Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Violeta, Cruyff, Reina... Autogol

En un amistoso en Holanda se vio una de las jugadas más tontas del fútbol español

Violeta corre a por el balón ante la mirada de Cruyff y Reina.
Violeta corre a por el balón ante la mirada de Cruyff y Reina. as

—¡Yo mismo me hubiera dado tres guantás a mí mismo!

El que habla así es Reina. Miguel Reina, portero excelente entre la mitad de los sesenta y los setenta. Criado en el Córdoba, brilló en el equipo califal, entonces en Primera, cuando él estaba todavía en edad juvenil. Un trueno. Le fichó el Barça, donde estuvo varios años para después pasar al Atlético. Estaba llamado a ser el sucesor de Iríbar en la Selección, pero la jugada más absurda que han registrado los casi cien años que llevamos de ella le quitó del cartel. Pasado tanto tiempo, lo toma con humor:

Reina apuntaba a sucesor de Iribar pero la jugada marcó su carrera en la Selección

—¡Con todo lo que yo hice, aún me recuerdan cada poco aquello!

Testigo directo y cooperador necesario fue Violeta, brillante medio del Zaragoza en los mismos años. Fue lo que en Inglaterra se conoce aún como one club man, jugador de un solo club. Entró sobre la marcha en el Zaragoza de Los Magníficos y enlazó con el de los Zaraguayos. Futbolista estupendo, con físico, visión, colocación, manejo, pierna fuerte cuando era preciso y pie suave para mover el balón. Peleó su puesto en la Selección con gente de tanto peso como Zoco y Glaría al principio y como Luis Costas y Jesús Martínez al final. Como Reina, se cayó de la Selección aquel infausto día. También lo recuerda con relajado humor:

—¿Sabe? Me vale para ganar cafés. Alguna gente me dice que yo metí el gol. Les digo que no sé, que no me acuerdo, que no estoy seguro. Me acabo jugando un café. Antes esas apuestas se resolvían llamando al Heraldo, o al As, o al Marca. Ahora se puede mirar en Internet, y ahí lo ven. Si ha sido un tío borde, y hay muchos, le cobro el café. Si no, se lo perdono. Lo pago yo a cambio de la promesa de que siempre testifique que yo no metí el gol. Aunque tampoco es para estar feliz con lo que pasó.

Lo que pasó. ¿Qué pasó? Pasó que España jugó el 2 de mayo de 1973 en Ámsterdam frente a Holanda, el seleccionador era Kubala. Había llegado en 1969, con España ya eliminada para el Mundial de México 70. En su primer partido, goleada patriótica ante Finlandia, frente al Peñón y con despedida de Gento, fueron titulares Reina y Violeta. Aún estaba vigente Iríbar, pero avanzando ya en la treintena. Se pensaba ya en el relevo, y el relevo era Reina. En cuanto a Violeta, era un grande de nuestro fútbol. En su puesto, un primus inter pares cuando menos.

El partido se jugó ante una Holanda cuya base era el Ajax de Cruyff

El primer chasco de Kubala fue no ir a la Eurocopa de 1972, culpa de un 0-0 ante Rusia, en Sevilla, en noche invencible de un tal Rudakov, heredero de Yashin. Ahora el objetivo era el Mundial de 1974, en Alemania.

En el plan de preparación Kubala incluyó una visita a Holanda. Como selección, Holanda aún no había adquirido mayor fama, pero sí sus clubes. El Feyenoord había ganado la Copa de Europa de 1970; el Ajax, las de 1971 y 1972. Y estaba clasificado para la final de 1973 tras eliminar entre otros al Real Madrid.

El Holanda-España llega para muchos como una mosca en la sopa. Los holandeses no lo quieren, es visible. No lo quiere el Ajax, base de la Selección, que tiene un calendario recargado y la perspectiva de la final el 30 de mayo. Y en España desconfiamos del partido, porque se percibe que en Holanda está creciendo algo grande.

Las vísperas son polémicas. El seleccionador de Holanda, Frantisek Fadrhonc, checoslovaco y amigo de Kubala le pidió aplazarlo. Kubala no aceptó. Los jugadores del Ajax cedieron sólo cuando apareció una empresa holandesa que ofreció mil dólares a cada uno si ganaban. Se publicitó salvando el partido. Aun así, dos días antes se dieron de baja Arnold Muhren (Ajax) y Willy Brokamp (MVV), que se sabían suplentes.

El gol fue la rechifla nacional por tiempo. No había piedad con la Selección. Estorbaba.

El partido se juega en Ámsterdam el 2 de mayo. Holanda sale con Van Beveren; Suurbier, Israel, Hushoff, Krol; Haan, Neeskens, Van Hanegen; Rep, Cruyff y Keizer. Van Beveren es del PSV; Israel y Van Hanegen, del Feyenoord; los otros ocho son del Ajax. En el minuto 58 entrará Schneider (Feyenoord) por Hulshoff.

España juega con: Reina; Sol, Benito, Violeta. Macías; Claramunt, Pirri, Irureta; Aguilar, Gárate y Valdez. En el descanso saldrán García Remón por Reina y Planelles por Irureta. Y en el 67, Galán por Gárate.

Marcan Rep (minuto 12) y Valdez (20). España, que cumple su partido oficial número 200, juega con ánimo y está 1-1 cerca del descanso. Pero en el 42 se produce la jugada extraordinaria.

Holanda ha atacado y el balón acaba fuera, en un centro largo, cerca del córner, a la derecha de Reina. Éste va a por él y se dispone a hacer algo que entonces permitía el Reglamento (hoy no) y era usual. Se lo envía a Violeta, para que éste saque desde el pico del área chica. Él espera fuera del área, en línea con la frontal del área chica. La cosa consiste en que Violeta le envíe el balón en paralelo a la línea de fondo, él lo meta suavemente con el pie en el área grande, lo recoja ahí con la mano y luego saque largo, en voleón. Algo, ya digo, prohibido en la actualidad, muy usual entonces.

Violeta hace el envío, y Cruyff, vivo, corre hacia Reina, en paralelo al lateral del área, a hostigarle. “Hubiera bastado con que me hubiese metido en el área coger el balón y se hubiera repetido el saque. Pero me lie…”

Dejó venir el balón y cuando le llegó ya tenía cerca a Cruyff. Nervioso, pretendió devolvérselo a Violeta con el interior del pie izquierdo, mientras se inclinaba a la derecha para protegerse de Cruyff. El resultado fue un golpeo desequilibrado, mal dirigido y fuerte, que sorprendió a Violeta. Cuando éste se dio cuenta y corrió hacia el balón, la catástrofe era inevitable. El balón siguió su carrera, pegó en el segundo palo y entró. Casi paralelo a la raya de gol, para más burla.

Al descanso, Kubala estaba endemoniado. Hizo salir a García Remón. Violeta se lo reprochó: “No por García Remón, que era muy bueno. Pero sí le dije que cambiarle con ese gol no estaba bien. Incluso si lo tuviera pensado, debería haber retrasado el cambio un cuarto de hora”. García Remón paró muy bien. El partido acabó 3-2. Valdez, un oriundo que jugó en la Selección indebidamente (si nos llegamos a clasificar para el Mundial 74 no nos hubieran dejado participar, con lo que se supo luego) hizo también el segundo, en el 48. Cruyff marcó el 3-2 en el 90, lo que contribuyó al mal humor.

El gol fue la rechifla nacional por tiempo. Eran años en los que no había piedad con la Selección. Más bien estorbaba. Hubo quien calculó el ángulo imposible: 5º26’.

Luego llegaron dos partidos muy seguidos. En Turquía, por el L Aniversario del nacimiento de la República Turca, y a los cuatro días en Belgrado, clasificatorio para el Mundial. Kubala hizo dos grupos diferentes. En Turquía jugó García Remón; en Belgrado, donde fueron los mejores, preservados de cualquier golpe en Turquía, jugó Iríbar, con Reina de suplente. Violeta, ni en uno ni en otro. Reina no volvió más. Le desbancó Deusto, un suplente de Iríbar en el Athletic que encontró sitio en el Málaga. Luego apareció Miguel Ángel, que se impuso a García Remón en el Madrid. Para él sería ya la plaza hasta Arconada.

No, Reina no volvió, se quedó en cinco partidos, pero no se queja: “Fue la más tonta de las jugadas tontas. Con ese ángulo, de izquierda, y a la primera, el único que la metía era Puskas. Yo podía haber chutado cien veces de ahí y no metería ninguna”.

Pero esa entró. Los duendes del fútbol.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información