Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Velocistas en la pasarela

De los cinco sprints disputados hasta ahora en la Vuelta a España, cuatro han sido ganados por jóvenes que no tenían victoria alguna en una de las grandes carreras

Vuelta a España Ampliar foto
Van Poppel vence ayer en la meta de Lleida. AFP

Se esperaba un duelo permanente entre Degenkolb, Sagan y Bouhanni, pero la esperanza se esfumó pronto. Las caídas se llevaron al francés y al eslovaco y los tres virtuosos del sprint se quedaron en un solista, Degenkolb, que hasta el momento ha desafinado en exceso. Al menos Sagan, se fue cabreado (porque le tiró una moto, cuyo conductor fue expulsado de la carrera) pero con una victoria en Málaga, ue le resarcía de tantos segundos puestos esta temporada. Bouhanni, ni eso. Tres veces se cayó y la última decidió que ya era suficiente. Su cuerpo dijo basta y se marchó a su casa a curarse las heridas.

Quedaba Degenkolb, pero el alemán o está fino. Sin sus dos grandes rivales no sabe que rueda coger porque cada día salta un sprinter nuevo a la pasarela. Y se equivoca. Y le ganan. Es curioso: su equipo, el Giant, venía con la esperanza de que Degenkolb los forrase de etapas y resulta que igual Dumoulin, que no entraba en los pronósticos, les da el triunfo en la Vuelta.

Faltan los más acreditados, (Cavendish, Greipel, Kittel...), pero ahora la muchachada pide paso

Cierto que en la ronda española faltan los sprinters más acreditados, Cavendish, Greipel, Kittel, Kristoff, Matthews, pero la muchachada pide paso. El australiano Cabel Ewans a sus 21 añitos y con una carcasa de escalador más que de velocista abrió la pasarela de novedades y sorpresas que no ha parado desde entonces. El joven australiano se marchó antes de tiempo. El recorrido de la Vuelta pudo con él y no pudo repetir.

De hecho, nadie ha repetido hasta el momento. El siguiente sprint fue para Jesper Stuyven (23 años) uno de los dos llegadores del equipo Trek. El otro, es Danny Van Poppel (22 años), que ganó ayer en Lleida. Según dijo el hijo del ilustre Jean Paul, los finales más duros son para Stuyven; los más rápidos, para él. De momento la táctica es perfecta: han ganado dos etapas y ahí siguen. Entre el uno y el otro, se coló en Castellón otro debutante, Sbaragli (25 años) que también dejó atrás a Degenkolb.

Todos ellos tienen en común dos cosas: su juventud (entre 21 y 25 años) y que ninguno había ganado nada en una gran Vuelta. Degenkolb, en cambio, con solo un año más que Sbaragli ya cuenta con nueve victorias en la Vuelta a España y una en el Giro. El Tour, en cambio, se le resiste.

La etapa de hoy (Calatayud-Tarazona, 177 kms.) aunque tiene tres puertos propicia un nuevo sprint

La etapa de hoy (Calatayud-Tarazona, 177 kilómetros) aunque tiene tres puertos propicia un nuevo sprint. Un puerto de 3ª, al poco de salir, otro de 1ª en el medio y uno de 3ª a 33 kilómetros de la meta, abren la posibilidad a una escapada que tranquilice a los favoritos antes de la batalla del Cantábrico o a un sprint que proponga un nuevo debutante en la pasarela. O a que Degenkolb coja por fin la rueda buena.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información