Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mundial de Motociclismo 2014

Folger aprovecha el fallo de Zarco y logra su primera victoria en Moto2

El fracnés Masbou gana en Moto3 y Bastianini y Kent completan el podio

Folger celebra su victoria en Moto2. Ampliar foto
Folger celebra su victoria en Moto2. EFE

Parecía una victoria cantada la suya. Y por poco termina en el hospital Johann Zarco. El francés, que se puso en cabeza en la segunda vuelta, abrió en un tris una ventaja insalvable para sus rivales. Con un par de vueltas fulminantes, medio segundo más rápido que el resto del grupo en cabeza, el chico inició una travesía en solitario para estrenar su casillero de este 2015 con un triunfo. Pero no pudo ser. La mecánica se lo impidió.

A falta de tres vueltas, cuando mantenía esos más de cuatro segundos de ventaja respecto del resto, algo falló: a la salida de la última curva andaba Zarco con la cabeza metida prácticamente entre las piernas, buscando el problema que le iba a amargar el domingo. Tan obcecado estaba encontrando respuestas en la parte baja de su carenado que por poco se estampa contra el muro de la recta de meta. Se percató en cuanto tocó la hierba. Y reaccionó a tiempo para no sufrir un accidente que podría haber tenido consecuencias serias. Al parecer, su palanca de cambios no funcionaba correctamente. Y no solo perdió el liderato a su paso por meta, sino que fue, también, perdiendo posiciones a medida que avanzaba el tiempo. Terminó octavo.

Y aprovechó Folger la oportunidad para apuntarse la primera victoria de su carrera en Moto2, con un equipo muy joven y muy nuevo. Al alemán le acompañaron en el podio Simeon y Luthi, que por poco estuvo de ceder el tercer escalón del podio a un debutante, Alex Rins. El barcelonés firmó una remontada genial: pasó por meta en vigésima posición tras el primer giro y terminó amenazando a suizo, pegado a su colín toda la última vuelta, aunque sin éxito. Aún así, tremendo debut del chico que ha cambiado a Alzamora por Sito Pons, sobre todo tras un fin de semana inicial en le que nada ha sido fácil para los novatos en la categoría.

La carrera, además, dejó un buen puñado de caídos. La tercera vuelta concentró el grueso de accidentes. El primero que se fue al suelo fue Sam Lowes, el chico de la pole, el más rápido del fin de semana, el que perseguía a Zarco sin piedad. Cometió un error y se despidió del gran premio de Qatar. Unos segundos después el que cayó fue el campeón del mundo, Tito Rabat, que perdió los nervios al encontrarse con Corsi en la pista. El italiano intentó un adelantamiento por fuera, el de Barcelona tenía el interior de la curva para él, pero echó mano del freno y levantó la moto: dada la maniobra, el choque fue irremediable, y la caída de ambos también. Poco después sería Axel Pons quien se llevaría por delante a Salom. A partir de entonces se sucedieron pocos adelantamientos, muchos de ellos de Rins, y la carrera quedó en manos de Zarco. Pero no tuvo demasiada suerte.

Masbou, en el centro, celebra su victoria en Moto3. ampliar foto
Masbou, en el centro, celebra su victoria en Moto3. EFE

Moto 3. Masbou da el primer golpe

La primera victoria del mundial de motociclismo del año fue para un francés, el mismo que el día antes se había apuntado la pole, la primera de su vida, Alexis Masbou. Es de los veteranos de Moto3 (27 años), perro viejo, menudo, y más en forma que nunca, según confesó nada más pisar suelo catarí. Dice que ha cambiado tantas cosas este invierno que no sabría explicar qué factor ha influido más en su renovada velocidad. Sea como fuere aprovechó las oportunidades que le brindó el primer gran premio de la temporada.

Y sobre todo, los rebufos, cruciales en la categoría pequeña. Salió de la última curva algo desubicado, pero logró situarse tras Vázquez. Y gracias a este se abrió paso entre sus rivales para arrebatarle la victoria en la línea de meta a un Bastianini que escaló desde la 21ª posición. En el podio les acompañó Kent, superviviente de una carrera que se corrió en equipo. Y en la que, por cierto, mandaron las Honda, que coparon las primeras cinco posiciones.

La pista, con solo una recta, propiciaba que las diferencias fueran mínimas entre la primera docena de motos. Eso dejó la carrera muy abierta, la pudieron ganar hasta cuatro pilotos –los tres del podio, más Vázquez–, y ayudó a que los novatos no perdieran comba. El trazado, pues el público era más que escaso, asistió al debut de uno de ellos, un niño prodigio: Fabio Quartararo. Hubiera peleado por subirse al podio en el último giro de no ser porque Bagnaia lo arrastró con él hasta los márgenes de la pista. En el día de su estreno en el Mundial, en su primera carrera en Qatar, el francés –orgullo de los directivos de la Federación Española, por cierto, pues se formó en España desde pequeño hasta proclamarse en dos ocasiones campeón del CEV– no perdió contacto en ningún momento con el grupo de cabeza, es más llegó a liderar al pelotón en dos ocasiones, y firmó adelantamientos de escándalo por el interior de las curvas. Terminó séptimo. Solo tiene 15 años. Y promete. Mucho. Y mucho espectáculo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información