Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Federer hechiza a Londres

El suizo, el hombre que más titulos (seis) posee de la Copa de Maestros, sigue la estela de Djokovic en el primer día y se luce en su estreno contra Berdych: 6-4 y 6-2 en 69 minutos

Federer saluda a la grada del O2. Ampliar foto
Federer saluda a la grada del O2. Getty

En mala hora... debió de pensar Tomas Berdych, un fortachón checo que le pega a la bola como los ángeles y ocupa la zona noble desde hace tiempo, pero que todavía no ha conseguido levantar ningún gran trofeo en esto del tenis. En mala hora, debió de pensar, fue a por esa pelota con tanta urgencia, con tanta necesidad, porque le había roto el servicio al gran Roger Federer nada más comenzar la velada y el electrónico reflejaba un 2-0 a su favor. Pero lo hizo. Berdych cayó en la trampa urdida por el suizo. Este tiró una dejada exquisita y su rival clavó la puntera como si fuese Usain Bolt, con el objetivo de salir como un tiro. Pero no. No solo no salió Berdych, que encima se dio un golpe morrocotudo contra el suelo y se dañó el pulgar derecho, imprescindible para sujetar su raqueta.

Total que, desde ese momento, se acabó la cosa. Berdych no hizo más que mirarse el dedo y sufrir, tanto por el dolor como por el soberbio juego de Federer. El suizo, que se conoce los entresijos del tapete del O2 como si fuera su propia casa, le hizo corretear todo el rato de un lado a otro, dejada tras dejada. Y el checo, físicamente una máquina, aprendió del resbalón anterior y no volvió a caer al suelo, y encima cazó unas cuantas. El problema es que siempre llegaba tan forzado que, acto seguido, Federer voleaba a placer (9/12 en la red) y se llevaba los aplausos londinenses. Además, volvió a servir por la mirilla telescópica (86% de primeros) y redujo la cosecha con segundos de Berdych al 38% (un 27% en el segundo parcial).

Al final, 6-4 y 6-2 (en 69 minutos) para el número tres, el hombre que más títulos de la Copa de Maestros tiene en casa. Si se trataba de intimidar, de presentar las credenciales como lo hizo Novak Djokovic, con quien se jugará el liderato del Grupo Stan Smith el martes, el helvético lo hizo. Ahora, Federer aspira al séptimo y lo hace con el aval de su dilatadísima trayectoria sobre pista cubierta y su magnífica temporada, en la que se ha hecho con seis galardones más (Brisbane, Dubái, Estambul, Halle, Cincinnati y Basilea, este último batiendo a Rafael Nadal en la final). En resumen: 60 victorias y 10 derrotas, finales en Wimbledon y Nueva York; casi 6,2 millones de euros más para sus arcas, bien nutridas siempre a base de gloria. Londres, hechizada, le agasaja... y él responde.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información