_
_
_
_
_

La Liga ordenó espiar a Sergio García

Jordi Figueras y Javi Gracia también fueron seguidos a órdenes de Javier Tebas

Sergio García abandona el Palacio de Justicia de Navarra el pasado mes de marzo.
Sergio García abandona el Palacio de Justicia de Navarra el pasado mes de marzo.efe

Del 6 de mayo al 14 del mismo mes de 2014, el capitán del Espanyol Sergio García fue objeto de un seguimiento exhaustivo por parte de detectives privados contratados por la Liga de Fútbol Profesional. Las imágenes del espionaje de su día a día, incluidas sus visitas a familiares, forman parte del sumario del caso Osasuna en el que el delantero figura como imputado. El juez sostiene que hay indicios claros de que el empate (1-1) en el partido que disputaron Espanyol y Osasuna en la penúltima jornada de Liga de la temporada 13-14 fue pactado. Osasuna habría pagado 250.000 euros a jugadores del Espanyol.

La patronal, por orden de su presidente Javier Tebas, no solo ordenó espiar a Sergio García. El jugador del Betis Jordi Figueras, Javi Gracia, entrenador del Málaga y primo del directivo Osasuna imputado Txuma Peralta, y también dirigente rojillo José Manuel Purroy fueron seguidos y fotografiados. Tebas contrató a la agencia de detectives del grupo Gesterc después de que Carlos Suárez, presidente del Valladolid, le advirtiera de que Sisi, exjugador del club pucelano y ahora en Osasuna, le había informado de que algunos de sus compañeros habrían pactado además del Espanyol-Osasuna, el Betis-Valladolid y el Osasuna-Betis. De estos tres encuentros, el juez Fermín Otamendi estima tener indicios claros de que fueron amañados.

Más información
El ‘caso Osasuna’ salta a la política
Las cloacas del balón
Osasuna destinó 900.000 euros a amañar partidos, según el juez

Madrid y Barça

En su declaración como testigo el presidente del Valladolid Carlos Suárez sugiere al juez, aunque sin pruebas, que Osasuna habría pagado dos millones de euros a jugadores del Real Madrid y del Barcelona por dejarse ganar en la penúltima y última jornada de las temporadas 2008-09. Osasuna, dirigido entonces por José Antonio Camacho, se impuso 2-1 al Real Madrid en el Reyno de Navarra, 0-1 en el Camp Nou y logró la permanencia.

En su declaración, Carlos Suárez le dice al juez Otamendi que un jugador suyo llega a hablar con jugadores del Real Madrid para que no se dejen ganar. El presidente del Valladolid incluso le cuenta al juez que habló con Jorge Valdano, por entonces director general del Real Madrid, para avisarle de lo que podía estar sucediendo en ese tramo final del campeonato liguero.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino
Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_