptura, pero después se derrumbó como un castillo de naipes. El español replicó con una ruptura y se afiló en el décimo juego para adjudicarse el set. Hasta aquí, Murray aún había presentado algo de batalla, pero el segundo parcial le retrata: cometió 16 errores y solo pudo retener con sus segundos servicios el 10% de los puntos, una cifra exigua.

Se trata de la sexta victoria del año de Nadal frente a un miembro del top-10. El de Manacor, que lleva un par de meses dando señales muy positivas, agresivo, está en el camino de regreso, no cabe duda. Hace no mucho, el pasado mes de mayo, Murray le dio un rapapolvo sobre la arcilla de la Caja Mágica, pero este miércoles, Nadal le devolvió la tunda. "Ha sido un día muy importante para mí, con una de las victorias más importantes de año", admitió tras el partido. Pese a que él desea seguir por la senda de la prudencia, la historia está cambiando. ¿Vuelve Nadal a sus orígenes?

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información