Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rossi: “Tres décimas no es nada”

Las Yamaha sufren problemas de agarre en Qatar. Espera una clasificación apretada

Dovizioso, seguido de Márquez, el viernes en el circuito de Losail. Ampliar foto
Dovizioso, seguido de Márquez, el viernes en el circuito de Losail. AP

No están los pilotos de Yamaha como para echar las campanas al vuelo. Con el octavo y el noveno puesto en la clasificación del tercer entrenamiento libre del fin de semana, el último válido para la disputa por la pole entre los diez mejores pilotos, tanto Lorenzo como Rossi se han visto en mejores escenarios que el que dibuja este gran premio de Qatar con el que arranca la temporada. Aún así, son optimistas. Entre otras cosas porque no están nada lejos del más rápido (esto son tres décimas de segundo, o menos, en el caso del mallorquín), que una sesión más sigue siendo Márquez.

La normativa open, que permite algunas concesiones a los equipos con menos potencial, la progresión de Ducati y la llegada de nuevas marcas como Suzuki, están haciendo de los días previos a la primera carrera del año toda una lotería. En parte, también, porque se trata de una pista especial, a menudo sucia, con arena en el asfalto, con poco agarre –“La pista patina mucho y eso a Honda es a quien menos perjudica”, confesó Márquez, en clara referencia a las M1–, y con una sola recta, insuficiente para marcar grandes diferencias entre las motos.

Será una clasificación divertida, pero sólo para el que la vea como espectador, no tanto para nosotros”

Jorge Lorenzo, piloto de Yamaha

Así las cosas, los diez pilotos que pelearán por la primera posición de la parrilla este sábado están separados por sólo medio segundo cuando cae la noche del viernes en Losail. Cierra la lista Pol Espargaró. Y los nueve que le preceden se concentran en apenas tres décimas. Y ya lo dice Valentino Rossi: “Tres décimas es nada”. Y sigue: “Mi objetivo era estar entre los diez primeros, pero no me importa la posición, sino que estoy muy cerca. Es increíble la distancia que separa a las diez primeras motos”.

A Márquez le sigue Crutchlow, que logró una vuelta rápida en los últimos compases de la sesión. Después, aparece la primera Ducati, la de Iannone, más veloz que su compañero de equipo, Dovizioso, quien, a pesar de ser sexto, tiene mejor ritmo y ya piensa en la carrera. Como hace Márquez, a quien le preocupa Pedrosa, constante y regular desde el jueves, quinto el viernes, por detrás de un Aleix Espargaró que colocó su flamante Suzuki a una décima del campeón del mundo.

“Será una clasificación divertida, pero sólo para el que la vea como espectador, no tanto para nosotros. Y menos para los que terminen detrás”, concedió Lorenzo, preocupado además por un problema con la electrónica de su moto que le impedía salir bien de las curvas. “En todo caso no hay que desanimarse”, añadió. “Nada está perdido aquí, en carrera se puede adelantar bien”, sentenció su compañero de equipo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información