Un Barça pletórico funde a Unicaja

El equipo azulgrana se acerca a la final con otro festival de Satoransky, Marcelinho y Doellman (91-70)

Satoransky, con el balón, ante Granger.
Satoransky, con el balón, ante Granger.Alejandro García (EFE)

Satoransky va lanzado, Marcelinho también, Doellman se suma a la fiesta y el juego del Barcelona rezuma eficacia e intimida a sus rivales. Atraviesa por un estado de gracia. Lo paga el Unicaja, que continúa sin tomarle el pulso a la semifinal y recibió 91 puntos por segunda vez en tres días.

El equipo malagueño no ha podido apretarle las tuercas al Barcelona en los dos primeros partidos. Sucumbió con estrépito en el primero (91-60) y volvió a perder con meridiana claridad en el segundo (91-70). No le faltaron ideas ni entusiasmo, pero sí rebote y efectividad.

BARCELONA, 91; UNICAJA, 70

Barcelona: Satoransky (19), Oleson (4), Deshaun Thomas (0), Lampe (8), Tomic (8) –equipo inicial-; Doellman (14), Hezonja (5), Marcelinho (14), Abrines (9), Navarro (0), Pleiss (8) y Nachbar (2).

Unicaja: Granger (16), Stefansson (0), Suárez (8), Fran Vázquez (3), Will Thomas (12) –equipo inicial-; Gabriel (3), Markovic (9), Vasileiadis (2), Toolson (7), Kuzminskas (5), Caleb Green (3) y Golubovic (2).

Parciales: 23-23, 27-14, 17-18 y 24-15.

Árbitros: Pizarro, Pérez y Calatrava. Eliminado por faltas Stefansson (m. 37).

Palau Blaugrana. Unos 5.000 espectadores. Segundo partido de la semifinal de la Liga Endesa. 2-0 para el Barcelona. El tercer encuentro se disputa el miércoles (21.00) en Málaga.

El dinamismo y los recursos del Barcelona se tradujeron en una brecha importante en el marcador. No tan enorme como en el primer envite, pero siempre amplia. No hubo discusión en el Palau. El Barcelona dominaba por 20 puntos faltando algo más de dos minutos y eso lo dice casi todo. Y con Juan Carlos Navarro a cero, en el banquillo, tras haber pedido él mismo el relevo después de sumar 14 minutos en la cancha, caso parecido al de Deshaun Thomas.

Satoransky y Marcelinho propulsaron al equipo desde la posición de bases. Abrines y Doellman dieron rienda suelta a su inspiración. Tomic, Pleiss y Lampe marcaron la línea en el interior de la zona. Y Hezonja aprovechó con aplicación en defensa y acierto en ataque los 11 minutos que estuvo en la cancha.

Joan Plaza recurrió a un puñado de recursos estratégicos, sin encontrar el que permitiera cambiar el signo de los acontecimientos. El Unicaja compareció con una predisposición mucho más firme y tenaz que en el primer partido. Stefansson sumó tres faltas cuando no habían transcurrido cinco minutos. La contundencia no le dio réditos al equipo andaluz. Ni la inclusión de Fran Vázquez en el equipo inicial.

Le costó anotar al Unicaja. Trató de cambiar la dinámica de los acontecimientos defendiendo en zona. Y al final, Plaza apostó por un equipo de ‘bajitos’, con un solo pívot. Ninguno de las estrategias surtió efecto. El Barça ha empezado muy fuerte los ‘playoffs’ y el Unicaja tendrá una tercera oportunidad en casa para revertir la dinámica arrolladora de su rival.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS