Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid y Barça libran la batalla por fichar a Paul Pogba

Ambos clubes están dispuestos a pagar más de 100 millones de euros por el centrocampista que consideran el futbolista con más proyección del mundo junto con Neymar

Paul Pogba, durante un entrenamiento con la selección de Francia. Ampliar foto
Paul Pogba, durante un entrenamiento con la selección de Francia. AFP

Mino Raiola es un salernitano enérgico y robusto de 48 años al que sus amigos chancean porque se viste con camisetas que compra en Carrefour.

Cierto día de la primavera de 2006 se tocó con una gorra de la Azienda Generale Italiana Petroli (Agip), se ajustó las bermudas, sacudió las chanclas y se presentó en el despacho del dueño de la Pirelli, el entonces presidente del Inter, don Massimo Moratti. Lo cuenta fascinado el propio Moratti. Aquel hombre se desparramó en una silla, dejó que la camiseta descubriese su ombligo, y, resoplando, se señaló la gorra: “¿Ha visto el sol que hace?”. Luego le dijo que quería 11 millones de euros netos para su cliente, Zlatan Ibrahimovic, que negociaba su fichaje por el Inter. Desde entonces, Ibrahimovic, que nunca ganó una Champions ni ganará un solo Balón de Oro, no ha dejado de ser el jugador mejor pagado del mundo.

Mino Raiola ya era una leyenda en el gremio de los agentes FIFA cuando hace seis meses se convirtió en el hombre más solicitado del mercado del fútbol. El clima alienta la excitación que precede a las grandes operaciones. Las secretarías técnicas de los principales clubes de Europa se enfrentan a una de esas coincidencias que marcan época. Todos los expertos pronuncian la misma sentencia: Paul Pogba, centrocampista del Juventus, de 22 años, está llamado a liderar junto con Neymar la cumbre del fútbol mundial en la próxima década. Y su representante es Mino Raiola.

En la zona noble del Bernabéu alarma su agente, Mino Raiola, que acude a las negociaciones con bermudas y chanclas

El interés por fichar a Pogba es máximo. Desde Inglaterra a España, pasando por Baviera o París, se lanzan propuestas de compra al Juventus. En España, Madrid y Barcelona libran una batalla en la sombra desde hace meses. Según fuentes próximas a las secretarías técnicas de ambos clubes, los analistas estiman que los derechos federativos del centrocampista francés bien valen los casi 100 millones de euros que el Juventus pide. Los dos gigantes de la Liga llevan seis meses intentando cerrar el traspaso. “Si sobre el Barça no pesara una sanción de la FIFA impidiéndole fichar hasta 2016, Pogba ya habría aceptado la oferta”, dice un socio de Raiola.

El agente de Pogba tiene varias ofertas sobre la mesa. Y no dejan de mejorar: hasta quince millones de euros netos por temporada en concepto de sueldo básico. El Madrid y el Barcelona conducen los contactos con una discreción extrema. El Barcelona, porque lo vigila la FIFA y busca cuadrar un precontrato que le asegure los derechos de Pogba para la temporada que viene. El Madrid porque no quiere repetir los errores que cometió en su intento de fichar a Neymar, cuando en 2012 anunció que lo tenía hecho con el mejor brasileño desde Ronaldo Nazario y el futbolista acabó presentándose en el Camp Nou.

Florentino Pérez, el presidente madridista, tiene muy presente el chasco de Neymar. Ha trasladado a sus colaboradores que Pogba es una prioridad absoluta. Que hay que seducirlo como sea. Pero que deben obrar con cautela y negar el interés hasta que formalicen el acuerdo. Tanta es la preocupación por fingir suficiencia que hay directivos del Madrid que han llegado a afirmar que el futbolista les inspira desconfianza porque conduce una vida privada extravagante. Para evitar que lo relacionen con una operación que podría frustrarse, el club de Chamartín ha acudido a una empresa francesa que actúe como intermediaria ante el Juventus y el jugador.

Pogba se ha decidido por España; cree que es el escenario pideal para ganar el Balón de Oro

Hasta esta temporada, el apodo popular del jugador era Pulpo. Desde hace unos meses le llaman Pantera. La transformación es equiparable al cambio en el juicio de los técnicos. El informe que han emitido los observadores de la secretaría técnica del Madrid, según fuentes del club, señala que la última temporada ha sido decisiva para constatar el salto de nivel del jugador. Primero, porque ha pasado la prueba en la Liga italiana, escenario considerado como el más exigente desde el punto de vista de la adaptación. El triunfo en la Juve garantiza que puede hacerlo bien en cualquier equipo. Los analistas aseguran que Pogba ha sabido ajustarse a las posiciones del mediocentro defensivo lo mismo que a la de volante llegador, interpretando ambos roles con una inteligencia táctica inusual en un joven de 22 años. Las personas del Madrid que han estado en contacto con el Juventus para recabar información sostienen que el francés goza del crédito de gente tan experta como Pirlo, Tévez o Arturo Vidal.

El dictamen de los tasadores indica que, por potencial físico y técnico, Pogba vale un mínimo de 70 millones de euros. Si a eso se añade la experiencia en la Juve como garantía de adaptación táctica, la cifra podría inflarse a más de 120 millones de euros. Pero un empleado del Madrid asegura que en el club creen que el Juventus vendería por menos de 100. El problema no es el pago del traspaso sino convencer al futbolista.

El Barça persigue el fichaje porque proyecta la inevitable necesidad de un recambio de Iniesta. El Madrid, porque necesita un centrocampista de jerarquía y un potencial balón de oro. El interés del jugador, nacido en un suburbio de París, era, en principio, regresar al PSG. Dice Raiola que el muchacho no quiere jugar en Inglaterra. El agente lo ha persuadido de que debe fichar por un grande de España. Piensa no solo en la proyección deportiva sino también en la publicidad, imprescindible para ganar el Balón de Oro. Raiola se ríe de la estrategia que han empleado ambas instituciones para atraerlo: tanto los dirigentes del Madrid como los del Barça le han trasladado a Pogba que solo fichando por ellos tendrá la oportunidad de jugar la Liga contra el equipo más poderoso del mundo.

El Barça piensa en el relevo de Iniesta y le considera el mejor recambio posible

Raiola mantiene una larga relación profesional con el Barcelona. El club catalán todavía le paga a plazos los cinco millones de euros en concepto de comisión por el contrato que consiguió para Ibrahimovic en 2010. El expresidente culé, Sandro Rosell, se comprometió al pago con Raiola una vez que Ibrahimovic se hubo marchado. Esto ha inspirado aprehensión en el Bernabéu. En los despachos de Chamartín, los ejecutivos del Madrid están convencidos de que Raiola es amigo de la directiva del Barça. En el entorno de Raiola desdeñan esta percepción: dicen que Rosell solo le pagó la comisión por el miedo que le inspiró la fama de incontrolable del representante. El único amigo de Raiola en Barcelona, dicen, es Joan Laporta.

A los ejecutivos madridistas encargados de preparar el escenario de la negociación siempre les preocupó la idiosincrasia de Raiola porque lo consideran incompatible con el carácter de Florentino Pérez. En los despachos del Bernabéu, a Raiola le califican de "outsider". Florentino Pérez, sin embargo, es más pragmático de lo que parece. Cuenta uno de sus colaboradores que, inquieto ante la posibilidad de que Pogba fichase por el Barcelona, el presidente dio un golpe sobre la mesa.

-"¡Haced lo que tengáis que hacer!", dijo. "Si para ficharlo tenemos que acostumbrarnos a tener al agente aquí en el palco, con las chanclas y las bermudas, nos da igual. ¡Que haga lo que quiera, pero que traiga al jugador!".

Desde entonces, hay directivos del Madrid que bromean imaginándose al lozano Raiola sentado en el palco de honor junto a Mario Vargas Llosa, en uno de esas grandes noches de Champions, con los pies apoyados en el cabezal de la butaca de adelante y sus gafas de sol sobre la frente, bebiéndose una Fanta.


Recopilación de algunas acciones de Pogba en la temporada 2014/2015.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.