Componendas y colapso en la ACB

La intervención del CSD para rescatar al Ourense, fuera de plazo y contra la resolución de la Liga, podría derivar en un torneo de 19 equipos contra el que se rebelarían los grandes

Miguel Cardenal recibe a la directiva del CB Ourense el pasado 15 de julio en la sede del CSD
Miguel Cardenal recibe a la directiva del CB Ourense el pasado 15 de julio en la sede del CSDBENITO ORDÓÑEZ (La Voz de Galicia)

Constatado el duopolio inabordable de Real Madrid y Barcelona sobre la pista, la Liga Endesa depara en los últimos tiempos tantas o más intrigas y emociones durante el estío vacacional que con el balón en juego. El anquilosado proceso de ascensos y descensos ha derivado, con los años, de la burocracia seria y ordenada al conflicto jurídico político. El pago de un canon de acceso de cerca de 4 millones de euros, impuestos incluidos, y la presentación de una auditoría que acredite la ausencia de deudas y la viabilidad económica del club han sido obstáculo insalvable para los equipos que han intentado incorporarse a la ACB tras alcanzar los méritos deportivos correspondientes. Sólo el Andorra lo ha logrado en las últimas cuatro temporadas.

Más información
El dinero frustra los ascensos del Ourense y el Burgos a la ACB
El Tizona Burgos se queda sin jugar la Liga ACB por tercer año consecutivo
Tizona Burgos: sin dinero no hay ACB

El escenario se repetía este curso cuando, en la Asamblea General del 3 de julio, la entidad presidida por Francisco Roca tomaba la “resolución definitiva” de no inscribir al CB Ourense ni al Tizona Burgos, ofreciendo sus dos plazas vacantes a Gipuzkoa Basket y al Baloncesto Fuenlabrada, los dos conjuntos descendidos en el torneo. El equipo castellano leonés quedaba relegado, por tercer año consecutivo, después de que la ACB no admitiera su intento de competir con el canon recomprado al León; los gallegos no superaban el corte por deficiencias en la auditoría. La negativa a la inscripción y los movimientos administrativos de los clubes afectados han destapado en los playoffs de los despachos un proceso cargado de arbitrariedades, presiones y desigualdades.

El CSD aparece y desaparece

El CB Ourense, que acumula cuatro ejercicios en causa de disolución con un patrimonio neto negativo de 800.000 euros, obtuvo una moratoria más allá del 14 de junio para recaudar el canon y presentar la auditoría, algo que la ACB había negado al Burgos y que contraviene los estatutos de la Liga. En su posterior apelación a la resolución de la Asamblea, también le fue mejor a los gallegos. El CSD cerró la puerta al Burgos en su petición de amparo: “La ACB es una entidad privada que cuenta con su propio ámbito auto organizativo (...). Por dicho motivo, el CSD carece de competencia sobre el particular”, respondió el director del gabinete de Miguel Cardenal, Oscar de Graefenhain, al presidente del club burgalés, Miguel Ángel Benavente, como refleja el documento que publicó la web encestando.es.

Notificación del CSD al Tizona Burgos en la que el Consejo explica que “carece de competencia” para actuar en el caso
Notificación del CSD al Tizona Burgos en la que el Consejo explica que “carece de competencia” para actuar en el casoEL PAÍS

El Ourense recurrió en primera instancia al TAD, que el año pasado instó a reinscribir al Bilbao Basket, pero en este caso se declaró “incompetente” para resolver y remitió el expediente al CSD. Aquí sí intervino la instancia de Cardenal, “considerando que corresponde al Consejo la resolución de este recurso y que concurren las circunstancias que aconsejan (...) la tramitación de urgencia al procedimiento”, según consta en la carta firmada, con fecha 16 de julio, por el subdirector general de Régimen Jurídico, Ramón Barba, a la que ha tenido acceso El País.

Respuesta al recurso del Ourense en la que decide “aplicar trámite de urgencia” al procedimiento.
Respuesta al recurso del Ourense en la que decide “aplicar trámite de urgencia” al procedimiento.EL PAÍS

En la documentación del caso consta además una carta con fecha 8 de julio de Francisco Roca al presidente del Ourense, Antonio Gavilanes, en la que el mandatario de la ACB explica que la auditoria del club gallego a 12 de junio (dos días antes del final del plazo) era tan solo “un borrador” sobre el que “no se puede expresar una conclusión por la gran cantidad de documentos pendientes” y reconoce su asesoramiento a la entidad para regularizar su situación.

Liga de 19 equipos o 'desinscribir' al Fuenlabrada

Mientras el Burgos se vio abocado a la pantomima de registrar un escrito de sus jugadores en la garita de entrada del Consejo, Miguel Cardenal tuvo a bien recibir con mimo a la expedición del Ourense, en una reunión celebrada el 15 de julio que el Secretario de Estado pactó semanas antes con José Manuel Baltar, hijo del histórico político del PP, Xosé Luís Baltar, antiguo gestor del club gallego y heredero de los cargos de presidente de los populares orensanos y presidente de la Diputación, la misma Diputación artífice de la acrobacia que activó el crédito de Abanca para lograr el pago del canon y que extendió la cesión de los derechos de explotación del pabellón Pazo Paco Paz de 20 a 50 años para dar viabilidad a la auditoría. Todo fuera de los plazos marcados por el estatuto de la ACB, que a su vez aprobó el CSD.

La inédita intervención del organismo presidido por Cardenal, que siempre se inhibió en veranos anteriores en el baloncesto y en estas semanas ha hecho lo propio con el Brihuega de fútbol sala y el Elche en la Liga BBVA, genera un problema a la ACB que, en caso de rescate del Ourense, se encontraría con una Liga de 19 equipos y la oposición frontal de los equipos grandes, encabezados por Real Madrid y Unicaja, que se niegan a la ampliación del calendario competitivo. Una situación que, unida a los graves problemas económicos de equipos como el Baloncesto Sevilla, dejan a la competición al borde del colapso. Ante esa tesitura, la ACB asoció, en sus alegaciones ante el Consejo, el futuro del Ourense con el del Fuenlabrada, club presidido por José Quintana, diputado socialista en la Asamblea de Madrid, que mantiene una querella contra Roca por la ampliación del plazo al club gallego. “De aceptar el CSD las tesis del CB Ourense ello implicará, necesaria y consecuentemente, la inexistencia de la vacante (...) y la consiguiente “desinscripción” del Fuenlabrada”, reza uno de los apartados del pliego que la Liga ha enviado al Consejo, que recopilará hasta mañana 29 de julio la documentación de las partes y anuncia que “no habrá resolución inmediata de su estudio jurídico”. La ACB vuelve a ser un volcán en erupción.

El Burgos presenta una denuncia, pero se resigna a no ascender

El Tizona Burgos presentará esta semana una denuncia ante el Juzgado de lo Mercantil de Barcelona contra la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB) por entender que ha satisfecho “todos los requisitos económicos y administrativos para ser admitido en la competición”. Pero desde el club burgalés se entiende la demanda como un trámite más dentro de un proceso cerrado.

La directiva decidió el pasado 24 de julio renunciar a inscribir al equipo en la LEB Oro después de que la ACB no atendiera a su petición de competir con el canon del CB León, entidad en quiebra y en proceso de desaparición, cuyos derechos había adquirido por 150.000 euros para sortear, con la aprobación judicial, la imposibilidad de reunir los más de 3,8 millones que suponía la compra de una nueva plaza.

Después de ese tercer rechazo consecutivo por parte de la ACB, la directiva burgalesa presidida por Miguel Ángel Benavente entendió que su proyecto estaba agotado. Sin embargo, el club no desaparecerá y tiene la intención de mantener los equipos de las categorías inferiores para mantener una marca asentada desde hace años en la ciudad.

Desde el Tizona entienden que el CSD ha tenido “más sensibilidad política” y la ACB “más sensibilidad económica” con el Ourense que con ellos. La incorporación del equipo burgalés solo hubiera supuesto los mencionados 150.000 euros al fondo de la Liga, mientras que la llegada del Ourense reportaría cerca de un millón de euros en concepto de actualización del canon.

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS