Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hope Solo, la excelencia y el caos

La portera estadounidense, con un 91,7% de efectividad, se enfrenta a Alemania, la más goleadora en el Mundial de Canadá

Hope solo Ampliar foto
Hope solo, durante un entrenamiento en Montreal. Reuters

Es el caos fuera de los terrenos de juego y la excelencia sobre la hierba. Hope Solo, a sus 33 años, cuenta con dos hojas de servicio de distinta suerte. La deportiva, intachable, con 175 partidos como internacional, dos oros olímpicos, subcampeona del mundo en 2011 y una actuación estelar en el Mundial de Canadá, donde ha lanzado a Estados Unidos a las semifinales, frente a Alemania (madrugada del miércoles, 01.00). La extradeportiva tiene más garabatos, iniciada con una infancia marcada por la relación conflictiva con su padre, y otros capítulos como cuando el año pasado fue arrestada por haber golpeado presuntamente a su hermana y a su sobrino, de 17 años, su enfrentamiento con el exseleccionador Greg Ryan en 2007 por dejarla en el banquillo en semifinales, o ser una de las víctimas del celebgate, la filtración de fotografías íntimas en la red. En enero, volvió a meterse en líos durante una concentración de la selección. Su marido Jerramy Stevens fue arrestado por conducir ebrio y ella iba de copiloto. Jill Ellis la apartó del equipo durante un mes.

“Es una de las claves por las que Estados Unidos está en las semifinales”, opina Pedro Martínez Losa, técnico español del Arsenal Ladies, que estuvo en Canadá para estudiar la evolución del fútbol femenino internacional. Solo es la portera con mejores números del torneo. Con un 91,7% de efectividad, ha sumado 11 paradas y solo un gol en contra, en el minuto 27 del primer partido, contra Australia. Desde entonces lleva 423 minutos con la portería a cero, gracias también al buen trabajo de la zaga estadounidense.  Contra China, su rival en cuartos, solo permitieron dos disparos a puerta. Es la única selección que ha alcanzado esta fase del torneo en todas sus ediciones. Durante el torneo, Solo se ha mantenido alejada de la prensa. Habló después del primer partido, y a partir de ahí decidió permanecer en silencio.

Estados Unidos-Alemania se presenta como el plato fuerte de las semifinales. En el otro lado del cuadro Japón, vigente campeón, e Inglaterra, la sorpresa, lucharán por un puesto en la final. El equipo germano es el más ofensivo. Lleva 20 goles y ha disparado en 134 ocasiones. Además, cuenta en sus filas con las dos máximas goleadoras del torneo: Sasic (6 tantos) y Mittag (5). Martínez Losa destaca que en este Mundial el físico ya no es tan determinante. “Los cuatro equipos están ahí por ser un colectivo”. Para el técnico, Japón practica el juego más elaborado. Ese que intentó desplegar España, la decepción, apeada en la fase de grupos, y el que bordó Francia, eliminada en cuartos por Alemania en la tanda de penaltis. Entre las jugadoras apuesta por la estadounidense Morgan Brian, de 22 años, como la gran sorpresa; la japonesa Mana Iwabuchi, por su desequilibrio; y por la alemana Marozsan, centrocampista de 23 años.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información