'BRIEFING' MATINAL
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Ensimismado

Se acuerda de un invierno en el que estuvo allí arriba, en el alto de Belagua, disfrutando del paisaje después de una excursión montañera de pretemporada

El pelotón, a su paso por Utrecht
El pelotón, a su paso por UtrechtERIC FEFERBERG (AFP)

Qué rápido pasa lo bueno, -piensa el corredor apenas comenzado el briefing-, parece que hace un rato me estaba quitando el buzo después de la crono por equipos, y ya estoy de nuevo con el dorsal puesto dispuesto a afrontar una nueva etapa, esto no puede ser cierto.

…“chavales, se acabó lo que se daba y vuelta al tajo”… Oye hablar al director mientras comienza a dar las explicaciones sobre la etapa del día, y piensa que después de estar toda la semana pensando en ese día de descanso, éste ha pasado en un suspiro y, aunque ha tratado de exprimir al máximo esas horas de relax, han pasado tan deprisa que parece que en su organismo no han dejado la más mínima huella.

Hace un rato, ojeando el libro de ruta, se ha sorprendido al darse cuenta de que ya iba por la página 109 de un total de 232. Hasta ahora había que ir día a día, daba miedo –y eso que no es supersticioso- aventurarse unas páginas más adelante por no agobiarse con lo que aún quedaba. En realidad no era miedo: era respeto a la carrera, esto es el Tour y él lo sabe bien. Ahora ese respeto se ha desbloqueado por completo. Ha podido pasar y ojear las páginas con total libertad. Hoy el Soudet, mañana el Tourmalet, pasado mañana Plateau de Beille; luego el repecho de Rodez, Mende, la llegada a Gap y todos los Alpes. Casi nada. Incluso se ha permitido el lujo de marcar con un doblez la página de una etapa de la tercera semana, ya habrá tiempo de hablar de ello. Y lo sorprendente es que ahora eso no le satura, lo acepta con pasmosa naturalidad. Este es el menú y habrá que escuchar el guion para cumplir con lo que el equipo mande.

Más información
Prudencia de los grandes ante los Pirineos
Toda la información sobre el Tour
Todos los artículos de Pedro Horrillo

…"son 15.3 kms al 7.4% de media, casi 1.150 metros de ascensión hasta la meta de la Pierre-Saint-Martin”… oye decir al director, pero sus pensamientos fluyen por otro camino. Se acuerda de un invierno en el que estuvo allí arriba, en el alto de Belagua que es como él conoce ese collado, disfrutando del paisaje después de una excursión montañera de pretemporada a la Mesa de los Tres Reyes, qué buenos recuerdos.

…”sobre todo Froome y Quintana”… oye de fondo. Y piensa en Froome y en su hijo; en su hijo y Froome, se corrige. Su hijo, junto con su familia, que le han visitado ayer aprovechando la cercanía a casa: cómo cambian estos críos en pocas semanas; y que le ha preguntado si Froome es su amigo, porque le ha visto un día en las imágenes de la tele hablando con él. Y que a ver si le pide una gorra, que el botellín del Sky ya lo tiene, porque a él le encanta la equipación de los británicos, pero que él quiere una gorra, que está harto de tener tantas de las del equipo de su papi. Sonríe de improviso y se encuentra con la mirada de reproche de su compañero de al lado, muy serio, que con un gesto y sin pronunciar palabra le increpa: ¿de qué te ríes tú ahora?

…“¿de acuerdo chavales?...entendido, ¿no?”... y todos contestan con un movimiento rápido de cabeza que se entiende como afirmativo y él se suma al gesto de un modo mecánico y automático.

Lo tienes claro, ¿no?, -le pregunta directamente el director-. Totalmente, le responde con la única palabra que va a pronunciar en todo el briefing. Así me gusta, a ver si es verdad, -le dice el director que parece que ya ha terminado pero añade-: y a ver si te espabilas, que parece que estás medio dormido. Y él se queda pensativo porque sabe que dormido no, lo que está es ensimismado.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS