Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sorprende y no sorprende

Como cada lunes y jueves, Juanma López Iturriaga analiza la actualidad deportiva con su particular estilo

Alonso durante el GP de Brasil, en Interlagos.
Alonso durante el GP de Brasil, en Interlagos. EFE

12/11 Jueves

Cuando viajo, siempre me gusta ojear la prensa local. En mis veranos menorquines compraba regularmente el Diari, y durante unos buenos años, mi sección favorita era una que se llamaba “Sorprende, no sorprende”, donde se comentaban cuatro o cinco noticias breves de cosas que pasaban por la isla, siempre con uno de los dos encabezamientos. Era bastante popular entre mis amistades, hasta el punto que solíamos bromear con ella, colocando el sorprende o no sorprende a cualquier situación que aconteciese. Creo que me viene de esos tiempos cierto hábito de etiquetado que tengo con determinadas noticias. Por ejemplo. Sorprende las declaraciones de Vicente del Bosque sobre los pitos a Piqué. “Lo insólito sería que no pitaran a Piqué” ha dicho en la víspera del España-Inglaterra, y veo en sus palabras una cierta rendición, extraña en el caso del seleccionador, aunque él lo justifica con un cuanto menos hablemos del tema, mejor. Hemos pasado de la crítica a la aceptación, como si se hubiese cansado de luchar contra los elementos. No sorprende, en cambio, la noticia sobre La fe ciega de Villar en Blatter y Platini, donde se comenta que en la junta directiva de la FEF, Ángel Villar, presidente, ha puesto sus dos manos en el fuego por los otros presidentes de FIFA y UEFA. Después de tantos años de compadreo y estando metido en el meollo, hubiese sido excesivo, incluso para Villar, un distanciamiento de los imputados ahora que la justicia intenta aclarar las zonas oscuras (o sea, casi todas) de su dudosa gestión.

13/11 Viernes

El mundo civilizado entra en shock ante la matanza provocada en Paris por unos salvajes asesinos. Me quedo pegado a la tele (bueno, al canal 24 de TVE que es el único que reacciona a la altura de las circunstancias) y con el móvil al lado para que la inmediatez de Twitter calme las ansias de saber lo que estaba pasando. Hace tiempo que dejé de intentar comprender los porqués de estas acciones, pues me resulta imposible racionalizar a completos irracionales, que se escudan en no sé qué interpretación de no sé cual religión para cometer sus atrocidades. Y además de pensar en todos aquellos que salieron a divertirse un viernes por la noche y tuvieron la mala suerte de cruzarse en el camino de unos malnacidos, sospecho que es probable que su barbarie la terminen pagando de alguna manera esos refugiados con los que no sabemos muy bien que hacer y que es bueno recordar que huyen precisamente de los mismos que hoy nos han aterrorizado. Y temo que como ha ocurrido otras veces, la única solución que se nos ocurra es devolver bombas por bombas, muertes por muertes y a la vez bunkerizarnos aún más, como si estuviésemos convencidos de poder alcanzar la seguridad absoluta. No sé cual es la solución (si es que hay una factible) , pero lamento pensar que ese no es el camino.

14/11 Sábado

Volviendo al hilo del “sorprende, no sorprende” pensábamos que Alonso y McLaren ya no tenían la capacidad de llamar la atención con sus continuos desastres. Su universo es, desde hace tiempo, el de no sorprende. Pero he aquí que un par de fotos han vuelto a confirmar que todo es mejorable. La de Alonso tomando el sol plácidamente después de verse fuera de la Q1 y la posterior con su compañero de equipo Button en un pódium que no han pisado en toda la temporada ni de lejos, resultan paradigmáticas. Explicitan a la perfección el punto donde ha llegado Fernando, que es el mismo al que llegó Del Bosque con el asunto de los pitos. Aceptación, resignación. Ya se sabe que la comedia es drama+tiempo. McLaren y Fernando Alonso llevan tanto tiempo metidos en el agujero que ha llegado el momento en donde hay espacio hasta para echar unas risas. Tampoco me parece mala filosofía. Desde luego mejor que ir vendiendo semana tras semana esperanzas imposibles de alcanzar.

15/11 Domingo

El deporte mundial recuerda las víctimas de Paris. Las muestras de solidaridad son muchas, en un intento tanto de acompañar a las víctimas como de decir a los que golpean con saña que podrán causar puntualmente dolor, pero que no nos harán hincar la rodilla. Lamentablemente estamos hablando de monstruos con apariencia de humanos que en su locura, no atienden a este tipo de mensajes.

Es un domingo raro, por el mal cuerpo que tenemos y porque la ausencia de fútbol, te guste o no, se nota. Para que la cosa no se enfríe, se empiezan a contar los días que faltan para el clásico Real Madrid-Barcelona del próximo sábado, que al parecer tiene más nervioso a blancos que a azulgranas. Lo explica muy bien Oscar Sanz con un título muy gráfico. “Al Madrid le invade la pena”. Ayy, ese ruido constante que envuelve al Madrid, todo un “No sorprende”. Pero bueno, a seis días vistas, tiempo habrá hasta de hartarnos de tanto análisis antes de que ruede la pelota.

En Londres comienza el Masters de Tenis. Viendo los participantes, hay que concluir que se ha producido un parón en la renovación de la élite. Salvo el japonés Nishikori, de 25 años, el resto son los de casi siempre. Gente talludita, superando o rondando los 30 y que se mantienen en las cumbres desde tiempo inmemorial. Nadal y Ferrer no entran en las quinielas como posibles ganadores, donde solo cabe un nombre, el de Nole Djokovic un carpanta insaciable que no está dejando ni las migajas para el resto. Pero como bien ha dicho Rafa en variadas ocasiones, en este fin de temporada no se trata de títulos, sino de sensaciones. Estaremos atentos a las que nos deje.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.