Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si el Chelsea quiere despedirme, que me despida”

Mourinho contraataca tras caer 1-3 en casa contra el Southampton: "Si me despiden, despiden al mejor entrenador de su historia"

Mourinho en el partido contra el Southampton.
Mourinho en el partido contra el Southampton. AFP

"Si el Chelsea quiere despedirme, que me despida", declaró a Sky el entrenador José Mourinho tras otra derrota del equipo londinense, esta vez en casa ante el Southampton (1-3), y queda en el puesto 16º de la Premier tras ocho jornadas.

"Si el Chelsea quiere despedirme, que me despida", exclamó, "pero no me voy a ir, quiero seguir. Es un momento crucial en la historia del club. Si me despiden, despiden al mejor entrenador de su historia y envían el mensaje de que el entrenador es el culpable de los malos resultados".

Con ocho puntos en ocho partidos, el club vive el peor inicio de temporada desde 1978-79, tras la que descendió a segunda división inglesa.

"No voy a rehuir mis responsabilidades, renegando de mis convicciones.Debemos permanecer juntos, cada uno debe asumir la responsabilidad.Yo tengo que asumir la mía pero ha llegado el momento para que lo haga todo el mundo, incluyendo algunos jugadores que cometen errores, que son muy malos individualmente ", agregó.

"Yo tengo un gran ego, la autoestima. Me considero el mejor pero vivo el peor período de mi carrera en el Chelsea, y lo vivo dos veces peor porque me encanta el club. Quiero seguir, no hay ninguna duda de ello. Para acabar campeón, la distancia es tan grande que va a ser muy difícil, pero estoy más que convencido de que vamos a terminara uno de los cuatro primeros", continuó, más optimista.

Con la puntuación actual, sin embargo, ningún equipo terminó nunca mejor del quinto puesto en la Premier.

"Yo no puedo decir 'eres tú, tú y tú', ese no es mi trabajo. Pero está claro que estamos siendo castigados por los errores. Hay miedo a jugar. En este momento, a la primera cosa negativa, mi equipo se derrumba. Mentalmente, psicológicamente, es increíblemente duro", se lamentó el técnico antes de analizar con más detalle la cuarta derrota de la temporada en la liga.

"En la primera mitad no mostramos nuestra calidad pero tenemos el control. Y hay un error, una falta de concentración. En estas condiciones, si uno hace su trabajo en el descanso, le dice al equipo que no entre en pánico. Entonces hay un penalti enorme. Sin embargo, el árbitro se asustó y hemos perdido la confianza ", todavía lamentó.

Se refería a una jugada en el minuto 57, cuando después de un contacto con el portero, Falcao fue severamente amonestado por simulación.


Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.