Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lorenzo marca la pauta en Cheste

El español lidera los tiempos en la primera jornada con una Yamaha que se adapta mejor al calor y a una pista que nunca le fue propicia

Jorge Lorenzo, este viernes en el Ricardo Tormo. Ampliar foto
Jorge Lorenzo, este viernes en el Ricardo Tormo.

“Para ser Valencia ha sido un buen día”, decía Jorge Lorenzo. Así resumía su jornada. Su objetivo este fin de semana es hacerse con su tercera corona de MotoGP. Para ello necesita, por ejemplo, ganar la carrera y que su compañero de equipo, Valentino Rossi, quede, como mínimo, tercero. Así que es importante imponerse a las Honda, que siempre volaron en este trazado incómodo, una ratonera, de curvas lentas, poco divertido, y nada adecuado para lo que siempre fue un circuito de líneas Yamaha, esto es curvas rápidas y enlazadas. Y aunque esa lógica sigue imponiéndose, también es cierto que la M1 este curso se defiende mejor que nunca, y lo más importante, a veces mejor que la Honda, en escenarios en los que es vital la frenada y también la aceleración en bajos. Así es el Ricardo Tormo. Y por eso no le fue nada mal a Lorenzo este viernes.

Además, es habitual verle esta temporada feliz el primer día de entrenamientos. Le cuesta menos que a sus colegas ponerse a tono. Su M1 parece dispuesta antes que ninguna otra, y especialmente antes que la de su compañero de box, para la batalla. De modo que siempre dice aquello de “mañana solo queda pulir un par de detalles para la clasificación”. Esa frase la volvió a repetir esta vez, tras el primer día de libres en Cheste. Terminó marcando el mejor tiempo, con un neumático nuevo en la segunda sesión. Aunque también demostró ser muy competitivo por la mañana, cuando fue Márquez el más rápido. El de Honda le concedió todo el mérito: “El piloto a batir es Jorge. Ha hecho un gran entrenamiento. Es el que está marcando el ritmo”.

Él, al igual que su compañero de equipo Pedrosa, sufre mucho con las altas temperaturas y los neumáticos. A Márquez se le sobrecalienta el delantero. A Pedrosa, el trasero, que además, pierde tracción. Rossi, el otro candidato al título, lastrado por la sanción que le hará salir el último el domingo marcó un tiempo a tres décimas de Lorenzo: “He podido mejorar el tiempo al final, lo que no está nada mal. Pero hay mucho trabajo por hacer”, confesó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información