Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro trampas y un recordatorio

Falta la guinda, pero este recorrido tiene casi tanto mérito como ganar una Euroliga

Sergio Llull trata de anotar ante el Efes en la serie de cuartos. Ampliar foto
Sergio Llull trata de anotar ante el Efes en la serie de cuartos. EFE

Aquel momento que parecía tan lejano hace un año en Estambul, mientras los jugadores del Maccabi celebraban su inesperado título, finalmente ha llegado. El Madrid tiene una nueva oportunidad de coronarse como el mejor equipo europeo y el ya toca corre por boca de todos. Pero como esto del deporte no es una ciencia sino un juego, nunca está asegurado el premio. Y menos en una edición como esta, donde las trampas son numerosas.

La primera se encuentra en la equivocada creencia de que al jugarse en Madrid, las posibilidades aumentan. Ni la historia ni la lógica apuntan hacia esa dirección. Como bien dijo Pablo Laso, la ventaja se acaba en que saben mejor que sus contrarios cómo se va al pabellón. Porque el escenario, siendo el mismo, lucirá diferente, lo que hemos visto más de una vez que desconcierta a los supuestos locales. Incluso dándose por posible que en una hipotética final se alcance una buena mayoría, la presión que trae consigo la ilusión equilibra ventajas y peligros.

La segunda está en el pasado, en esas dos finales consecutivas perdidas cuyo recuerdo debería dejarse en la caja fuerte de un banco. Tarea esta prácticamente imposible, por lo que su carga psicológica puede añadir en determinados momentos peso a la mochila.

La tercera trampa se llama Obradovic. Menudo pájaro el serbio, que no para de sonreír y mostrar su admiración por Madrid y por el Madrid. Si no le conociésemos, podríamos pensar que viene simplemente a pasarlo bien en una ciudad donde guarda amigos y recibe halagos. Pero llegada la hora del partido, su joven Fenerbahçe es un hueso duro de roer. Por sus jugadores y por el aura de milagrero que acompaña al entrenador más laureado de este torneo.

Y la cuarta es hipotética, o sea, que podría desaparecer, pero parece poco probable. El CSKA es un equipazo de tomo y lomo, una de las mejores agrupaciones de talento de los últimos años. Teodosic, De Colo, Seems, Khryapa, Kirilenko o Hines son nombres con una experiencia y bagaje sobresaliente que les convierte en grandes favoritos aunque aprovechen el jugar en Madrid para pasarle la responsabilidad al Real Madrid. Pero no cuela. Con esa plantilla donde nunca faltan los dólares, solo el título tendrá sentido para ellos.

Por último, un recordatorio. En los últimos 35 años el Madrid ha ganado una sola Euroliga, la de 1995. La que hoy empieza es la tercera presencia consecutiva en la Final a Cuatro, cuarta en cinco años. El trabajo realizado en estos últimos tiempos es colosal, en lo que respeta al juego, constancia en las victorias y aceptación popular, traducida en afluencias masivas a los partidos. Falta la guinda, pero tal y como estaba la sección hasta hace bien poco, este recorrido tiene casi tanto mérito como ganar una Euroliga.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información