Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el expiloto Joan Garriga

El barcelonés, de 52 años, sufrió el lunes un accidente de moto

Joan Garriga
El expiloto Joan Garriga, en una fotografía de archivo.

Las motos le convirtieron en leyenda. Y en una moto encontró la muerte. Joan Garriga (Barcelona, 52 años) sufrió un accidente el lunes por la noche –al parecer, chocó contra una furgoneta– y, pese a su delicada salud, luchó por su vida en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Clínico de Barcelona hasta que falleció este jueves como consecuencia de las lesiones. El mítico corredor pereció en el postoperatorio; había entrado al quirófano para solucionar los problemas respiratorios que sufría a causa de las heridas internas. Pero su cuerpo no resistió.

Su adicción a las drogas marcó

su vida tanto o más de lo que lo hicieron las carreras

El ex piloto, campeón de España y de las 24 horas de Montjuic –venció en ambos casos en tres ocasiones–, se ganó las simpatías de los aficionados españoles merced a una temporada magnífica en la que peleó con Sito Pons por el título mundialista de 250cc. Era 1988 y nacía una rivalidad maravillosa que regaló al espectador carreras épicas. Como aquella en la que se decidió el campeonato, la última cita de la temporada. Pons subió al podio y se benefició de la caída de Garriga. Subcampeón, a la postre, y desgraciado fuera de las pistas, el Comecocos, así le conocían por aquel entonces, no encontró su sitio cuando dejó de competir.

Su adicción a las drogas marcó su vida tanto o más de lo que lo hicieron las carreras. Fue detenido y procesado por tráfico de drogas en 1998 y de nuevo se vio envuelto en una investigación policial por colaborar con una banda que traficaba con estupefacientes –17 detenidos en total– este mismo año. Su salud se había deteriorado seriamente en los últimos años, sobre todo después de sufrir dos infartos de miocardio de forma consecutiva en 2013. Ocurrió apenas unos días después de que fuera desahuciado. Las deudas con el Ayuntamiento de Barcelona (unos 20.000 euros) le hicieron perder su casa, valorada en un millón de euros y posteriormente subastada por apenas 250.000.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información