Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, la selección más odiada por el público francés

La afición gala expresa su rechazo hacia los de Scariolo, con los que Francia mantiene una estrecha rivalidad

Los jugadores de la selección de España celebran el pase a semifinales Ver fotogalería
Los jugadores de la selección celebran el pase a semis. EFE

El primer día que España jugó ante más de 20.000 espectadores en el Estadio Pierre Mauroy de Lille su rival fue Polonia. El partido, en principio, no le decía gran cosa al aficionado francés. Sin embargo, la hinchada rugió con excitación. Bocinazos, pitidos, gritos… Cualquier gesto contrario al equipo español era bienvenido. Fue un pequeño adelanto de lo que les esperaba a los jugadores de Sergio Scariolo, que este jueves volvieron a ganar a la selección de Francia tras una gran remontada.

La rivalidad con Francia viene de lejos, pero durante los últimos años se ha acrecentado. Es recíproca. También el público español manifestó su animadversión hacia la selección francesa el año pasado en el Mundial disputado en Madrid. Entonces, además, Francia eliminó a España.

España es en baloncesto lo que Inglaterra en el rugby o Alemania en el   fútbol. Es el rival a batir

Aficionado francés

Para Francia, la selección de Pau Gasol y compañía no deja de ser el rival que tantas veces taponó las aspiraciones de la mejor generación en la historia del baloncesto francés. “Es lo que Inglaterra es en el rugby o Alemania en el fútbol, el rival a batir”, expresa un aficionado francés. El equipo de Scariolo le cerró el paso a Francia en enfrentamientos directos, en los Europeos de 2009 y 2011 y en los Juegos de 2012. En varios de aquellos partidos saltaron chispas.

En la cita olímpica de Londres, los franceses acusaron a España de pastelear su resultado con Brasil. Si perdía España, como sucedió, evitaba el enfrentamiento con Estados Unidos antes de la final. Y eso, a la vez, quería decir que en los cuartos de final España se encontraría con Francia una vez más.

El cruce fue letal para los franceses, que perdieron de nuevo ante España. El partido fue muy intenso y cuando ya estaba todo decidido se produjo un lamentable episodio, con dos faltas antideportivas de Turiaf y Batum, que le propinó un puñetazo a Navarro. El equipo francés justificó sus malas maneras asegurando que Rudy Fernández actuó de manera antideportiva en varias ocasiones y simuló faltas de manera constante. Batum, excompañero de Rudy en Portland, se disculpó poco después.

La selección de Tony Parker concluyó su racha de batacazos ante España en las semifinales del Europeo de Eslovenia de 2013. Aquel partido marcó un antes y un después. Francia ganó la medalla de oro y, un año después, en Madrid, eliminó a la selección española que soñaba con repetir en el Mundial sus dos últimas finales olímpicas con Estados Unidos.

Récord de asistencia

La semifinal de este jueves levantó una gran expectación en Francia. No importó la proximidad del Mundial de Rugby, deporte número uno en el país, Tony Parker y compañía llenaron portadas en la prensa. Además, se batió el récord de asistencia en un recinto cerrado en la historia del baloncesto europeo. Los 26.922 espectadores del estadio Pierre Mauroy superaron la cifra del partido de octavos entre Francia y Turquía (26.135). Aquel día muchos de ellos, poco antes, acabaron cambiando sus silbidos por aplausos a Pau Gasol cuando se fue al banquillo a poco para el final y después de la soberbia exhibición con la que decidió el partido entre España y Polonia.

El hecho de que la semifinal se haya jugado en día laborable y de que no se supiera hasta el martes que Francia iba a estar en ella, son algunas de las causas que esgrime la federación francesa para explicar que horas antes del partido no se hubieran agotado las entradas. Finalmente, solo quedó un puñado de papel por venderse. El recinto, un campo de fútbol adaptado como pabellón de baloncesto, es enorme, con una capacidad para 27.000 espectadores.

Antes del partido, la federación francesa intentó motivar a los últimos indecisos y puso un servicio gratuito de autobuses para los aficionados que viven cerca de París. Los casi 27.000 hinchas propiciaron un ambiente infernal en contra de la selección española. Especialmente intenso fue el momento de los himnos, con todas esas gargantas francesas entonando a coro La Marsellesa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información