Serena, un listón insalvable para Carla

La española se despide tras caer (6-1 y 6-3) ante la número uno, a la que nunca ha batido

Carla Suárezdevuelve una bola ante Serena Williams.
Carla Suárezdevuelve una bola ante Serena Williams.Chema Moya (EFE)

Dice Carla Suárez que esto del tenis es algo mental, que más allá de las condiciones técnicas de cada uno lo que verdaderamente decanta los partidos en la élite es la mente. Y, aunque haya diferencias prácticamente insalvables, como esa derecha poderosísima de Serena Williams, no le falta razón a la canaria. Los matices hoy día son pequeños, pero es que cuando se habla de la estadounidense, de la número uno, los márgenes crecen hasta el infinito. Lo sufre Carla, abatida (6-1 y 6-3) por sexta vez por la norteamericana en otros tantos careos, y lo sufre cualquiera. Y es que Serena es, mire por donde se mire, un listón demasiado elevado para cualquier pertiguista.

Es una de las veces que mejor he estado en el fondo de la pista"

No hay manera de que la española pueda hincarle el diente en algún momento. En los peloteos, si se prolonga el punto, la finura de Carla en el golpeo lima diferencias, pero la reina del tenis es my inteligente y decide siempre evitar el cuerpo a cuerpo contra ella. Por tanto, servicio y puntos lo más rápidos posibles, nada de enredos. Saca y embiste, por la vía rápida. Intentó otra vez más evitar la andanada Carla, pero no hay remedio. Guerreó lo que pudo, o más bien lo que le dejó Serena, y le arañó cuatro juegos. No es poco; solo en 2010 (Australia) y el año pasado (Madrid) había logrado ese botín frente a la dominadora absoluta del circuito femenino. 14 juegos en seis partidos, es su recompensa total. Parece poco, pero ante Serena casi todo es mucho. Tiene mucho mérito lo de Carla.

Más información
Serena y Sharapova, a ritmo de maratón
Nadal derrota a Johnson en su estreno en el Masters de Madrid
Federer, eliminado en primera ronda
Entrevista a Carla Suárez: “Quedan pocas jugadoras de mi estilo”

“Ya sé que no es fácil Carla, pero si sigues convencida mentalmente, habrá un momento en el que ella dudará”, le intentaba animar su técnico, el catalán Xavi Budó, con 4-3 abajo en el segundo set. Pero nada. Serena es demasiado. Un muro. Una pesadilla para la canaria, que brega y brega y va puliendo diferencias, pero todavía lejos de poder derribarla. “Es complicado. Marca muchas diferencias en sus primeros tiros y es difícil. Cada vez que voy a pista con ella intento olvidar lo que ha pasado en los partidos previos, pero es cierto que marca muchas diferencias en sus primeros tiros”, contaba Carla ante los periodistas. “Esta vez, creo que de fondo la desigualdad no ha sido tan grande. Es una de las veces que mejor he estado en el fondo de la pista. He intentado ser más agresiva y creo que lo he logrado”.

Preguntada por qué debe cambiar para poder compensar la balanza y plantarle cara a Serena, apuntó a un aspecto espacial. “Debo intentar que ella no esté tan dentro de la pista. Y para eso lo que me falta es marcar un poco más de diferencias con mi saque y mejorar mi porcentaje de primeros porque creo que las diferencias que hay en el juego de atrás no son tan grandes. Debo intentar que no se sienta tan cómoda”, zanjó Carla, a lo suyo, como una hormiga. Trabajando milímetro a milímetro.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS