Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

100 puntos, dos suertudos y un debate evitable

Como cada lunes y jueves, Juanma Iturriaga analiza los principales temas de la actualidad desde su peculiar óptica

Jugadores del Athletic celebrando el pase a la final de la Copa del Rey. Ampliar foto
Jugadores del Athletic celebrando el pase a la final de la Copa del Rey. Getty

02/03 Lunes

Empezamos la semana con un aniversario. Hace 53 años Wilt Chamberlain logró meter cien puntos a los Knicks de Nueva York en un partido de NBA. La estratosférica marca nunca ha sido ni siquiera amenazada, pues el que más se ha acercado fue Kobe Bryant ante Toronto, y se “quedó” en ochenta y un puntos, a diecinueve de Chamberlain. Eran otros tiempos, sin duda, que ahora parecen inalcanzables. En aquella temporada 61/62, el mítico pívot metió ¡50,4 puntos por partido y 25,7 rebotes! Excesivo incluso si hubiese nacido en Bilbao. Ahora bien, esas tremendas actuaciones noche tras noche no le impidieron tener una vida sexual que resulta tan increíble (y más difícil de confirmar) que sus números deportivos. En su biografía afirmó que tuvo 20.000 compañeras. Lo siguiente es coger la calculadora, y salen casi 1,5 mujeres por día. Excesivo incluso aunque hubiese nacido en el mismo centro de Bilbao.

El legendario baloncestista Wilt Chamberlain en 1968. ampliar foto
El legendario baloncestista Wilt Chamberlain en 1968. Reuters

Excesiva es también la cifra de 4.603 millones de euros, agujero patrimonial de Martinsa, la inmobiliaria de Fernando Martín, que hoy se ha sabido que ha pedido su liquidación. Martinsa es un caso paradigmático a través del que se puede explicar casi a la perfección la creación, inflación y explosión de la burbuja inmobiliaria. No sólo eso, sino que Fernando Martín es también un nombre asociado a una de las etapas más caóticas del Real Madrid como institución. La marcha de Florentino en 2006, que supuso el fin del galactismo, dio paso a los Boluda, Calderón y el susodicho Martín, que tiene el honor de ser el presidente más efímero del Real Madrid en toda su historia. Tiempos revueltos, muy de Juego de Tronos, donde los líos institucionales se sucedían, los navajazos estaban a la orden del día y las juntas parecían más reuniones de banqueros que de directivos deportivos. Todo tiene un final y esta etapa de inestabilidad (y de algún que otro bochorno) se cerró con el segundo advenimiento de Napoleón. Perdón, de Florentino Pérez.

Volvió la estabilidad y cierta cordura, algo de lo que puede alardear hace ya muchos años el Villareal, equipo del día gracias a su empate en el Bernabéu. Lo del submarino amarillo resulta ejemplar bajo todos los puntos de vista. En lo deportivo, pues su apuesta por un fútbol siempre respetuoso con la pelota es innegociable desde hace muchos años. Y en lo económico, pues siempre han tenido la sensatez por bandera. Estos valores los han mantenido en los buenos momentos y también en los malos, como cuando bajaron a segunda hace bien poco y nadie se volvió loco, sino todo lo contrario, logrando una vuelta express la temporada siguiente. Al final, el éxito de los clubes depende de una multiplicación de dos capacidades. La económica y la de hacer las cosas bien. En el caso del Villarreal, el buen resultado que siempre les da está claro que viene más por lo segundo que por lo primero. Por eso resulta tan digno de elogio.

03/03 Martes

Afirman algunos que la suerte no existe, sino que todo es consecuencia de nuestros actos. Pues que se lo pregunten a David Marjaliza, ex consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid y ahora en la cárcel junto a su gran amigo Francisco Granados (¿de donde los sacas Esperanza?). Resulta que al señor Marjaliza le tocó la lotería y la ONCE ¡ocho veces! entre diciembre de 2002 y marzo de 2004. ¡Ocho veces en 15 meses! Qué bárbaro. Yo propongo un gran duelo entre Marjaliza y el otro gran suertudo de nuestra política, Carlos Fabra. Habrá que esperar a que salgan del trullo pero me imagino el espectáculo de poder ver frente a frente a depositarios de tanta buena suerte. Podría ser al Black Jack, y entonces fliparíamos viendo sacar a los dos 21 una y otra vez. Si fuese al póker, de full para arriba en cada mano. ¿Ruleta? Plenos en cada ronda. ¿Mus? Dúples y treinta y unas volando sin parar. Una batalla entre dos titanes a los que Dios, la naturaleza o vete tú a saber, les ha otorgado el favor de ser gente con mucha suerte. Reventarían las audiencias seguro.

Fernando Alonso sale del Hospital General de Cataluña el pasado domingo. ampliar foto
Fernando Alonso sale del Hospital General de Cataluña el pasado domingo. REUTERS

De paso, podrían pasarle un poco de buena fortuna a Fernando Alonso, que no estará en la primera carrera de la temporada en Australia. Al parecer él quería, pero el miedo a un posible segundo choque que agravaría los daños del primero hace desaconsejable su participación. Eso sí, todos, Alonso incluido, han proclamado el buen estado de Fernando, plenamente recuperado. Será su primera ausencia después de 13 temporadas sin falta a un solo gran premio. Lo dicho, yo que él, hacía una visita a Marjaliza o Fabra, la cárcel que le pille más cercana.

¿Es paranoia mía o últimamente se mueren muchos jugadores de baloncesto? Primero fue Roy Tarpley, ex de los Dallas Mavericks y gran talento de vida tortuosa. Luego Jerome Kersey, que hizo carrera en uno de los mejores Portland que se recuerda. La semana pasada Anthony Mason, fortachón que vivió su mejor época con los Knicks de Nueva York. Y hoy Chris Welp, alemán cuyo gran momento tuvo lugar en el Europeo de Alemania de 1993, donde su equipo se llevó sorprendentemente el oro, fue elegido MVP y se cargó en cuartos de final a una España que iba a por el título con un tiro en el último segundo. Cuatro marchas en menos de dos meses. Muchas ¿no?

No me quiero poner dramático, pero es que encima todos andaban alrededor de los 50. ¡Aparta de mí estos pensamientos! le digo a mi cabeza. ¡Piensa en Maradona! No está mal traído. Si Diego sigue por ahí danzando, con todas las pasadas que se ha pegado, no debe ser tan fácil morirte. Por cierto, según se observa en las fotos que ya andan circulando por ahí, se ha hecho unos ¿pequeños? retoques en la cara. Este es otro de los peligros de los cincuenta. Querer tener el mismo aspecto que a los cuarenta o los treinta. ¡Cuidado Diego! John Travolta y Renee Zellweger empezaron así.

04/02 Miércoles

2009. 2012. Nos volvía a tocar en 2015, y no hemos fallado a la cita. El Athletic está de nuevo en la final de la Copa gracias a un muy buen partido en Cornellá ante el meritorio Español, que allanó bastante el camino eliminando a Valencia y Sevilla. Esta es la buena noticia. La mala es que lo mismo que en las dos ocasiones anteriores, el rival será el Barcelona, que no podemos decir que se nos de muy bien. Pero bueno, esto no va a impedir otra movilización rojiblanca que cogerá coches, trenes, aviones o lo que haga falta para estar donde haya que estar, lugar desconocido a día de hoy.

Porque esa es otra. Una vez que se conocieron los dos clasificados, ya estaba montada la polémica. Bernabéu ¿sí o no?. Hay cosas que me parecen fascinantes del mundo del fútbol. Como por ejemplo lo que se tarda en arreglar cosas que se pueden solucionar en un pis pas. Siempre pongo como ejemplo lo del spray en las faltas. Durante décadas veíamos como el reglamento saltaba por los aires ante la picaresca de las barreras que entre que el árbitro les colocaba y se sacaba la falta, avanzaban un par de metros. Pues bien, con 30 años de retraso, se puso lo del spray. Se pinta la raya y el que se adelanta, le pillan 20 cámaras de televisión. Asunto arreglado.

Panorámica del Estadio Santiago Bernabéu, en la que podría jugarse la final de Copa del Rey. ampliar foto
Panorámica del Estadio Santiago Bernabéu, en la que podría jugarse la final de Copa del Rey. AS

Con esto de la Copa del Rey tengo la impresión parecida. ¿No se terminarían estos problemas si antes de cada temporada los interesados en organizarla se postulasen y la Federación eligiese el campo antes empezar la competición? Así no existiría debates y nunca se podría jugar en un estadio cuyo propietario, por las razones que sean, no quiera. Vamos, lo que ocurre con la Champions y muchas otras competiciones de otros deportes. Pero no, aquí se espera a ver los equipos clasificados y entonces se escoge la sede.

Dicho esto, entiendo el derecho del Real Madrid para no ceder el campo, que lo deberían tener todos los clubes. Pero esto de la afrenta porque el Barcelona pueda celebrar un título en el Bernabéu, me parece un razonamiento muy poco sólido, y sobre todo, muy poco de equipo señor. No entiendo el desgarro de cierta parte del madridismo al imaginar a Xavi levantando la Copa. Además, si ya lo han hecho varias veces con anterioridad. Por no argumentar que si todos los clubes hiciesen como el Madrid, la final no podría celebrarse. Como no podía ser de otra forma en el país del “y tú más” una de las razones esgrimidas es la de de que el Barcelona tampoco permitiría que el Madrid ganase un título en el Camp Nou. No estaría mal que un día de estos tomásemos como ejemplo a los que merecen el halago en lugar de usar como coartada comportamientos ajenos poco correctos. Al final el Madrid dirá que no y su facción más forofa se volverá a apuntar otro tanto. En fin, que ya tenemos discusión para unos días. Cansina, muy cansina, pero es que la temporada es muy larga y de algo hay que hablar en las entreguerras.

Más información