Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferrer choca (otra vez) contra Murray

El español paga su mal día con el servicio ante el escocés, que hace dos semanas le batió en las semifinales de París-Bercy y ahora vence por doble 6-4, de nuevo sin concesiones

Ferrer intenta devolver la pelota contra Murray. Ampliar foto
Ferrer intenta devolver la pelota contra Murray. REUTERS

Quien pensase que Andy Murray había venido a Londres por una cuestión de mero postureo, para evitar una potente sanción de la ATP o por el simple hecho de lucir palmito entre los maestros, se equivoca. Es obvio que el de Dunblane tiene un ojo y medio puesto en el asalto del título de la Copa Davis con Gran Bretaña, que comenzará en 11 días, pero también es cierto que no desatiende el compromiso competitivo, y menos ahora, aquí, en Londres, delante del aficionado británico que tanta presión ejerce sobre él año tras año, aunque el oro olímpico de 2012 y el cetro de Wimbledon 2013 le liberasen de alguna manera.

Murray es un hombre comprometido consigo mismo, con su propia causa, así que antes de elevar a los altares a la Gran Bretaña desea batallar en casa. Por eso, en su puesta de largo en el torneo, no echó en ningún momento el freno de mano. Lo comprobó David Ferrer, al que batió por un doble 6-4, después de 90 minutos que fueron prácticamente una reproducción de lo que aconteció hace dos semanas en las semifinales de París-Bercy o hace siete meses en Roland Garros, donde el alicantino quiso y no pudo.

Ferrer, que participa por séptima ocasión en las ATP World Tour Finals, no pudo empezar con buen pie en esta edición. El español no estuvo fino con el servicio, lastrado por sus ocho dobles faltas y con un acierto del 49% en los primeros (por un 60% de su adversario); Murray, además, aprovechó la ternura de sus segundos para firmar un total de 23 golpes ganadores. El escocés, número dos de la ATP, sólido como una roca, retuvo un 80% de los tantos dilucidados con su primer saque y tan solo concedió dos bolas de break a Ferrer, que solo pudo materializar una.

El pulso transcurrió relativamente parejo, hasta que Murray decidió aumentar las revoluciones para situarse 4-4 en el primer parcial y a continuación validar su servicio, antes de volver a quebrar el de su rival. En la segunda manga, el de Xàbia intentó resarcirse y logró una ruptura nada más comenzar, pero volvió a toparse con un muralla sin fisuras, bien armada. Murray, que esta temporada hace pocas concesiones, se repuso para equilibrar (3-3) y dar la estocada final. Sea en tierra, superficie rápida o hierba, el escocés es un muro. Superior en los últimos cuatro enfrentamientos entre ambos, ahora domina el cruce personal por 12-6.

Ahora, Ferrer se medirá el miércoles (21.00, Canal+ Deportes2) con Stanislas Wawrinka, batido en la nocturnidad (6-3 y 6-2) por Rafael Nadal.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información