Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal dispara a la Federación

"Es una falta de respeto que nos quieran lanzar a los leones a los jugadores tildándonos de machistas. Es intolerable”, expresó el español sobre el desarrollo del 'caso Gala León'

Rafa Nadal Ampliar foto
Nadal, durante el partido contra Halys. EFE

Había vencido Rafael Nadal por 6-3, 6-3 y 6-4 a Quentin Halys, uno de esos jóvenes pegadores que proponen partidos a balazos, al todo o nada, y todo iba bien. Buen estreno en París. Con poco brillo, pero también sin sobresalto alguno. Todo iba en orden, pues. Ya lo dice él, se trata de ir adquiriendo temperatura, partido a partido. En la sala de prensa, risas por el saludo del protagonista a un grupeto de jóvenes aficionados que había trepado sobre una valla para exhibir un cartel y recordarle su estatus: “La tierra solo tiene un rey y no es Djokovic”. De acuerdo, buen rollo. Se hablaba en las catacumbas de la Philippe Chatrier de confianza, de juego, de Guillermo Vilas; de pasado, de presente, de futuro. El turno de preguntas terminaba y entonces prendió la mecha del campeón ante la última coletilla.

Todo esto se ha convertido en un show innecesario y absurdo"

“Hoy llega Gala León aquí. ¿Tienes previsto reunirte o hablar con ella?”, le interrogaron a Nadal, que dijo no querer entrar en el tema ni aludir a la capitana de la Copa Davis, pero que al final expulsó de su boca, en una respuesta de 11 minutos de cronómetro, un torpedo contra la Federación Española de Tenis (RFET), cuyo presidente, José Luis Escañuela, mantiene una guerra con los jugadores y ha sido expedientado por parte del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) por irregularidades en la designación de la preparadora.

“Todo se ha convertido en un show innecesario y absurdo”, se arrancó el número siete, que se medirá con Nicolás Almagro (6-3, 2-6, 6-4 y 7-6) en la siguiente ronda. “Han querido desviar la atención hacia algo que nunca ha sido así. Cuando se enfoca hacia un tema tan delicado como el machismo, prefiero quedarme al margen. El ambiente que se ha formado ha sido gracias por una serie de personas que lo han querido, pero no voy a hacer ningún comentario por el que se me pueda identificar como machista. Lo último que soy es machista. Tengo a mi madre, a mi hermana, a mi novia, a muchas mujeres importantes en mi vida”, expuso.

“Os podéis dejar engañar vosotros”, dijo a los periodistas, “pero a mí no me van a engañar. Emplean un discurso totalmente popular. A día de hoy estamos en Segunda División y tenemos que asumirlo. Desde el otro bando deben asumir que se han hecho las cosas mal. Una gran parte de los ingresos de la Federación vienen de la Davis. Pero nuestra Federación no es la inglesa, ni la americana, ni la australiana, que han ayudado a subir a los jóvenes, no. Los que estamos aquí no hemos sido ayudados por la Federación. Hemos hecho nuestro camino por nuestra cuenta y nos hemos esforzado para llegar hasta aquí. No voy a entrar si es por falta de dinero o por lo que sea”, ahondó, antes de rebobinar para entrar en su experiencia personal.

Quieren ocultar lo que han hecho mal. Gala León, Julián Alonso… Son secundarios”

“Yo solo sé que cuando yo era infantil y tenía 13 ó 14 años me propusieron ir al Centro de Alto Rendimiento (CAR), pero decidí no ir. Me pagaban, pero pensé que era mejor seguir en Mallorca porque hay gente que necesita estar junto a su familia. Tomeu Salvá, mi compañero de entrenamiento, sí marchó. Es un ejemplo, cero resentimiento. A partir de ahí, a Tomeu se le paga todo y a mí casi nada. ¿Por qué? No lo entiendo. ¿Por qué? Me voy a jugar Wimbledon júnior y me lo pago yo todo. Entiendo que no me paguen la estancia, pero los viajes… ¿Por qué solo se ayuda a unos cuantos? La estructura no ha funcionado bien. La Federación necesita de los jugadores; debería ser la base de la ayuda para los jóvenes que deben ser el futuro de nuestro país. No entiendo cómo uno quiere ir en contra del tenis español. La Federación debe estar agradecida a los jugadores por todo lo que han hecho estos años. Hemos ganado cinco Davis, que creo que son muchas. Ahora, las cosas empiezan a ir mal y se busca un enfrentamiento para ocultar lo que han hecho mal. Gala, Alonso, la Davis… Eso es secundario”.

Y remató: "Me parece una falta de respeto que nos quieran lanzar a los leones a los jugadores tildándonos de machistas. Es intolerable”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información