Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La delantera ‘italiana’ de Conte

Ante la escasez de arietes de casa, el seleccionador convoca al ‘argentino’ Vázquez y al ‘brasileño’ Eder; una decisión que ha generado polémica

El seleccionador italiano, Antonio Conte, en un entrenamiento de Italia. Ampliar foto
El seleccionador italiano, Antonio Conte, en un entrenamiento de Italia. Cordon Press

El máximo goleador italiano (Luca Toni) tiene 37 años. El segundo (Antonio Di Natale) también tiene 37. Giuseppe Rossi se recupera de la enésima operación de rodilla. Mario Balotelli parece un caso perdido. El último de su larga serie de despropósitos fue el domingo contra el Manchester: dos aficionados le agarraron antes de que se encarara con Smalling. La pareja de delanteros por la que ha apostado Antonio Conte (Simone Zaza y Ciro Immobile) suman 15 goles esta temporada y no atraviesa su mejor momento.

Así que el seleccionador italiano ha decidido pescar en aguas extranjeras (oriundo es la palabra que se utiliza para definir a los jugadores que tienen orígenes italianos) para el doble compromiso contra Bulgaria e Inglaterra. Ha convocado a Vázquez, punta del Palermo nacido en Argentina hace 26 años, y Eder, jugador de la Sampdoria de 28 de origen brasileño. Entre los dos suman 19 goles. Ambos tienen pasaporte italiano.

Eder, en su primer entrenamiento con Italia ampliar foto
Eder, en su primer entrenamiento con Italia

Ya lo hizo en su día Giovanni Trapattoni con Camoranesi (campeón del Mundo en Alemania con la selección de Lippi); más tarde Cesare Prandelli con Thiago Motta, Osvaldo y Paletta. Italia, tierra de defensas pero también de grandes delanteros (Casiraghi, Ravanelli, Inzaghi, Vieri, Toni, Del Piero por citar algunos) se encuentra sin referencias en al ataque. Y ha tenido que recurrir a dos ‘extranjeros’ algo que ha creado polémica.

Si Cristiano Ronaldo o Messi tuvieran parientes italianos, nadie habría dicho nada…”, asegura Marcello Lippi.

“La selección italiana tiene que ser italiana”, ha dicho Roberto Mancini, técnico del Inter. “Un jugador italiano se merece vestir la camiseta de la selección; uno que no ha nacido en Italia, aunque tenga familiares italianos, no”, ha añadido. “Trabajamos para formar y lanzar a los jóvenes y luego llaman a otros”, ha comentado Andrea Mandorlini, entrenador del Hellas Verona.

La polémica no es nueva en Italia e incluso fue más allá: Balotelli, según algunos, no podía vestir la camiseta de la selección por ser negro. Y Arrigo Sacchi se quejó hace un mes de que había “demasiado negros” en las categorías inferiores italianas.

En el último Mundial, de los 736 futbolistas que fueron a Brasil, 83 habían nacido en un país distinto”, se ha defendido Conte

“A la selección vienen los mejores. Ni he sido el primero ni seré el último en hacer este tipo de convocatorias. Estas son las reglas y esto es fútbol. En el último Mundial, de los 736 futbolistas que fueron a Brasil, 83 habían nacido en un país distinto”, se ha defendido Conte —como si fuera necesario hacerlo—, que lleva meses repitiendo que en su Italia sólo hay sitio para los que corren, sudan, se comprometen, están en forma y respetan sus órdenes y consignas. “Si Cristiano Ronaldo o Messi tuvieran parientes italianos, nadie habría dicho nada…”, asegura Marcello Lippi.

Vázquez y Eder cumplen los requisitos de Conte. Vázquez tiene madre italiana y padre argentino. Siete goles en Liga, apasionado de las construcciones de Lego (tiene, entre otras, una Torre de Pisa), le llaman El Mudo. Viste la camiseta del Palermo desde enero de 2012. Poco empleado hasta la llegada de Iachini al banquillo, se fue cedido al Rayo y a la vuelta le mandaron a jugar con el filial. “Tenía tomada la decisión de volver a Argentina, allí sabían lo que yo valía. Iachini me hizo cambiar de idea”. Desde entonces se ha convertido en la pareja de Dybala y ha sido convocado por Italia.

Franco Vázquez (a la izquierda) en el entrenamiento con Italia junto a Valdifiori ampliar foto
Franco Vázquez (a la izquierda) en el entrenamiento con Italia junto a Valdifiori

Eder Citadin Martins no tiene padres italianos; nació en Brasil adonde emigró su bisabuelo Battista (del Véneto). Su padre le llamó así en homenaje al delantero de La Canarinha. Llegó a Italia en 2004 con 17 años (al filial del Empoli) y desde entonces ha jugado en varios equipos de Segunda hasta recalar en la Sampdoria. Llegó a Génova en enero de 2012, cuando el equipo sobrevivía en la Serie B. Lo llevó a la Serie A. Siempre alegre, muy religioso, nada más llegar a Génova subió al Santuario de la Madonna della Guardia y ha prometido volver para darle las gracias por la convocatoria.

En ellos se ha fijado Conte, ante la escasez de delanteros. Y de defensas y de talentos en general, pero que ahora se ha evidenciado sobre todo en el ataque. “Son ciclos. No ha habido el recambio generacional que se esperaba … Basta con mirar la clasificación de los máximos goleadores, allí siguen Toni, Totti, Di Natale… eso es que no hay jóvenes empujando. Ni Eder ni Vázquez son dos delanteros centro puros, son más segundas puntas, algo en lo que también tenemos escasez”, analiza Pierluigi Casiraghi, exdelantero de la selección italiana. Conte probará, muy presumiblemente, a los dos recién llegados el próximo martes en el amistoso contra Inglaterra.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.