Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Getafe y Levante se salvan, el Granada ve la luz y el Dépor hace cuentas

Eibar y Almería parten en desventaja en la pelea por la salvación

Jugadores del Granada celebran el segundo gol a la Real Sociedad. Ampliar foto
Jugadores del Granada celebran el segundo gol a la Real Sociedad. EFE

Eran seis para dos puestos y ya solo quedan cuatro. Getafe y Levante, dos de los equipos que mejor han optimizado sus recursos seguirán en Primera División una temporada más. 36 puntos han bastado para sellar la permanencia más barata con el actual formato de competición, la lograron los valencianos pese a salir derrotados de Riazor. La salvación les llegó desde Sevilla vía dos goles de Vicente Iborra, un futbolista criado en la cantera granota. En Getafe, con un punto más, el empate que firmaron ante el Eibar, los madrileños celebraron el final feliz de una campaña repleta de avatares. Granada y Deportivo dependen de si mismos de cara a la última jornada, pero afrontarán dos complicados partidos, en casa los andaluces ante el Atlético y en el Camp Nou los gallegos frente al campeón.

La penúltima jornada deja además al Granada vecino a la salvación con 34 puntos. Tres triunfos consecutivos, justo desde la llegada de José Ramón Sandoval a su banquillo, le han dado vida y si gana al Atlético en el cierre habrá llegado a la meta. Si empata, justo el resultado que les vale a los colchoneros para confirmar su tercera plaza en la Liga, también estarán muy próximos al objetivo. Un cuádruple empate entre Granada, Eibar (32 puntos), Deportivo (34) y Almería(32 o 29, pendiente de sanción) perjudicaría a los dos primeros. La carambola pasaría por una igualada en Los Cármenes, pero también porque los gallegos rescatasen un punto en su visita al Barcelona, que el Eibar supere al colista Córdoba y que el Almería triunfe en dos frentes, en los despachos del TAS y en el campo ante el Valencia.

En Riazor el Deportivo golpeó primero en una de esas jornadas que los clásicos denomina de transistores. Lo hizo con un gol de Lopo, otra vez el mismo central que le había dado un agónico empate hace una semana contra el Athletic. Marcaron los gallegos y la exigencia aumentó para sus rivales. La incrementó para Eibar y Granada un gol del delantero almeriense Thievy en el campo del Sevilla. Para entonces los andaluces ya sabían que el Valencia tropezaba en casa ante el Celta, que mantener vivo el objetivo de la cuarta plaza era posible. Y remontaron después de que el Almería tuviese primero opciones para aumentar su ventaja y después se quedase en inferioridad numérica. El vaivén de la jornada llevó la alegría y la congoja por la geografía española. El Getafe se adelantó ante el Eibar con gol de Hinestroza, pero el inmediato empate de Borja Fernández, un ex centrocampista del equipo madrileño y también del Deportivo, llevó al partido hacia una situación que con el transcurrir de los minutos congratulaba a ambos.

Las cuentas del Eibar pasan por superar al descendido Córdoba en Ipurúa y aguardar a que al menos dos equipos no logren escalar hasta la cota de los 35 puntos. “No queríamos arriesgar, a ellos les valía el empate y a nosotros también”, reconoció al final el técnico vasco Gaizka Garitano. Con cinco puntos en la segunda vuelta, el Eibar, ahora en puestos de descenso, cree que con tres más logrará la permanencia. La tarde llevó nubes de empate a Getafe, pero aún guardaba la tormenta final para Anoeta. Allí, mientras el Almería se desplomaba en el Sánchez Pizjuán tras la expulsión de Trujillo a un cuarto de hora del final, el Granada logró derribar el muro que había construido Zubikarai en su portería con tres postreros goles de El Arabi, Robert Ibáñez y Rochina. 73 minutos sostuvo su meta a cero la Real, que no pudo acudir en auxilio de su vecino Eibar y le complica la existencia a Almería y sobre todo al Deportivo.

Hace cuatro semanas el Granada era quien peor lo tenía para no ser uno de los dos equipos que acompañasen al Córdoba a Segunda. Hoy es quien más opciones tiene para salvarse. Pero en un epílogo liguero todo puede ocurrir y así lo reivindica el entrenador deportivista Víctor Sánchez del Amo. “Ya tenemos claro lo que tenemos que hacer. Llevo mucho tiempo escuchando que jugábamos una jornada menos que el resto de los equipos porque acabamos contra el Barcelona y no es así”. Y es que las carambolas dan para todo: si el Deportivo empata en Barcelona y el Eibar tropieza con el Córdoba estaría en Segunda con sendos triunfos de Granada y Almería; por el contrario si pierde en el Camp Nou seguiría en Primera siempre que Eibar y Almería no ganen sus partidos. El próximo sábado se resolverá la ecuación.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información