Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En libertad los presuntos asesinos del ultra del Deportivo

Un nuevo juez excarcela a los cuatro implicados por la muerte de Jimmy tras oír al agente de movilidad y al autor del vídeo

Imagen de archivo de varios implicados saliendo de los juzgados.
Imagen de archivo de varios implicados saliendo de los juzgados. efe

El caso de la llamada operación Neptuno, que se saldó con 60 detenidos tras la gigantesca reyerta entre ultras del Riazor Blues y del Frente Atlético a orillas del río Manzanares, en la que murió a palos Francisco Javier Romero Taboada, Jimmy, un hincha del equipo gallego, ha dado hoy un vuelco inesperado. Si inicialmente las dudas y las dificultades de los investigadores se centraron en identificar a los agresores, hoy todas las incertidumbres se cernieron sobre los agredidos.

El agente de movilidad y el autor de uno de los vídeos —el taxista Ismael Aguado— declararon en el juzgado número 20 de Madrid y defendieron de manera taxativa que el primero en caer al agua, el que —en su opinión— sale en los brutales vídeos del apaleamiento que se reprodujeron sin cesar en esos días de finales de noviembre del año pasado, no era Jimmy sino Santiago Miguel, el otro hombre que se cayó al río y que salió luego por su propio pie. El nuevo juez, que recientemente se ha hecho cargo de este caso debido a sustituciones y suplencias, ordenó inmediatamente la puesta en libertad de los cuatro encarcelados —Ismael López Pérez, Sergio Santiago Martínez, Francisco Javier Jiménez Linares y José Luis Zarzoso—, en prisión provisional desde hace cinco meses.

Fuentes policiales han confirmado, “con estupefacción”, la decisión tomada por el magistrado, teniendo en cuenta que además faltan por prestar declaración varios agentes municipales y funcionarios policiales, que estaban previstas hasta junio. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid también lo ha confirmado.

“No tenemos ninguna duda de que es Jimmy”, han asegurado los investigadores. “Por su complexión física delgada, por la ropa que llevaba, por su estatura (entre 1,65 y 1,70 metros), por el pelo”, han explicado fuentes de la investigación. “Mientras que Santiago Miguel es de complexión grande, puede medir 1,80, es calvo y en el momento de su detención [ese mismo día] llevaba un jersey azul”, han argumentado las mismas fuentes. Los investigadores pasaron semanas analizando los vídeos caseros realizados por transeúntes, las grabaciones de las cámaras de seguridad de la zona, interrogando a testigos, realizando geolocalizaciones e intervenciones telefónicas que permitieron dar con los cuatro presuntos homicidas.

Sin embargo, hoy el caso ha dado un giro de 180 grados cuando las dudas de identificación se centraron en los agredidos y no en los agresores. Tanto el agente de movilidad como el taxista que realizó el vídeo dijeron —según fuentes policiales— que el primero en caer al río fue Santiago Miguel y el segundo Jimmy, que tuvo que ser rescatado después de pasar media hora sujeto a unas cadenas en el agua y murió más tarde con un fuerte traumatismo craneoencefálico.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.