ANÁLISISOpinión
i

El fútbol de otra pasta

Cristiano Ronaldo lamenta una ocasión ante el Villarreal
Cristiano Ronaldo lamenta una ocasión ante el VillarrealAndres Kudacki / AP

El fútbol no siempre se puede comprar, así que en este tinglado el dinero no lo es todo. Los ejemplos se suceden y algunos son flagrantes. Valencia, Atlético y Deportivo, los únicos capaces de desbancar en Liga al Madrid y al Barça desde que se disparara el mercantilismo con la ley Bosman que entrara en vigor en el curso 1996-1997, lo pagaron con creces. Los tres, en mayor o menor medida, han estado al borde de la bancarrota, y colchoneros y deportivistas acabaron en el pozo de la Segunda. Espejismos pasajeros con mucho despilfarro de fondo. Finalmente, aceptaron sus circunstancias reales. El Atlético traspasa goleadores pero ha regresado a la cima, el Valencia está en las alturas y por fin vive en paz y el Deportivo trata de anclarse de nuevo en la élite.

El dinero cuenta, pero nada mejor que afinar con los recursos sin despegar los pies del suelo, como el Villarreal

Lo mismo cabría decir del Málaga, que con un jeque más contenido brilla de nuevo, esta vez con cantera, sin perfiles altos como los de Manuel Pellegrini, Van Nistelrooy, Joaquín, Cazorla, Demichelis, Baptista, Toulalan... A todos les ha ido mejor con el gasto contenido, con más imaginación que dólares. La ruta de Simeone, partido a partido con los pies en el suelo. Hace mucho que no los despega el Sevilla, que metabolizó sin rechistar su condición de vendedor y tiene huella en España y en Europa porque afina los radares.

Horta celebra el tercer gol del Málaga al Getafe
Horta celebra el tercer gol del Málaga al GetafeCarlos Diaz / EFE

Entre todos, el caso más singular quizá sea el del Villarreal, que no ha mudado de piel ni siquiera cuando se coló por el sumidero a Segunda de forma inopinada. El club siempre fue modélico, en las buenas y en las malas, y no ha perdido ojo. De regreso a Primera, en una plaza pequeña, sin los ecos de capitales como Sevilla, Valencia o Málaga, su presupuesto es contenido y su política deportiva sigue siendo admirable. No hay un solo vector, sino cuatro: cantera (Musacchio, Bruno, Mario, Jaume Costa, Moi Gómez, Gerard Moreno), jugadores formados en los semilleros de los grandes (los exazulgrana Giovani y Jonathan, el exmadridista Cheryshev y el excolchonero Sergio Marcos), chicos sin mucho cartel (Pina, Asenjo) y fichajes internacionales silenciosos (Vietto y Gabriel —ya traspasado al Arsenal por unos 20 millones—).

El resultado, más que un equipo, es una idea, la que le permite competir con éxito en tres competiciones. El molde lo tiene y los jugadores van y vienen sin que el pensamiento propio se resienta. Por el camino, todos se han revalorizado y el mayor temor ahora es a cuántos podrá mantener la institución. Pase lo que pase, al club le avala no solo la fortuna de la familia Roig, sino un lema grapado en las entrañas: vender bien y comprar mejor, o viceversa, según se den las cosechas. Con ese credo se puede pujar, angustiar al Barça, fulminar al Atlético en el Calderón y frenar al Madrid en Chamartín. Y sin despistes o grandilocuencias, con la primera semifinal de Copa de su historia a la vista y en los octavos de la Liga Europa.

Con esta clase media alta, en alza, solo cabe esperar que a las puertas de un mejor y más justo pastel televisivo todos tomen nota del pasado. Pruebas sobradas han tenido de que el maná puede ser una trampa si no se administra con prudencia. Un paso hacia el abismo si alguno cree ser lo que no es y nunca podrá ser salvo de forma episódica. Nada como que prevalezcan recursos que no tienen precio, como una gestión sensata y mucho tacto futbolístico. Ahí está el Villarreal, un espejo. Como el Sevilla de Monchi, este Málaga de vivero o ese Valencia de Gayà, Alcácer y fichajes sin dispendios que peleará el domingo por la tercera plaza. Todos demuestran que hay un fútbol de otra pasta. Es el más real.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50