Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid-Barcelona, un clásico blindado con policías

Unos 550 agentes y un millar de vigilantes velarán por la seguridad del Madrid-Barça

Los jugadores del Real Madrid guardan un minuto de silencio el lunes por las víctimas de los atentados de París
Los jugadores del Real Madrid guardan un minuto de silencio el lunes por las víctimas de los atentados de París

Las medidas de seguridad para el clásico Madrid-Barça del próximo sábado, que ya ha sido calificado como un partido de “alto riesgo”, serán extremas. Tras los atentados del viernes en París, en los que varios terroristas trataron de colarse en el Estadio de Francia de la capital gala para aumentar su masacre, este no será un partido de alto riesgo cualquiera, sino que la seguridad se verá incrementada aproximadamente en un 30% con respecto a esa calificación, con una previsión de unos 550 policías y un millar de vigilantes jurados contratados por el propio Real Madrid, según fuentes de los departamentos de seguridad implicados que, tras la suspensión del amistoso España-Bélgica, primero, y del encuentro entre Alemania y Holanda, después, no descartaban una tercera suspensión. El estado de alerta es, en todo caso, máximo.

Benzema sufre nuevas molestias musculares

Karim Benzema sufre nuevas molestias musculares que generan incertidumbre sobre su participación en el clásico del próximo sábado, en el Bernabéu. El jugador francés, que se rompió el bíceps femoral de la pierna izquierda el 6 de octubre durante un partido con su selección, sigue sin curarse por completo. El lunes abandonó el entrenamiento del Madrid y, según informó ayer la cadena Cope, podría perderse la visita del Barcelona.

La recuperación de Benzema se ha prolongado un mes más de lo previsto inicialmente por los servicios médicos del club. El técnico, Rafa Benítez, se disponía a incorporarlo a la convocatoria hace dos semanas, contra el PSG, cuando el jugador recibió la citación de la fiscalía francesa antes de ser declarado imputado por un delito de extorsión. La noticia debió desestabilizarle emocionalmente porque, a pesar de entrenarse con normalidad a su regreso de París, no fue incluido en la lista para viajar a Sevilla a jugar en el Sánchez Pizjuán, en la pasada jornada de Liga.

Las molestias han obligado a Benzema a interrumpir las prácticas con el grupo. Las fuentes consultadas en el club aseguran que el problema no es grave. Pero los precedentes obligan a la cautela.

De mantenerse en pie el clásico, ya lo anunciaba la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa: “Habrá que examinar hasta los bocadillos”, aseguraba, advirtiendo de la excepcionalidad de las medidas previstas.

Esta tarde está prevista una reunión extraordinaria de la Comisión Antiviolencia con el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, y el de Deporte, Miguel Cardenal, para “analizar” riesgos. Y el jueves se concretará finalmente el dispositivo en la reunión del comité de seguridad, que preside habitualmente la delegada del Gobierno y a la que asisten responsables policiales, de la policía municipal, Samur y Protección Civil, Cruz Roja y bomberos y el coordinador de seguridad del equipo local, en este caso el Real Madrid.

Presumiblemente, según las fuentes consultadas, está previsto que se amplíe el perímetro de control a los alrededores del Santiago Bernabéu. Es decir, no quedará solo circunscrito al interior y limites del estadio. Y, tal y como anunciaba la delegada, se ejercerá un exhaustivo registro de bolsos, mochilas, bolsas y todo cuanto el público pretenda introducir en el recinto.

Más seguridad

550 agentes. La policía protegerá el Santiago Bernabéu con una coraza de efectivos.

1.000 guardias jurados. El Real Madrid contratará un millar de vigilantes para los registros de acceso al recinto.

Ampliación de perímetro. Se examinarán las inmediaciones del estadio madridista.

Ya en los clásicos que sucedieron a los atentados contra la revista francesa Charlie Hebdo del pasado mes de enero, también en París, se extremaron las medidas de seguridad, con filtros antes de llegar al estadio para mirar mochilas y guías caninos especialistas en la desactivación de explosivos.

Ya lo había advertido también Dancausa: “La entrada y la salida de aficionados será más exhaustiva”, puesto que “se trata de hacer lo mismo que habitualmente pero con un control mayor”, explicaba. Y solicitaba la colaboración ciudadana: “Los aficionados franceses abandonaron el estadio tranquilos y cantando su himno nacional, fue un ejemplo. Se trata de no asustarse y colaborar”, dijo.

Por su parte, el Barça también ha anunciado que tomará medidas de seguridad excepcionales, sin especificar de qué tipo.

El clásico no se suspende

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado este miércoles que, por ahora, no se plantean suspender el clásico del sábado, aunque ha admitido que el partido será declarado de "alto riesgo" y se establecerá un "dispositivo intensísimo" de seguridad.

En declaraciones a RAC1, Fernández Díaz ha sido preguntado por si se plantean suspender el clásico ante la amenaza terrorista tras los atentados de París. "A esta hora, rotundamente no", ha respondido, según un comunicado de la cadena.

"Nos planteamos un dispositivo intensísimo de seguridad por razones obvias. Pero, en estos momentos, no se dan objetivamente las circunstancias para suspenderlos", ha subrayado.

"En estos momentos, quiero transmitir un mensaje de serenidad y tranquilidad, pese a que comprendo la psicosis. Que la gente confíe en los servicios de seguridad y los servicios de la lucha antiterrorista", ha concluido.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información