Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciro Immobile: “He sufrido mucho en Alemania”

El delantero italiano llega a la liga española con ganas de revancha después del año ‘perdido’ en Dortmund; alumno de Zeman en el Pescara dice que el técnico checo le cambió como futbolista

Ciro Immobile posa en la Ciudad Deportiva del Sevilla antes de la entrevista.

Ciro Immobile (Torre Annunziata, Nápoles, Italia, 25 años) aparece en chanclas después de pasar por la camilla de los fisio. “Madonna che caldo”, dice. Es casi la una de la tarde de finales de julio y el sol de Sevilla derrite las piedras. Mientras posa para las fotos, el delantero italiano cuenta que nada más llegar a Sevilla le llamó Enzo Maresca. Ha heredado su casa y espera heredar también el cariño que le tenía la afición. Asegura que el lomo le gusta más que el jamón, ya tiene controladas las pizzerias de Sevilla y se lanza con el castellano (la entrevista, sin embargo, es en italiano). Immobile en italiano significa sin movimiento. Zdenek Zeman, el técnico con el que explotó en el Pescara, le dijo: “con ese apellido nunca podrás ser delantero de mi equipo”. Lo fue y ahora, tras un año difícil en Dortmund (10 goles en 34 partidos y 1.654 minutos sin llegar a integrarse), quiere resarcirse. La tarea de sustituir a Carlos Bacca no será fácil.

Pregunta. ¿A qué jugaba de niño?

Respuesta. Al fútbol. Era mi primer pensamiento del día. Jugaba en la calle, con mis amigos, poníamos camisetas en el suelo para hacer las porterías.

P. ¿El primer recuerdo vinculado al balón?

R. Cuando me operaron de apendicitis pasé de los días de descanso y pedí una pelota. Tendría 8 años.

P. ¿El primer jugador del que se enamoró en la tele?

Para el delantero el gol lo es todo, para mí es muy importante, pero no es lo principal"

R. [No deja ni terminar la pregunta] Alessandro Del Piero, porque cuando empecé a entender de fútbol era el mejor jugador que había.

P. ¿Cómo es que no terminó jugando en las categorías inferiores del Nápoles?

R. Porque antes de que llegara De Laurentis no era una cantera bien organizada. Preferí ir a Sorrento que daba muchas oportunidades a los jóvenes y de ahí me fui a la Juve.

P. ¿Siempre ha jugado de delantero?

R. Sí. Mi padre lo era. Jugó en Tercera y Regional.

No tengo piernas todavía. Para septiembre habré cogido velocidad, soy de los que tardan un poco en arrancar"

P. ¿Qué es lo que le repetía más a menudo?

R. Que usara la cabeza e hiciera las cosas bien.

P. ¿Qué es para usted el gol?

R. Para el delantero lo es todo, para mí es muy importante, pero no es lo principal. El delantero siempre tiene que marcar, sí, pero en el fútbol de hoy día el equipo necesita que su delantero se deje el alma para ayudar y hacer de todo.

P. Emery insiste mucho en eso.

R. Sí, el Sevilla es un equipo unido, compacto, trabajan juntos para defender, achicar y salir rápido.

P. ¿Tácticamente hay diferencias de movimientos respecto a sus anteriores equipos?

R. Los movimientos son parecidos a los que hacía en el Torino, el equipo trabaja igual en la fase defensiva y a la hora de presionar.

P. Ciro Ferrara le quiso en la Juve por su determinación. ¿Qué le faltó para convencer a su sustituto, Antonio Conte?

R. Conte siempre me quiso. Tuvo problemas con la nueva dirección deportiva porque yo había sido un fichaje de la antigua.

P. Se hizo futbolista con Zeman. ¿Qué le ha enseñado?

Emery trabaja mucho la táctica, la fuerza, prepara bien los vídeos, hace entrenamientos específicos con cada jugador y también por bloque, es parecido a lo que hacía en Italia"

R. Éramos un equipo de chavales. Insigne, Verratti y yo éramos las mascotas, no nos conocía nadie y dimos el salto con Zeman. Antes que jugar al fútbol, nos enseñó a comportarnos. Había muchas cosas que no sabíamos, nos regañaba por cualquier cosa. Recuerdo un día que marqué dos goles antes del descanso, me fui satisfecho a los vestuarios y me dijo: ‘¡me has arruinado el equipo!”. Y todo porque no había hecho los movimientos que me había pedido. Es un trozo de pan. Le recuerdo buscándonos como un loco por todo el hotel un día que suspendieron el partido por nieve y nos pusimos a jugar al escondite.

P. ¿Qué le contestó cuando le dijo: ‘con ese apellido no puede ser el delantero de mi equipo’?

R. No es el primero que me lo dice…

P. ¿Hay algo que le enseñó Zeman que se ha llevado consigo?

En Alemania estaba todo centrado en la resistencia.  Trabajamos mucho en pretemporada, pero muy poco entre semana, poca táctica, poco gimnasio"

R. Me cambió como futbolista, fue fundamental en mi crecimiento. Los movimientos en profundidad que hago y me definen, los perfeccioné con él.

P. ¿Qué diferencias hay entre los entrenamientos en Italia, Alemania y España?

R. Entre España e Italia, pocas. Emery trabaja mucho la táctica, la fuerza, prepara bien los vídeos, hace entrenamientos específicos con cada jugador y también por bloque, es parecido a lo que hacía en Italia.

P. ¿Y en Alemania?

R. Poca táctica, poco gimnasio. Estaba todo centrado en la resistencia. Además, trabajamos mucho en pretemporada, pero muy poco entre semana. Los vídeos duraban 20 minutos nada más.

P. ¿Por qué decidió irse del Torino después de un gran año en el que terminó como pichichi?

R. Fue una elección de la que no me arrepiento. Me llamó el Borussia, un equipo importante. Me sirvió para crecer aunque las cosas no fueran bien, jugué la Champions por primera vez y marqué cuatro goles.

P. ¿La Bundesliga es como se la esperaba?

El alemán es un idioma imposible. No recibí ayuda, ni yo ni mi familia"

R. No. Creía que era más exigente.

P. ¿Cómo es Klopp?

R. Trabaja mucho en la motivación, saca lo máximo de sus jugadores. A nivel táctico no trabajamos mucho. Es buen técnico, no se llega a una final de Champions por casualidad; la temporada pasada fue complicada, se encontró con muchas dificultades y el equipo no iba bien.

P. ¿Por qué no se integró?

R. Hay que repartir responsabilidades. Yo no sabía alemán y de mis compañeros me esperaba más ayuda. Pero bueno, no se puede pretender cambiar la cultura de un país. Te encuentras mal si no estás acostumbrado a un cierto estilo de vida.

P. ¿Por ejemplo?

R. Pues aquí en España se cena a las 23 y allí a las 19. La gente es diferente, no sé, aquí estoy bien porque es más parecido a Italia.

P. ¿Cuántas horas a la semana iba a clase de alemán?

R. Durante el entrenamiento estaba siempre con un traductor bilingüe. De verdad que es un idioma imposible.

P. ¿Su temporada fue mal sólo por el idioma o también por otras cosas?

Bacca es más finalizador, más jugador de área. A mí me gusta chutar desde fuera, desmarcarme, atacar los espacios"

R. Por una serie de cosas. Si un equipo empieza mal, se bloquea mentalmente y le cuesta recuperar. Perdíamos muchos partidos por encajar goles a los 20 segundos y eso es una señal de que el equipo no estaba. Fue un año difícil para los que ya estaban y para los nuevos como yo los problemas se multiplicaron. Y mire que decidí ir al Borussia porque su fútbol era divertido.

P. ¿Qué le ha hecho sufrir más en Dortmund?

R. No recibir ayuda, ni yo ni mi familia. Hemos sufrido mucho.

P. Dice Emery que la vida es 70% trabajo y 30% relax.

R. Si lo dice el míster, mejor no contradecirlo… Yo me relajo con mi familia, me gusta salir a cenar con los compañeros de equipos y sus mujeres e hijos.

P. ¿Qué quiere Emery de usted?

R. Me pide goles y ayudas a la hora de defender.

P. Aquí han triunfado delanteros como Luis Fabiano, Kanouté, Bacca. ¿Qué tipo de delantero es usted?

Ciro Immobile, en la ciudad deportiva del Sevilla ampliar foto
Ciro Immobile, en la ciudad deportiva del Sevilla EL PAIS

R. Monchi me ha dicho que soy muy diferente de Bacca. Él también ayudaba mucho al equipo, pero es más finalizador y más jugador de área. A mí me gusta estar en el área pero también salir a buscar el balón, chutar desde fuera. Me gusta desmarcarme, atacar los espacios, buscar profundidad.

P. ¿Cuál es su mejor virtud?

R. La generosidad y las ganas de no conformarme nunca.

P. ¿Quién es el líder de este vestuario?

R. Reyes, Beto y Carrizo.

P. ¿El delantero del qué más ha aprendido?

R. A estar dentro del área, de Trezeguet. A moverme fuera, de Iaquinta, Del Piero y Amauri.

P. ¿Cuál es la primera imagen del Sevilla que se la ha venido a la cabeza cuando le dijeron que iban a ficharle?

R. Las dos victorias seguidas en la Europa League. Eso no se consigue gracias a un delantero que te marca 50 goles o a una defensa que no encaja muchos, eso se consigue con un equipo unido. Y cuando he llegado aquí me he dado cuenta de lo unidos que están.

P. ¿Qué le gusta de la Liga española?

Zeman es un trozo de pan. Le recuerdo buscándonos como un loco por el hotel un día que suspendieron el partido por nieve y nos pusimos a jugar al escondite"

R. He visto algún partido… no conozco mucho, pero creo que me encontraré con un campeonato muy técnico, con muchos espacios y con una gran diferencia entre los equipos pequeños y los grandes.

P. ¿Qué Barcelona se espera en la Supercopa?

R. Tenemos que hacer el partido perfecto. Partimos con desventaja, pero en el fútbol no siempre gana el mejor equipo.

P. ¿Cómo se le puede poner en dificultad?

R. Si el Sevilla juega junto y sale rápido puede crear dificultades a cualquiera. Tenemos que defender bien y salir rápido con el balón. La mentalidad es esa.

P. ¿Le gusta estudiar a los defensas rivales?

R. Sí. Pero he de decir que me suelo fijar en los movimientos de la línea defensiva no de un sólo jugador. El Barcelona tiene defensas muy buenos y como línea siempre tiene el balón y cuando la pierden intentan recuperarla rápido. Creo que si conseguimos pasar la primera línea de presión, les pondremos en dificultad.

P. ¿Necesita de los pases o es de los que sale del área para construir las jugadas?

R. Todos los delanteros necesitan pases, pero en el Torino marqué muchos goles en jugadas que me fabriqué yo solo. Cuando tengo espacios sé moverme en profundidad y entre líneas, tirar desmarques e incluso regatear. Cuando los espacios son muy cortos, necesito los pases. Y aquí los hay que los dan buenos: Reyes, Banega, Vitolo, Denis, Konoplyanka.

P. En los primeros partidos de pretemporada se le ha visto desconectado, muchas veces en fuera de juego.

Si conseguimos pasar la primera línea de presión del Barça, les pondremos en dificultad"

R. Es normal, acabo de empezar. No tengo piernas todavía. Para septiembre habré cogido velocidad, soy de los que tardan un poco en arrancar. Normalmente, llego al máximo a mediados de septiembre. El año pasado, además, jugué muy poco y todavía no he eliminado las escorias mentales.

P. ¿Siente la presión de tener que demostrar que vale para este equipo después de la mala temporada con el Borussia?

R. Esa presión la tengo siempre. Cuando marcas 25 goles por temporada, la gente te pide más para la siguiente. Es el fútbol. La vida de futbolista está hecha de presiones.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información