Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muguruza claudica ante Venus

Mermada por sus problemas físicos, la hispano-venezolana se retira de la final de Wuhan con 6-3 y 3-0 en el marcador: "Hay problemas en el cuerpo que no se pueden superar"

Muguruza se lamente en el banquillo. Ampliar foto
Muguruza se lamente en el banquillo. AFP

El día anterior terminó dolorida, con el tobillo maltrecho y el físico mermado después de que el jueves ya renunciase al dobles junto a Carla Suárez por unos problemas digestivos; pese a todo, pudo con la alemana Angelique Kerber en las semifinales y engarzó el quinto puesto en el ránking mundial. Pero este sábado, sin embargo, su cuerpo le dijo basta. Con una desventaja de 6-3 y 3-0, después de 51 minutos de juego, Garbiñe Muguruza tuvo que retirarse de la final del torneo de Wuhan, frente a Venus Williams. "He pasado una semana maravillosa aquí, pero hay problemas en el cuerpo que no se pueden superar. Lo siento", explicó después, durante la entrega de trofeos.

Luego, en la sala de prensa, ahondó más en sus problemas físicos. “Hoy me desperté muy cansada y con dolor en el tobillo izquierdo, pero me dije: 'venga, vamos a intentarlo'. En la pista, el dolor fue poco a poco a más y con tanto partido que llevo el resto de mi cuerpo también empezó a molestarme: la pierna izquierda, la espalda... Ayer llegué al hotel como a las ocho de la noche y realmente no hay mucho tratamiento que pueda hacer. No tuve mucho tiempo para recuperarme. Es así como van las cosas...”, manifestó.

Muguruza terminó completamente exhausta, intentando coger aire en la banqueta y mirando al suelo. Tanteó a Venus en el tramo inicial del partido, pero mediado el primer set ya ofreció signos de malestar y desconcentración. En el sexto juego cedió su servicio y repitió a continuación, cuando cometió una doble falta y le concedió el 5-3 a Venus. A partir de ahí, el duelo perdió el color.

Y eso que la norteamericana, 35 años, también había saltado mermada al tapiz asiático. Con dos vendajes llamativos en la zona superior de los muslos, Williams se desplazó a duras penas. Las casi tres horas de pulso en la jornada anterior, frente a Roberta Vinci, también tuvieron peaje para ella. Ante esta situación, optó por pegarle duro a la bola y buscó los golpes definitivos. Impuso sus tiros de derecha, cometió menos errores (10, por los 22 de Muguruza) y aprovechó cinco de las siete opciones de ruptura de las que dispuso.

Venus Williams posa con el trofeo de Wuhan. ampliar foto
Venus Williams posa con el trofeo de Wuhan. AFP

Concluyó, por tanto, muy feliz. Elevó el 47º título de su carrera y se encarama al 14º peldaño de la WTA. Solo su hermana Serena le supera como jugadora en activo con más trofeos. "Sé que no es fácil jugar en esas condiciones", le disculpó después a Garbiñe, que pese a la derrota se marchó del futurista recinto asiático con un nuevo ascenso en la clasificación (el lunes se hará efectivo) y con un billete virtual (es cuarta en la race) para la cita de maestras en Singapur, del 25 de octubre al 1 de noviembre.

A punto de cumplir 22 años y con un nuevo técnico en el banquillo, el francés Sam Symuk, se ha incrustado ya en el top-5, espacio que apunta a habitar de aquí en adelante. La de Wahun era su segunda final del curso, tras la de Wimbledon, y ahora atiende a su recuperación mientras piensa ya en la siguiente parada: Pekín.

Ferrer y Feliciano se medirán por el título de Kuala Lumpur

Ferrer, durante su duelo ante Becker.
Ferrer, durante su duelo ante Becker. AFP

A. C.

David Ferrer y Feliciano López se enfrentarán este domingo en la final del torneo de Kuala Lumpur, de categoría 250 y sobre pista dura. El alicantino batió al alemán Benjamin Becker por 3-6, 6-2, 6-4, mientras que el toledano superó al australiano Nick Kyrgios por 7-6(2), 7-6(5).

Ferrer, de 33 años, alcanzó de este modo su 50ª final de su carrera, la cuarta de este curso. En Doha venció al checo Tomas Berdych; en Río de Janeiro al italiano Fabio Fognini y en Acapulco al japonés Kei Nishikori.

Feliciano, por su parte, enlaza otro buen resultado después de que hace dos semanas alcanzara sus primeros cuartos de un Grand Slam, en Nueva York. El toledano, de 34 años, estuvo una vez más muy fino con su servicio (85% de puntos ganados con primeros y 12 aces). Disputará ahora su segunda final en este 2015, tras la de Quito.

El de Kuala Lumpur supondrá el 15º pulso entre Ferrer y Feliciano. Los datos acompañan hasta ahora al de Xàvea: 8-6.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información