Copa América | Visitante tricolorOpinión
i

Falcao y James, juntos son dinamita

La luz del 10 del Madrid ayudará a que se ilumine el sendero oscuro del delantero

Falcao y James, en un entrenamiento el viernes.
Falcao y James, en un entrenamiento el viernes.E. Abramovich / AFP

En el campo son como lo fueron Terence Hill y Bud Spencer en el cine: con un guiño de ojo ya cada uno sabe cuál es su rol en esa sociedad que el destino quiso establecer. Uno distrae y el otro da el golpe que deja en la lona al rival. Falcao y James Rodríguez —los dos hombres que componen una de las yuntas futbolísticas más letales para los rivales de Colombia en la Copa América— son dos piezas de un engranaje que armó ya hace un buen tiempo el bonachón José Pékerman y que edificaron el renacer de un país sumido en la tristeza de no poder competir con altura.

La prensa y los fanáticos claman a voces por la presencia de Carlos Bacca y de Jackson Martínez

Cuando Colombia salga al campo del estadio El Teniente de Rancagua para afrontar su primer duelo contra Venezuela, seguramente ellos dos estarán como inicialistas. James, con un presente plagado de dicha por su último año, lleno de buenas calificaciones en la selección y en el Real Madrid; Falcao, con la cinta de capitán —como lo anunciara José Pékerman en rueda de prensa— en medio de la incertidumbre de poder volver a ser quien fue, luego de vivir un año muy convulsionado con su recuperación tras la grave lesión sufrida en Mónaco y su falta de oportunidades en el Manchester United.

Puede que ahí esté la clave de esa puesta en escena: aunque a voces los gritos de la prensa y de los fanáticos claman por la presencia de Carlos Bacca y de Jackson Martínez (de campañas magníficas tanto en Sevilla como en el Oporto) entre los once que se ubican en la planilla inicial, la apuesta de Pékerman, el director de la película, apunta a que para potenciar a Falcao y hacerlo recuperar del todo su confianza, le pondrá muy cerca a James, que es la estrella más brillante de su plantel, el que hoy por hoy inspira, contagia y hace soñar. Parece una cuestión de lógica: la luz de uno ayudará a que se ilumine el sendero oscuro del otro.

Más información

El número 10 del Real Madrid ya lo advirtió: “Hace un año y algo que no jugábamos juntos. Somos amigos y va a ser bueno volver a estar juntos otra vez”. Y tiene razón, porque ese vínculo se fraguó en el campo con el Oporto y el Mónaco, pero también cuando Falcao le daba confianza a James en sus primeros pinitos en Portugal o como en aquel cumpleaños de Falcao en el que, triste y en cama luego de su lesión de rodilla, recibiera un vídeo con mensajes de ánimo de James que le hizo sacar una sonrisa en medio de las lágrimas.

Quedará la duda eterna planteada por Diego Maradona de saber si Colombia hubiera llegado a la final de Brasil 2014 de haber contado con Falcao y James. La Copa América podría ser un buen banco de pruebas para resolver ese interrogante.

Nicolás Samper C. es periodista colombiano y coautor de Bestiario del balón. El lado B del fútbol colombiano.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50