'BRIEFING' MATINAL
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Inyección de moral

Chris Froome, durante la etapa de ayer.
Chris Froome, durante la etapa de ayer.LIONEL BONAVENTURE (AFP)

Jóvenes, hoy me siento con una obligación que va más allá de mi inconformismo: vengo aquí a levantaros la moral. Estamos en la salida de la 11ª etapa de un total de 21. Hoy tenemos 188 kms hasta Cauterets, es decir, que en el kilómetro 94, exactamente en una localidad llamada Rebouc, atravesaremos el ecuador de este Tour.

Hace 24 horas estábamos con la moral por las nubes, pero como mirábamos arriba y no las veíamos, podíamos suponer que estaría por encima…¿Cómo se llama eso?

La estratosfera, responde uno.

Eso es, por ahí arriba. Podíamos y nos íbamos a comer el mundo. ¿Y ahora estamos derrotados? No, no y no; y no me niego a admitirlo ni por orgullo ni por cabezonería, sino que reniego de esa idea porque soy viejo y me lo dicta la experiencia. Os veo hundidos, derrotados, conformistas, con la moral…¿Cómo se dice?

¿A ras de suelo?, dice el mismo.

Que Froome está pletórico? Efectivamente. ¿Que su equipo también? Por supuesto, pero aquí queda bacalao por cortar"

Eso es, rozando el suelo. No, ni en un sitio ni en el otro; estamos en el medio, aquí ahora mismo en Pau, tocando el suelo con los pies aunque vosotros levitaréis dentro de un rato sobre vuestros pedales. ¿Que Froome está pletórico? Efectivamente. ¿Que su equipo también? Por supuesto. ¿Que Quintana y el Movistar no han dicho su última palabra? Afirmativo, de momento sólo han pronunciado una, a pleno grito y bien alta además, por mucho que se haya terminado oyendo otra. ¿Que dos corredores como Contador y Nibali –que no lo olvidemos, ambos saben lo que es ganar esta carrera-, se van a conformar con esta situación? No, aquí aún hay mucho bacalao por cortar.

Un puerto, sólo hemos subido un puerto. Y dicen los cronistas que este es el Tour más montañoso de los últimos años. ¿Y de todo lo ocurrido ayer nos vamos a quedar con la única conclusión de que esto será un paseo triunfal de los británicos hasta París? No amigos, no, en mi pueblo los paseos son otra cosa, y seguro que no me equivoco si pienso que en los vuestros también. Aquí quedan 11 etapas, muchos puertos, no sé ni cuantos kilómetros y aún van a pasar muchas cosas.

Seguramente Froome ganará este Tour, ya sabe lo que es hacerlo y mejor ocasión no se le puede presentar, pero le va a tocar trabajárselo, y ahí es donde tenemos que incordiar nosotros. Porque ese será nuestro papel, el de “moscas cojoneras”…¿Cómo es esa expresión que tenéis los españoles, algo de sentarse mal?

Culo de mal asiento, responde rápido de reflejos uno al fondo.

Eso es, culo de mal sentarse.

No, de mal asiento, se dice tal cual, le corrige.

Más información
Froome protagoniza dos años más tarde el ‘remake’ del Tour del 13
La exhibición del líder, foto a foto
Toda la información sobre el TOUR DE FRANCIA

Pues eso, ya me habéis entendido. Estos del Sky son de ecuaciones simples, de primer grado, en eso no hay quién les tosa. Pero entre nosotros y otros tantos les tenemos que plantear ecuaciones complejas, de esas que tienen infinitas soluciones. Y no os voy a dar ninguna clase de matemáticas porque no soy el más indicado para ello, pero a la hora de plantear problemas pocos me igualan. Y entre todos les vamos a hacer perderse en sus soluciones, que duden, que se confundan, que rectifiquen. Los enlazados de puertos son nuestros aliados y la táctica será nuestra arma. Ah, y más aliados, los equipos franceses, pues hacía tiempo que no tenían un 14 de Julio tan poco glorioso y esto no puede quedar así, veréis.

Más dulce será su victoria si la consiguen, y más dulce será también nuestra derrota si pueden con nosotros. Venga soldados, que si morimos lo haremos con las botas “ponidas”. Puestas, se dice puestas –le corrigen con un tono de voz muy leve, intentando no restar fuerza al mensaje-. Eso es, tú lo has dicho, con las botas puestas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS