Dopaje

Rusia minimiza las consecuencias del informe internacional sobre dopaje

El Gobierno de Moscú busca evitar que excluyan a su atletismo de los Juegos Olímpicos de Río 2016

Putin, en la inauguración de los Mundiales de atletismo Moscú 2013.
Putin, en la inauguración de los Mundiales de atletismo Moscú 2013.Chema Moya / EFE

Rusia quiere minimizar y particularizar las eventuales repercusiones negativas del acusatorio informe de la Agencia Antidopaje Mundial (AMA), según el cual el dopaje en el atletismo ruso se ha producido con el conocimiento del ministerio de Deportes. La estrategia de Moscú trata de evitar que la Federación Internacional de Atletismo, que celebra el viernes una reunión extraordinaria, apruebe las recomendaciones de excluir al atletismo ruso, o a la misma Rusia, de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016.

Más información

"La responsabilidad debe ser personificada", manifestó Putin el miércoles en una reunión con responsables del deporte nacional en la localidad de Sochi, el escenario de los Juegos Olímpicos de Invierno en 2014. El presidente pidió a los funcionarios que colaboraran con las organizaciones internacionales para luchar conjuntamente contra el dopaje y ordenó una investigación interna sobre el tema. Antes de que el jefe del Estado se pronunciara, los funcionarios rusos habían reaccionado al informe de la AMA con irritación y alusiones a la supuesta hostilidad preconcebida.

"La competición deportiva solo es atractiva si es honrada, y al mismo tiempo, claro está, si llegamos a la conclusión de que alguien debe responder de una infracción de las normas existentes en el campo del dopaje, la responsabilidad debe ser personificada", dijo Putin en Sochi, y remachó: "La regla general es que la responsabilidad siempre debe ser personal", pues los deportistas que no se dopan "no deben responder por los que infringen". "Si es necesario, podemos tomar medidas organizativas, pero de cualquier modo debemos defender a nuestros deportistas del consumo de preparados prohibidos", sentenció el presidente. "El problema no es solo ruso, pero si nuestros colegas extranjeros tienen preguntas, deben ser contestadas", manifestó.

Después de que Putin diera el tono, los altos funcionarios se han mostrado más receptivos. El ministro de Deportes, Vitali Mutko, dijo que "analizando las conclusiones de la comisión puedo decir que hay cuestiones que comprendemos, sabemos y estamos dispuestos a corregir, y que hay cuestiones que exigen una aclaración". Por su parte, el jefe del Comité Olímpico ruso (COR), Alexandr Zhúkov, dijo estar seguro de que no se privará a los atletas rusos de la posibilidad de participar en la Olimpiada y que Rusia luchará por su participación. "Nadie tiene derecho a privarlos de la posibilidad de participar en las Olimpiadas", sentenció.

La portavoz del ministerio de Exteriores, María Zajárova, a su vez, calificó de "intolerable" la aplicación del principio de "responsabilidad colectiva" a los deportistas rusos y el presidente de la federación de atletismo en funciones, Vadim Zelichenok, reconoció que la federación había tenido bastantes infracciones serias y aseguró que se había iniciado una seria lucha en la que muchos deportistas y entrenadores fueron apartados del equipo y descalificados.

En una entrevista con Interfax, Zelichenok dijo que confiaba en que la Federación Internacional conceda un plazo a Rusia para eliminar los problemas. Según dijo, Moscú tiene derecho a apelar la decisión que se tome y "está claro que lucharemos" si, "de golpe sucede lo peor, a saber la descalificación y la imposibilidad de participar en la olimpiadas. Según explicó, el jueves por la noche la Federación Rusa de Atletismo iba a enviar a la Federación Internacional los documentos con todas las explicaciones sobre dos capítulos y una sección del informe de la comisión independiente de la AMA. "Con algunas acusaciones contra nosotros estamos de acuerdo con otras no, y otras no son actuales porque hace tiempo que se corrigieron", dijo. Zelichenok manifestó que la Federación Internacional de Atletismo debatirá el viernes por la tarde las alegaciones rusas tras estudiarlas antes.

Igor Kazikov, presidente de la comisión de ética del COR, recomendó al expresidente de la Federación Rusa de Atletismo, Valentín Balájnichev, que dimita como miembro del COR para evitar que la sospecha planee sobre la reputación de esta entidad. Balájnichev había renunciado a su cargo en la federación en febrero de 2015 después de los escándalos de dopaje. El jefe del Comité de Cultura Física y Deporte de la Duma Estatal (cámara baja del parlamento), Dmitri Svíschev, aclaró que la ley rusa establece responsabilidades por el dopaje y también las obligaciones de los dirigentes de las federaciones deportivas de aplicar medidas disciplinarias por la infracción de las normas.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50