Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pasión ‘Puma’ para la melé australiana

El exinternacional argentino Mario Ledesma ha sido el artífice de que los delanteros ‘wallabies’ sean tan alabados en el Mundial

Ledesma, entrenador de Los Pumas en las semifinales del Mundial de Rugby
Ledesma antes de las semifinales contra Argentina. AFP

“Dr. Scrum”, “Super Mario”, “workaholic”, estos son algunos de los calificativos que ha recibido en los últimos años Mario Ledesma (Buenos Aires, 42 años), histórico talonador de la selección argentina de rugby, con la que disputó cuatro Mundiales (1999, 2003, 2007 y 2011), pero que ahora transmite la pasión de un Puma a la melé australiana, a la que ha cambiado la cara desde el banquillo en el último año.

La semana de antes a enfrentarse a muchos de sus excompañeros pidió no hablar con nadie, centrarse en ayudar a sus nuevos chicos a superar a un rival que él ayudó a construir en el centro de la melé. Conseguido el objetivo, el sábado, por segunda vez en cuatro años un exjugador argentino estará en el banquillo de uno de los equipos aspirantes al triunfo final.

En 2011, el exapertura Gonzalo Quesada fue uno de los artífices de la precisión con el pie del apertura-mediomelé francés Morgan Parra, que fue clave durante todo el torneo para el equipo subcampeón. En Inglaterra, la melé Wallabie está siendo una de las mejores del torneo y, aunque sufrió contra los argentinos, será uno de los principales argumentos de los de oro frente a su eterno rival, Nueva Zelanda.

La confianza de su superior, Michael Cheika, en él es total. “Será una semana muy emocional para él. Sigue estando muy orgulloso de ser argentino, no esperaría menos de él. Pero sabe lo que tenemos que hacer”, aclaró el seleccionador australiano antes de las semifinales.

Esa emotividad y el cariño que siente Ledesma por sus compañeros se vio en el calentamiento de las semifinales, cuando se acercó un momento al terreno albiceleste para abrazarse con Juan Manuel Leguizamón, con el que había disputado la semifinal contra Sudáfrica en 2007. Ahí se acabó el sentimentalismo, el jugador siguió con su calentamiento y el ahora entrenador se volvió hacía sus nuevos chicos para seguir poniendo a punto las melés y las touchs.

La relación entre Cheika y Ledesma viene de lejos, de cuando el argentino abandonó los campos y el australiano se lo llevó como ayudante para la delantera en el Stade Français parisino. Después, tras dos años en Montpellier, le volvió a llamar como consultor en los Warathas australianos, a donde llegó con un visado de turista que tuvo que renovar dos veces. En 2014, Cheika se puso al frente de la selección nacional y se encontró con que la delantera hacía aguas y no dudó en quién sería el mejor galeno: Ledesma.

En el Mundial 2011, cuando tenía 38 años, el diario británico The Daily Telegraph calificó al argentino como uno de los mejores 2, no solo del campeonato, sino de la historia del torneo. Destacaba por su agresividad en la melé y su liderazgo dentro del campo. Algo que mantiene a la hora de preparar a los demás.

Todo el mundo apunta hacia él para explicar el enorme cambio del pack australiano, que en dos años ha pasado de ser para muchos la raíz de los problemas de una selección decadente a estar considerada una de las mejores del torneo y una de las razones por las que el equipo aspira a levantar su tercer Mundial.

El scrum de los Wallabies ha cometido muy pocos golpes de castigo en esa fase estática en todo el Mundial y, pese a los tres cometidos contra Escocia, solo se ha visto superada por los argentinos, aunque les dominaron en los agrupamientos en juego abierto, sobre todo en la primera parte.

Ledesma ya ha asegurado que quiere seguir con Cheika, con el que prima la palabra. “Estoy disfrutando mucho. Es donde quiero estar ahora mismo”, confesaba antes del torno cuando le preguntaron por su futuro.

Parte de esa felicidad y emoción por su trabajo se lo traslada a sus pupilos, a los que ya no les disgustan las sesiones de entrenamiento de melé. Algunos de los motivos los ha desvelado Stephen Moore, capitán de Australia: “Te inspira pasión por la melé, conocimiento de veterano y aire positivo”. Palabras mayores procedentes de un jugador que ha jugado 100 partidos en una las delanteras más exigentes del mundo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información