Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Keylor Navas: “Dios me ha dado fuerzas para levantarme”

El portero del Madrid salva a su equipo con tres buenas paradas ante el Granada y confiesa que "la situación no fue cómoda" cuando el club quiso cambiarlo por De Gea

Navas durante el partido contra el Espanyol.
Navas durante el partido contra el Espanyol. EFE

El sol calentaba la banda a fuego lento y José Ramón Sandoval se consumía dentro de su traje. El técnico se pasó medio partido haciendo observaciones al cuarto árbitro y a los jueces de línea del equipo arbitral de Juan Martínez Manuera. El gol anulado a El Arabi en la primera parte por un fuera de juego mal señalado, junto con el gol concedido a Benzema después de que Isco recibiera el balón en posición irregular, encendieron al entrenador del Granada. “Así se baten los récords”, ironizó el técnico, al salir del Bernabéu.

Sandoval se pasó la mañana del sábado arengando a los jugadores del Granada valiéndose de la propaganda que emitía la página web del Madrid, en donde una casa de apuesta invitaba a los aficionados a calcular la goleada que metería su equipo. “Nos han subestimado”, lamentó Sandoval. El precedente de la visita del equipo andaluz a Chamartín (9-1), el récord de goles de Raúl (323) amenazado por Cristiano, y el récord de imbatibilidad de Miguel Ángel en un arranque de Liga del Madrid, a punto de caer a manos de Keylor Navas, anunciaban un clima festivo en la hinchada local. Una efervescencia que los futbolistas del Granada juzgaron estimulante para resistir. “Los jugadores del Madrid no son los únicos que quieren hacer un partido digno”, dijo el brasileño Doria. “Nosotros también nos sentimos capaces”.

Los componentes del Granada regresaron dignos pero derrotados. Impotentes ante la incapacidad de meterle un gol legal a Keylor Navas, que igualó el récord que lucía Miguel Ángel desde 1975. El costarricense se lució con tres buenas paradas y habló en público por primera vez desde que el Madrid impulsara su traspaso al Manchester United, el pasado el 31 de agosto.

“Gracias a Dios”, declaró, “he tenido la oportunidad de quedarme y donde quiera que esté daré lo mejor de mí. Estoy en el Real Madrid, estoy muy contento de estar aquí y siempre voy a salir de la mejor manera para ayudar al equipo”.

"Así se baten los récords", ironizó Sandoval sobre el gol anulado a su equipo

Keylor sabe que su permanencia en el Madrid no puede atribuirse a la voluntad de los directivos de retenerle tanto como a una cadena de errores, dilaciones y simulaciones en la operación del fichaje de David de Gea. El hombre, a quien los dirigentes madridistas invitaron a salir en la vorágine de la negociación, admite que se sintió despechado. “Fue complicado”, dijo. “La situación no fue cómoda. Pero para mí ya pasó. Ahora trato de enfocarme en el presente, en lo que de verdad importa en este momento, que para mí es saber que estoy teniendo la oportunidad y la confianza del cuerpo técnico para jugar”.

“Yo me he sentido muy agradecido con la afición”, prosiguió Keylor. “Ellos me han demostrado el apoyo en todo momento, en cualquier situación. Esto en el Madrid es súper difícil y a mí me llena de satisfacción y ganas de seguir trabajando. En la vida hay momentos difíciles pero ahí Dios y mi familia me han dado fuerzas para levantarme. Y ha valido la pena seguir en este club”.

Le preguntaron al costarricense si después del mal trago del último día del mercado estival se plantearía dejar el Madrid al acabar la presente campaña. “Yo voy paso a paso”, respondió, impecablemente peinado con su raya al costado pasada de moda. “En la vida no hay que volverse loco. Hay que estar tranquilo con los pies sobre la tierra y dedicarse al trabajo diario. Lo daré todo en cada partido para seguir siendo titular. Espero que Dios me de la bendición para no tener lesiones y estar muchos años en el Madrid. Desde que firmé mi contrato lo único que pasó por mi cabeza es darlo todo por esta camiseta”.

Keylor resolvió con entereza dos mano a mano con Success y uno con El Arabi. Tres ocasiones espléndidas que silenciaron al Bernabéu antes de que el público profiriera en elogios al guardameta, repentinamente agrandado ante los continuos errores del Madrid en la salida del balón.

“Le hemos dado al equipo contrario dos o tres ocasiones de gol y afortunadamente Keylor ha hecho tres paradas importantes”, dijo Rafael Benítez, el técnico madridista, en la que probablemente sea la locución más crítica que ha hecho desde que ocupa el cargo. “El Granada jugó un gran partido pero muchas veces por culpa de nuestros errores. No fue fruto de un excelente pressing del rival, que lo han hecho bien. Fue más porque perdíamos balones sencillos y ellos tienen velocidad. Nos faltó circular el balón con más velocidad y precisión. Hemos perdido balones que han permitido que ellos saliesen al contraataque y se nos ha complicado bastante el partido”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.