Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hermoso viaje de Islandia

Un país de 329.000 habitantes se clasifica para la Eurocopa tras arrollar a selecciones del potencial de Holanda y Turquía

Los jugadores de Islandia celebran la clasificación para la Eurocopa Ampliar foto
Los jugadores de Islandia celebran la clasificación para la Eurocopa. EFE

El 25 de septiembre de 1991 tuvo lugar uno de los mayores hitos de la selección de Islandia: la victoria por 2-0 ante la España de Butragueño, Míchel, Martín Vázquez o Zubizarreta en la fase de clasificación para la Eurocopa de Suecia 92. Un grupo de futbolistas aficionados había noqueado a los españoles. 24 años después, Islandia se ha clasificado por primera vez para la fase final de una Eurocopa, la de Francia 2016. Su empate ante Kazajistán el pasado domingo (0-0) le permitió asegurarse una de las dos primeras plazas del grupo A, relegando a selecciones del potencial e historial de Holanda y Turquía. En su exitoso camino, Islandia ha derrotado en casa a Turquía (3-0), Holanda (2-0) y la República Checa (2-1). Fuera, se impuso también a los holandeses (0-1). Solo ha perdido un partido, con la República Checa (2-1). Los tópicos conducirían a calificar de milagro la clasificación de un equipo que representa a un país con 329.100 habitantes y 20.000 fichas. Detrás del milagro, no obstante, hay argumentos. Por ejemplo, el enorme trabajo realizado por la federación islandesa formando técnicos y acondicionando campos cubiertos, así como el trabajo realizado por el técnico sueco Lars Lagerbäck, quien a sus 67 años ha forjado este gran logro en el banquillo junto al islandés Heimir Hallgrimsson.

Islandia ya no es la selección de fontaneros y funcionarios que derrotó a España en 1991. En su equipo despuntan jugadores como Sigurdsson, brillante mediapunta del Swansea y autor de cinco goles en la fase de clasificación; Gunnarsson, centrocampista incansable del Cardiff City o el delantero tanque Sigthorson, del Nantes. La experiencia la pone el exjugador del Barcelona Gudjohnsen, quien, a punto de cumplir 37 años, disfruta de la gloria del fútbol islandés. Por encima de nombres, Islandia es un grupo de escasas fisuras, que solo ha recibido tres goles en los ocho partidos jugados de clasificación.

“Tenemos a todo el país detrás”, afirma Lagerbäck. Un país cuyo pueblo se sublevó ante los bancos. Una sociedad innovadora en una isla de grandes paisajes nevados y una estupenda cultura del deporte. Siempre eficiente en balonmano y clasificada para el Europeo de baloncesto, Islandia jugará con los mejores del fútbol europeo en la Eurocopa de Francia.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información