Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Valencia vuelve a reconocerse

El equipo de Nuno gana en Lyon gracias a un gol de Feghouli y a un gran trabajo defensivo

Lyon 0 - Valencia 1
Disparo de Feghouli para adelantar al Valencia. AFP

Una vez Nuno ha recuperado el equipo y el estilo del pasado año, el Valencia empieza a ser reconocible. Una vez el técnico ha vuelto a confiar en Javi Fuego como eje defensivo, el Valencia comienza a cerrarse mejor. Y una vez Nuno ha recobrado a Piatti y Feghouli como alas para darle amplitud al juego, el Valencia se convierte en un puñal a la contra. Las concomitancias como el curso pasado se trasladaron a su vez a la portería. Las paradas milagrosas de Diego Alves, lesionado ahora de gravedad, se reprodujeron anoche en Gerland en la figura de Jaume Doménech, un arquero inesperado. El chico de la cantera, de 24 años, sin callo en la alta competición, ha emergido con un corazón que llena cualquier portería. Anoche volvió a ser decisivo, sobre todo en dos intervenciones al final del encuentro para salvar la victoria de un Valencia que dominó la primera parte y sobrevivió en la segunda.

Una pillería de Negredo, inspirado en las calles de Vallecas, rubricó la apuesta del Valencia en la primera parte. El delantero sufrió una falta en tareas defensivas, en su propio campo. En vez de posar el balón y marcharse al ataque, lo puso en juego al instante. Un toque con el exterior de la zurda lanzó la carrera de Piatti. El exterior argentino vio la llegada del otro volante por la derecha, Feghouli, que envió un misil a la escuadra izquierda de Lopes. El premio había sido merecido. El Valencia se había juntado en torno a la figura de Javi Fuego y había dado mucha amplitud a su ataque con la profundidad de Piatti y de Feghouli. A un momento de esplendor del oficio de interior derecho, Feghouli le añade la potencia de Cancelo, incorporándose desde el lateral. La pared entre ambos justos antes del gol fue precisa, preciosa y solo rechazada por el palo.

Abdennour, lesionado

A lo Puyol en la semifinal del Mundial de Sudáfrica contra Alemania, Abdennour se levantó al menos un metro por encima de los centrales franceses e impactó con la frente la pelota, que se estrelló en el poste izquierdo de Lopes. La superioridad del central tunecino en el juego aéreo fue demoledora. Solo al final del primer periodo levantó el Lyon la cabeza, ya lesionado el mallorquín Darder, cuando Valbuena le puso algo de sentido a la ofensiva francesa. La pésima resolución de Ferri, rematando fuera con todo a favor, evitó el empate antes del descanso. También Jaume contribuyó a la ventaja visitante. El portero castellonense voló para repeler el disparo de falta de Valbuena, en una parada muy parecida a la del propio Jaume unos días antes, frente al Granada en la Liga, en un tiro de Rochina. El meta castellonense es agilidad pura.

Lyon,0 - Valencia,1

Lyon: Lopes; Jallet, Umtiti, Bisevac, Morel (Ghezzal, m. 78); Gonalons, Tolisso, Valbuena; Darder (Ferri, m. 43), Lacazette (Beauvue, m. 74), Kalulu. No utilizados: Gorgelin, Malbranque, Mvuemba, Cornet

Valencia: Jaume; Cancelo, Mustafi, Abdennour (Santos, m. 59), Orbán; Feghouli, Pérez (Danilo, m. 84), Javi Fuego, Piatti; Parejo; Negredo (Rodrigo, m. 71). No utilizados: Yoel, Barragán, Alcácer, Mina.

Goles: 0-1. M. 42. Feghouli.

Árbitro: Milorad Mazic. Amonestó a Javi Fuego, Pérez, Jaume, Gonalons, Kalulu, Ferri

Gerland. Unos 40.000 espectadores.

El Lyon siguió la inercia del final de la primera parte y comenzó la segunda con tres disparos sobre la portería de Jaume. Sin éxito. El Valencia plegó velas ante el entusiasmo local y se le oscureció el paisaje cuando, en el mismo minuto, el 59, vio caer a sus dos mejores hombres: Abdennour se marchó del campo por un tirón muscular y Feghouli siguió tras ser atendido por los médicos por una patada al tobillo.

Obligado a atacar sin desmayo, el Lyon descubrió sus carencias, numerosas en este arranque de temporada. Impreciso en el último pase y sobre todo en la definición: muchos tiros al aire. El Valencia necesitaba salir de su guarida y, pese al buen trabajo de Negredo esperando la llegada de los volantes, Nuno sustituyó al delantero vallecano en busca de la velocidad de Rodrigo. El Valencia resistió como pudo en los últimos minutos, multiplicándose Piatti, un gigante, y también Parejo, al igual que Jaume, un trabajo coral rematado por la poderosa personalidad del portero inexperimentado.

Más información