Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergio Llull: “Mi sueño no es la NBA, es el Madrid”

El base menorquín renuncia a la oferta mareante de los Rockets y se convierte en “el mejor fichaje” del conjunto blanco tras renovar su contrato hasta 2021

Llull, entre Clifford Luyk y Emiliano Rodríguez. Ampliar foto
Llull, entre Clifford Luyk y Emiliano Rodríguez.

El Real Madrid de baloncesto presentó al mejor de los fichajes que podía realizar este verano. Con escenografía y protocolo de contratación galáctica y con el atrezzo incomparable de los cuatro trofeos conquistados esta temporada, el club blanco escenificó la renovación de Sergio Llull hasta 2021, atajando la aventura americana del base menorquín para consolidar el núcleo del equipo campeón de Europa. “Ha sido una decisión difícil porque la NBA es muy tentadora, pero es un orgullo y un privilegio defender esta camiseta y seguir haciendo historia en este equipo. Quiero agradecer a Houston el interés que ha mostrado, pero he valorado lo personal, lo económico y lo baloncestístico y creo que he tomado la decisión correcta para mí y para mi familia. Es un día muy feliz por renovar con el club que amo”, resumió el protagonista.

Llull, de 27 años, fue elegido en el puesto 34 del draft de 2009 por los Denver Nuggets, que después traspasaron sus derechos a los Houston Rockets a cambio de dos millones de dólares. Tras varias negativas del jugador a la NBA, la franquicia tejana volvió a la carga este curso ofreciéndole un contrato irrechazable de 24 millones por tres años. Pero, finalmente, la propuesta de ampliación del contrato que expiraba en 2018 y la subida salarial asociada que le ha ofrecido el Madrid le han convencido para quedarse. El conjunto blanco hubiera recibido 5,5 millones de euros como cláusula de indemnización por su marcha y el órdago ha consistido en emplear esa cantidad en reconocer a uno de sus jugadores franquicia incrementando su ficha hasta colocarle, con 2,5 millones, como el segundo mejor salario de la plantilla, solo por detrás de Rudy. Llull se queda en casa cobrando tres veces menos. “Seguramente haya mucha gente que no lo entienda, pero a mí la NBA no me quita el sueño. Hay muchos niños que sueñan con jugar en la NBA; yo soñaba con jugar en el Real Madrid y sigo viviendo ese sueño”, contó.

En su novena temporada en el Madrid llegó su consagración, convirtiéndose en pilar fundamental en el póquer de títulos del equipo de Laso. El segundo partido de la final de la Liga fue su apoteosis (24 puntos, con 6 de 8 en triples, y 31 de valoración; 5 triples sin fallo en el primer cuarto). Aquella exhibición le valió el MVP de la final y, cuando Felipe Reyes decidió compartir con él la recogida del trofeo de campeón en el Palau, el gesto se interpretó como la despedida tras completar la temporada perfecta. No lo fue. Imprescindible para Laso, Llull ha disputado esta temporada 77 de los 78 partidos de su equipo y ha acumulado más de 2.000 minutos en pista, el que más. “Es el mejor fichaje que podíamos hacer esta temporada. Lleva desde la temporada 2006-2007 y estará 15 años con nosotros”, reconoció exultante el directo del baloncesto madridista, Juan Carlos Sánchez. “El Madrid ha hecho un gran esfuerzo y ha demostrado que me valora. Hemos hecho algo histórico esta temporada, pero la responsabilidad y la ambición de vestir esta camiseta es seguir ganando títulos. El objetivo es fácil: volver a ganarlo todo”, cerró Llull que, a pesar de su compromiso, añadió que “nunca hay que cerrar definitivamente las puertas a la NBA”.

“El hombre Real Madrid”

En noviembre de 2012, Llull renovó su contrato con el Madrid hasta 2018 a razón de 1,5 millones anuales con la intención de estar en el Madrid “de por vida” y, tras renovar su compromiso con el conjunto blanco, así parece que será salvo que el nuevo contrato televisivo de la NBA recargue la munición de futuras ofertas. La liga estadounidense recibirá 24.000 millones de dólares por nueve años (2016-2025) de Disney (que acapara accionariado de ESPN y ABC) y el tope salarial de los equipos se disparará hasta los 89 millones en la temporada 2016-17. Pero el madridismo de Llull ha quedado sellado a prueba de cifras estratosféricas.

Se formó en La Salle Mahón y con 15 años le fichó el Manresa. Allí permaneció cuatro cursos y, cuando estaba en el equipo LEB, apareció el Madrid, que entonces entrenaba Joan Plaza, con Alberto Herreros y Antonio Martín en la secretaría técnica. Era 2007 y aquel novillero de 19 años, que en sus primeros partidos como meritorio en Vistalegre se jugaba el triple imposible en los segundos finales de cada cuarto, fue madurando a fuerza de pasión, clase y carisma hasta convertirse en un primer espada. “Es el hombre Real Madrid”, le elogia Pedro Ferrándiz. “Va a ser una institución en el club por sus valores técnicos y morales. Es clave en el futuro de la sección”, apunta el entrenador más laureado en la historia del club. “Representa el espíritu del equipo. Tiene una fuerza terrible”, se rinde Juan Antonio Corbalán. Llull se queda en el Madrid. "Desconozco los detalles, pero Sergio Ramos me parece un jugador muy madridista que se deja siempre la piel en el campo", dijo cuando le preguntaron por los paralelismos de su caso con el del central sevillano del equipo de fútbol.

Más información