Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carolina Marín pasa a la final del Mundial de bádminton

La número uno española luchará contra la india Saina Nehwal por revalidar el título tras batir a la surcoreana Sung Ji Hyun en tres sets (21-17; 15-21; 21-16)

Carolina Marín, en un momento de la semifinal.
Carolina Marín, en un momento de la semifinal. REUTERS

Una semana exigente. Con encuentros de desgaste. Daba igual que la rival fuera cabeza de serie o no. Un torneo en el que la gloria solo puede tener un nombre. Esto es un Mundial de bádminton y Carolina Marín no se ha arredrado ante este reto. La española alcanzó este sábado la final al imponerse en tres sets (21-17; 15-21 y 21-16) a la surcoreana Sung Ji Hyun y la última batalla también será contra la historia. Si consigue imponerse, será la primera jugadora que gana dos años consecutivos el título mundial desde que lo consiguiera la china Xie Xingfang en las ediciones de 2005 y 2006.

El acceso al partido decisivo fue de colmillo. De resistencia. De máxima concentración. De explorar los límites del bádminton. No solo porque durara una hora y media, sino porque la surcoreana —octava del ranking— defendió como un muro. El volante se transformó en un bumerán. Siempre volvía a la raqueta de la onubense, que tuvo que sacar una paciencia infinita para llevarse el encuentro en la tercera manga.

Carolina Marín, que perderá el número uno mundial aunque termine alzando el título, se alió con la red para acceder a la final. Hasta que no comenzó a dominar la cinta y dejar volantes casi muertos, fue incapaz de gobernar el partido. El cansancio hizo mella en su oponente, pero este cambio de estrategia en el tercer parcial fue decisivo para optar a un nuevo oro. Ya en la segunda manga se mostró un poco perdida. Tuvo que ser su entrenador, Fernando Rivas, quien la recordara la táctica que tenía que desplegar en la pista. “¡A la derecha o a su cuerpo!”, le gritó en mitad del enfrentamiento.

Con quien se verá las caras en la final (9.30, Teledeporte) será la india Saina Nehwal, número dos del mundo y bronce olímpico en los Juegos de Londres 2012, que derrotó a la indonesia Lindaweni Fanetri en dos mangas (21-17 y 21-17). Se conocen a la perfección y prometen un duelo de pronóstico casi imposible. Todo el año han luchado a cara de perro por auparse a lo más alto del ranking; lo que consiguió Marín a principios de junio y ahora inevitablemente logrará la india tras la final. El balance entre ellas es favorable a Nehwal por tres a uno. Aunque ese uno tiene mucho peso, pues es de esta temporada en el All England —el Wimbledon del bádminton—.

La final se jugará en pabellón Istora de Yakarta (Indonesia), donde 9.000 espectadores presenciarán si la onubense entra en la historia con mayúsculas de este deporte que hasta su eclosión se había mantenido inexplorado por los españoles. Una historia que para China, que ha dominado el bádminton y es el país con más títulos, será negra. Este ha sido el primer Mundial desde 1980, en que ninguna de sus jugadoras obtiene una medalla en la categoría individual.

La fortaleza mental será una de las claves para que Marín se imponga a Nehwal en la gran final. De lo que no tendrá ninguna duda es de cómo jugar si tiene que llevarse el oro. Y aquí el responsable es su entrenador. El año pasado llegó a pasar la noche en blanco terminando de ver todos los vídeos de la rival de la onubense para, así, explicarle todo lo que tenía que hacer si quería ganar por primera vez el Mundial. Rivas ha protagonizado algunas de las tensiones que han surgido entre la federación y Marín, hasta el punto de que la jugadora amagó a principios de verano con irse si el técnico no seguía. Un desencuentro más que se sumaba al enfrentamiento por el conflicto sobre el reparto de los derechos de imagen. Carolina llegó a pedir la dimisión de David Cabello, presidente de la federación.

India busca su primer título

Se intercalan muchas historias en una final que, por el motivo que sea, pasará a la enciclopedia del bádminton. Parte de esas líneas ya se han escrito, pero falta el epílogo en el que rubricar si India cuenta con una campeona mundial por primera vez o España se pone a la altura de la gran potencia de China y consigue que el reinado de Carolina Marín dure un año más.

Más información