Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feliciano explota contra el juez de silla

El español discute con el árbitro después de recibir una sanción por proferir varios insultos

Feliciano protesta al juez de Silla.
Feliciano protesta al juez de Silla. Getty Images

En medio de la linealidad de la jornada del cuadro masculino, unas palabras rebotaron por los cuatro costados de la Caja Mágica de Madrid: “No puede ser que yo diga 'me cago en la puta' hacia mi palco, no hacia la grada, y otros jugadores rompan raquetas y digan todo el rato fuck y no tengas cojones a decirles nada. Yo sé lo que hago mal, pero no comprendo que me sanciones a mí”. Era Feliciano López, desatado, enfurecido después de que el juez de silla Carlos Bernardes le castigase con un warning por soltar varios improperios durante su partido contra Benjamin Becker (7-5, 3-6 y 6-4).

Un partido que comenzó bien para el toledano, encaramado al 12º peldaño del ránking de la ATP, el único jugador que ha participado en las 14 ediciones del torneo madrileño, terminó de forma volcánica. Se impuso en el primer set, cedió el segundo y prendió la mecha en el tercero. 4-2 abajo y con el terreno cada vez más inclinado, el español montó en colera cuando el árbitro brasileño, ese con el que Rafael Nadal se las ha tenido tiesas en más de una ocasión, le reprochó sus palabrotas. “No me mientas, tú solo me has leído los labios”, dijo Feli cuando fue reprendido. “Estamos en España, todo el mundo entiende lo que dices”, argumentó Bernardes desde la altura.

El calentón dejó boquiabierto al público presente en las gradas y sirvió de acicate para Feliciano, que siguió mascullando cada vez que se sentaba en su banquillo y contagió al alemán, igualmente sancionado por lanzar un pelotazo a la grada después de un punto. Espoleó la discusión al zurdo español, enrabietado y lo suficientemente repuesto acto seguido para adjudicarse los cuatro siguientes juegos y lograr el pase a la siguiente ronda. “Sé que me he portado mal hoy, pero quiero que trates a todo el mundo por igual”, zanjó Feli después de darle la mano al juez.

Después de pasar por el vestuario, más templado, el toledano ofreció su versión en la salda de prensa. “Merecía el castigo porque dije palabrotas, estuve nervioso y lo asumo. No tuve un comportamiento ideal”, expuso Feli, que en la siguiente fase se medirá al vencedor del duelo entre el argentino Leonardo Mayer y el luxemburgués Guilles Muller; “pero hay gente que la lía todo el rato y no pasa nada. Sé que la ATP está muy encima de esto, en que si infringes las normas seas castigado, pero para todos igual”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información