Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TAD inhabilita durante un mes al presidente José Luis Escañuela

El organismo suspende al regidor de la Federación Española de Tenis por su negativa a facilitar información para auditar las cuentas y el desvío sospechoso de 600.000 euros

Escañuela y Gala León, durante la rueda de prensa. EFE

Convulsionado como vive en los últimos tiempos, a merced de una marea negruzca de diatribas, investigaciones y expedientes, de un tenebroso panorama en el que todos presumen de ser los buenos y nadie asume el papel del malo, el tenis español experimentó ayer otro episodio grotesco. Eran las 14.03 de la tarde. A esa hora, el presidente de la Real Federación Española de Tenis (RFET), José Luis Escañuela, conocía que el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAD) le suspendía en el ejercicio de sus funciones por un mes.

Comparecía el dirigente en Madrid, acompañado de la capitana del equipo de la Copa Davis, Gala León y de la vicepresidenta Olvido Aguilera, para ofrecer explicaciones ante la inspección que va a efectuar hoy el Consejo Superior de Deportes (CSD) a la sede de la Federación, en Barcelona. El objetivo, examinar la documentación relativa a una gestión que, argumentan desde el organismo, ofrece irregularidades y sospechas. Defendía Escañuela la ejemplaridad de su mandato y la presencia de León en el banquillo, cuando, de forma simultánea, la cuenta oficial del CSD emitió un tuit con el anuncio de un castigo que se esperaba para el viernes.

Me pueden sancionar una o 10 veces, pero el tenis está limpio”

José Luis Escañuela

“Cuando alguien está haciendo uso de la libertad de expresión, no había mejor momento para tuitear mi suspensión. Seguimos. La vida continúa”, afirmó Escañuela, de 50 años. La sanción al dirigente, sostienen desde el CSD, responde a dos cuestiones: no facilitar la información requerida sobre la elección de León, sucesora de Carlos Moyà, y el desvío de 600.000 euros para el Observatorio y la Fundación del Tenis, ente creado en 2010 por el propio Escañuela.

Dossier en mano, el dirigente alegó que la Federación tiene auditadas las cuentas de todos los años y pasó al ataque. “Soy un abogado laboralista y no tengo ningún negocio en el tenis. No tengo problema en marcharme cuando el tenis lo decida, pero no le voy a consentir al señor [Miguel] Cardenal que intente hacerme pasar por un chorizo”, dijo; “con eso se intenta que yo caiga para quitar a la capitana y poner a no se sabe quién. No tengo otro patrimonio que el de la honradez. Me han investigado absolutamente todo”.

Se estrecha, por tanto, el cerco sobre Escañuela. Rechazado de pleno por los jugadores, hace un mes ya vio cómo cinco presidentes de federaciones territoriales (Baleares, Ceuta, Extremadura, Galicia y Navarra) presentaban su dimisión. Y, ahora, la inhabilitación del TAD (adscrito al CSD; cuatro de sus siete miembros son elegidos por el secretario de Estado para el Deporte), que llega a través de una maniobra cibernética, nada casual. ¿Y por qué un mes de castigo? “Porque es el tiempo suficiente para aportarle claridad al proceso y darle la vuelta a la tortilla, para acceder a los papeles”, dicen desde el CSD.

“Me pueden sancionar una o 10 veces, pero el tenis español está limpio”, indicó Escañuela, que aseguró que, independientemente de lo que ocurra con su cargo (Aguilera asumirá la presidencia en funciones), León se sentará en el banquillo en la eliminatoria frente a Rusia (del 17 al 19 de julio) para intentar recuperar una plaza en el Grupo Mundial. “Agradezco la difusión de la Davis, que en los últimos años había perdido un poquito de músculo”, comentó con ironía la seleccionadora. “Todos los capitanes han tenido problemas, pero ahora se han buscado una excusa. Si dimitiendo yo vinieran los Nadal, Verdasco, Robredo, etc... lo haría. Es un problema económico, porque la Davis no puede competir con los torneos de la ATP”.

Este jueves, dos funcionarios inspeccionarán los archivos y documentos en la sede de la Federación, en Barcelona

Dijo León que tiene el equipo “más o menos perfilado”, aunque no lo desvelará “hasta 10 días antes” del compromiso en Vladivostok. Los nombres de Daniel Gimeno-Traver (62 del mundo) o el doblista David Marrero, entre otros —ningún tenista del top-50 atenderá su llamada—, figuran en la lista que debe emitir antes del 7 de julio. Mientras, los pesos pesados del tenis español barruntan un cónclave en Wimbledon (del 29 de junio al 12 de julio) para pedir públicamente su dimisión. En contra del criterio machista al que alude León para explicar el rechazo que sufre, los jugadores transmiten que su postura no responde a una cuestión de género, sino a la escasa experiencia que tiene la seleccionadora en los banquillos.

¿El resultado de todo? "Alarma, consternación, máxima preocupación", deslizan fuentes del CSD. Puro esperpento institucional. Las vergüenzas del deporte, al aire.

Feliciano López: “Vamos a contar mentiras tra-la-raaaa”

Feliciano, durante un partido en Queen's.
Feliciano, durante un partido en Queen's. Getty

Nada más conocerse el fallo del Tribunal Administrativo Deportivo (TAD), varios tenistas españoles se expresaron a través de las redes sociales. Uno de los más críticos fue Feliciano López, número 16 del mundo.

El toledano tuitéo: “Después de llamarnos machistas, peseteros y acosadores, el ‘destructor’ del tenis español y su ‘icono’ amenazan con dejarlo todo como un solar”. Un día antes, junto a una foto de un comunicado de la Federación, había señalado con sorna: “Vamos a contar mentiras tra-la-raaaa”.

Tommy Robredo, mientras, apuntó a Gala León: “Respetemos su trabajo chicos!! Dinamitar el tenis español, crear mal rollo y llamarnos machistas!! Y por eso cobra??”.

El catalán Marcel Granollers se adhirió a las críticas: “No sabía que Gala León era un icono en muchos países. Alguien sabe a que países se refiere? #pregunto”. Y respondió Pablo Andújar: “Yo tampoco lo sabía”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información