Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No podíamos dejar pasar el tren”

Sánchez Llibre justifica la venta de acciones a Rastar Group y seguirá asesorando al Espanyol

Sánchez Llibre, este martes, en las instalaciones del Espanyol.  Ampliar foto
Sánchez Llibre, este martes, en las instalaciones del Espanyol. EFE

En el despacho de la oficinas de Conservas Dani, su empresa familiar, Daniel Sánchez Llibre guarda fotos del estadio viejo estadio de Sarrià en el momento de su demolición. Un tesoro para recordar su primera decisión como presidente del Espanyol en 1997. “En Montjuïc nos sentiremos como en casa, y si no estamos bien, construiremos otro estadio”, dijo entonces Sánchez Llibre. Ayer compareció en el estadio de Cornellà, su tierra prometida. Explicó porqué ha dejado de ser el máximo accionista al vender su paquete accionarial y el de su grupo afín a la empresa china Rastar Group.

“Era una oportunidad que no podíamos dejar pasar. El tren de las cinco pasa a la cinco”, analizó Sánchez Llibre; “con la situación en que está el club era difícil levantar el vuelo, pero cuando hay un inversor como Rastar, el panorama cambia. Ya no gastaremos dinero en intereses ni retrasos”. Los proveedores agobian al Espanyol. La deuda neta del club es de 134 millones, 54 corresponden a Hacienda y 40 al crédito sindicado, avalado por los máximos accionistas, utilizado para la construcción del estadio. “La inversión de la empresa será de entre 65 y 100 millones. Una parte para el crédito sindicado y otra para Hacienda. Son los dos puntos que inquietan”, explicó Sánchez Llibre. Él y sus allegados acordaron el traspaso del 45,1% de sus acciones y se guardarán el 5% que están comprando para participar en el consejo, a petición de Rastar Group. Sin experiencia en el fútbol español, la empresa asiática quiere estar asesorada por el entorno de Sánchez Llibre.

"Con la situación en que está el club era difícil levantar el vuelo, pero cuando hay un inversor como Rastar, el panorama cambia", dice el exdirigente

“Con el grupo Rastar hay una garantía de estabilidad y de proyecto. El Espanyol estará en el lugar que le toca, dentro de los cuatro o cinco primeros clubes de España. Cuando hay dinero, la cosa corre”, convino el exmáximo accionista. “Estoy esperanzado; conseguiremos lo que se soñó siempre: Cornellà-El Prat será un fortín. Se terminó el sufrimiento”. No se olvidó de Genética Perica, el grupo que lidera Sergio Oliveró y que oficia de alternativa al de Sánchez Llibre y Ramon Condal. “Se tienen que terminar todas las guerras. Siempre se inventan algo para que haya mal rollo”, soltó el empresario de Vilassar de Mar.

Reveló Sánchez Llibre que Genética Perica le ofreció la semana pasada 50 euros por acción por el 31% de su paquete accionarial. “Con nuestras acciones y las suyas hubiesen alcanzado el 51%. El pequeño accionista se hubiese quedado descolgado en esta trama”, criticó el presidente del Espanyol entre 1997 y 2011. Aseguró desconocer cuándo se hará cargo del club la empresa asiática y quién será el nuevo presidente. El actual, Joan Collet, y su directiva seguirán al frente y responderán en la junta de accionistas del 22 de diciembre. Luego se celebrará una junta extraordinaria para oficializar el cambio de gobierno. Tras 115 años de vida, el Espanyol pasa a manos extranjeras. Una garantía, según Sánchez Llibre: “Conozco al grupo Rastar, son serios. Seremos terceros o novenos, pero el Espanyol triunfará seguro”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información