Jesús España: maratón o adiós

A los 37 años, el mejor atleta español en la distancia, deja los 5.000 metros por el asfalto en un salto sin vuelta atrás

Jesús España, durante las series de 5.000m del Mundial de Pekín 2015.
Jesús España, durante las series de 5.000m del Mundial de Pekín 2015.LAVANDEIRA JR (EFE)

Jesús España tiene 37 años y una pasión que no se agota: correr. Correr pero, correr en serio, con ambición, compitiendo con los mejores del mundo, como el campeón de Europa de 5.000 metros en 2006 ha hecho hasta ahora. Por eso, cuando el atleta de Valdemoro regresó frustrado del Mundial de Pekín 2015 por no haber rendido como su estado de forma le indicaba, telefoneó a su entrenador, Juan del Campo. “Ya no pinto nada en el 5.000”, le dijo crudamente. “Si aspiro a ser finalista en los Juegos, tengo que dar el salto al maratón”.

Del Campo, que conoce la capacidad analítica de su pupilo, cómo es capaz de sacar conclusiones después de cada carrera, no dudó nada cuando le respondió apoyando su decisión. “Es un salto necesario. El tiempo pasa y se apaga la chispa necesaria en las carreras cortas”, dice el técnico. Para competir con los africanos y clasificarse en una final necesita tener un 1.000m final de 2m 22s, un tiempo del que Jesús ya no es capaz. “Así que le dije: o pasas al maratón o lo dejas. Pero solo tienes un tiro”.

“Pensé que tras la operación que sufrí en 2012 volvería a mi nivel de 13m pelados, pero ahora he visto que no ha sido posible. Mi camino ahora es la carretera”, dice el atleta a menos de cinco meses de su salto a lo desconocido, que tendrá lugar el próximo 21 de febrero en el maratón de Sevilla. “Correré con un solo objetivo, conseguir la mínima para los Juegos de Río”, dice España, a quien no le asustan ni la distancia del maratón (42,195 kilómetros) ni los nuevos entrenamientos a los que deberá someter a su cuerpo. “Soy novato en la prueba y asumo el reto con prudencia, paciencia y mucha capacidad de entrenamiento. Seré conservador corriendo, pero no temo los entrenamientos. Siempre he hecho tiradas largas sin problemas y con gusto y ahora haré más. Lo único es que me va a costar hacerlo más lento que antes, cambiar el chip”.

Las mejores marcas de España son 13m 4,73s en 5.000m, 28m 26s en un 10.000 que corrió fuera de forma y 1h 4m en media maratón. Hace 20 años, Abel Antón, un atleta puro de pista con marcas similares dio el mismo salto con un éxito fulgurante. Ganó el primer maratón que corrió (Berlín 96), fue dos veces campeón del mundo y bajó de 2h 8m.

Por debajo de 2h 10m

A Antón, además, se le parece por la forma de correr, por una zancada agresiva que en teoría estaba reñida con la eficiencia que exige el maratón. El paso del tiempo, sin embargo, ha roto la teoría: los nuevos maratonianos, los capaces de correr cada kilómetro en 2m 54s tienen carrera de mediofondistas, no la antigua, más plana y pendular. De tiempos justamente no quiere hablar España (“después de haber entrenado unas semanas me haré prueba de lactato para ver qué ritmo puedo mantener”, dice) y Del Campo se muestra evasivo. “Evidentemente, por los tiempos que tiene en distancias más cortas, Jesús tiene capacidad para bajar de 2h 10m”, dice el entrenador. “Hay peores fondistas que corrieron por debajo de esa barrera porque poseían una carrera muy económica, eficiente. La clave es la capacidad mental. Jesús es un atleta de retos. Y ahora siente el cosquilleo de un reto nuevo, un arma contra las dificultades”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Carlos Arribas

Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS