‘Mortadelos’ y ‘conejitos’

Javi Gracia compone un Málaga de canteranos que conecta con un proyecto austero Juanmi, Castillejo y Samuel son los mejores exponentes

De izquierda a derecha, Samuel García, Juanmi y Castillejo, en La Rosaleda.
De izquierda a derecha, Samuel García, Juanmi y Castillejo, en La Rosaleda.García-Santos

El Barça fue superado por un Málaga corto de edad pero sobrado de fútbol, la semana pasada. Del centro del campo para arriba, los jugadores que salieron de inicio en el Camp Nou apenas superaban los 21 años. Cuatro canteranos malagueños, Juanmi (21), Samuel García (24), Samu Castillejo (20) y Recio (24), más el mallorquín Darder (21), que también pasó por el filial, y el portugués Ricardo Horta (20), que llegó esta temporada, abanderan la nueva imagen del Málaga. La directiva ha pasado de los fichajes millonarios a mirar a su cantera: una mina de perlas mimada por Javi Gracia, técnico que ha sintonizado con las necesidades de un proyecto austero.

Ante el Barça, por más que el gol llegara tras un balón largo de Kameni, el Málaga renunció al pelotazo. En esa jugada, el camerunés sacó de portería, Dani Alves cedió mal a Bravo y su error fue aprovechado por Juanmi, que marcó el gol de la victoria. Juanmi es "un cansino” para su compañero Samuel García, que dice que le recuerda a Raúl González. “Por lo cansino que es”, señala. “Siempre está donde tiene que estar para meterla. Es pesado, todo el día presionando. Incomoda mucho”.

Juanmi es cansino”, dice Samuel, “me recuerda a Raúl. Todo el día presionando”

Juanmi nació hace 21 años en Coín, un pueblo de unos 20.000 habitantes situado en el Valle de Guadalhorce, desde donde cada día hace sus 25 minutos en coche para ir a entrenar a la capital. Con ocho años llegó a la cantera del Málaga. “En todas las categorías inferiores siempre fue el máximo goleador”, apunta Antonio Benítez, consejero deportivo del club. A partir de ahí fue creciendo como futbolista hasta que en 2009 debutó en el primer equipo de la mano de Ramón Muñiz.

Su progresión tuvo un paréntesis en 2012, con su cesión al Racing, tras no encontrar un hueco en la plantilla de Pellegrini en su año dorado de Champions. Esa temporada el equipo cántabro descendió a Segunda B y el delantero no hizo ningún gol en los 19 partidos que disputó. Ahora, con cinco, es el máximo realizador del equipo.

De cuerpo fino y extremidades cimbreantes, Samu Castillejo es otra de las perlas que se ha ganado la confianza de Javi Gracia, que le dio la alternativa en la segunda jornada ante el Valencia. Desde entonces el extremo ha jugado 22 partidos de Liga, 18 de ellos como titular con 1.557 minutos. Castillejo se crio en Huelin, un barrio obrero de la ciudad de Málaga. Curtido en los pabellones de fútbol sala, donde adquirió la destreza para driblar y pisar los balones, llegó como infantil al Málaga procedente del Mortadelo, el equipo de su barrio. Antonio Benítez fue quien primero apostó por él; luego enamoró a Fernando Hierro, entonces mánager general del club, con quien todavía mantiene relación. “Le pedía consejos para muchas cosas. Me decía que mantuviera los pies en la tierra”, cuenta.

Juanmi celebra su gol al Barça junto a Samuel García y a Castillejo.
Juanmi celebra su gol al Barça junto a Samuel García y a Castillejo.Alberto Estévez (EFE)

Jugador de pelota pegada al pie y conducción en zigzag, Castillejo es el más regateador de la plantilla con 89 fintas registradas en esta Liga. “En cadete no les gustaba que driblara tanto y en algunos ejercicios todos tenían toque libre menos yo, que no podía dar más de dos”, recuerda. “Al principio se le hizo un contrato de futuro, pero un poco elevado. La gente hablaba más del tema económico que de lo deportivo, pero ahora con su papel en el primer equipo ya no se habla de eso”, apunta Manel Casanova, coordinador de la Academia, la sección de fútbol base del club, que destaca su sacrificio en el campo y su capacidad para desconcertar a rivales.

En cadete no les gustaba que driblara; no tenía toque libre”, recuerda Castillejo

De los jóvenes canteranos, Samuel García y Recio son los más veteranos, con 24 años. A Samuel hubo que apretarle para que no perdiera el tren del fútbol profesional. “Lo que le faltó cuando era más joven es alguien que lo supiera llevar bien. Estaba acostumbrado a no entrenarse”, dicen fuentes del club. Cuando jugaba en El Conejito, en La Luz, uno de los barrios con mayor densidad de Europa, el delantero probó suerte con 14 años en las categorías inferiores del Chelsea. Entonces era el único que comía con la primera plantilla y con su técnico, Mourinho. “Me decía que como siguiera así me haría debutar, que le gustaban mis características de juego”. No llegó a adaptarse y tras dos meses volvió al Conejito. Después entró en la cantera del Málaga y tampoco se adaptó, y tras pasar por varios equipos regresó al equipo de la Costa del Sol con la determinación que antes no había tenido. Él niega que le faltara dedicación. Ahora, dicen en el club, está volcado en el trabajo y recoge sus frutos. Schuster le hizo debutar y Gracia le ha dado continuidad en este Málaga de canteranos. Un equipo que gesta la clase de generación de futbolistas que vale la salvación.

Una obra de Gracia

Un día después de la gran victoria ante el Barcelona, la euforia atrajo a un millar de aficionados al entrenamiento de puertas abiertas del Málaga. Tras la sesión, Javi Gracia, el técnico que le ganó la partida en la pizarra a Luis Enrique, volvió a su rutina de siempre y con parte de su cuerpo técnico se apresuró a presenciar el Atlético Malagueño-Antequera, de Tercera División.

La apuesta de Javi Gracia para hacerse cargo del Málaga levantó suspicacias. Acababa de dejar a Osasuna en Segunda y su experiencia en Primera se limitaba a la temporada con el equipo navarro. El tiempo, sin embargo, está avalando la apuesta de un perfil como el suyo. Dicen en el club que no se pierde prácticamente ningún partido del filial, una cosa que no pasaba en la época de Pellegrini ni de Schuster, cuando apenas se asomaron un par de veces a ver al segundo equipo. “Está haciendo la labor que queremos, que tiene que ser la de un equipo que fabrica futbolistas”, apunta Antonio Benítez, consejero deportivo de la entidad. “Trabaja a los canteranos con sentido común, no los atosiga”, abunda. Con el navarro en el banquillo han debutado Samu Castillejo y Juanpi, un venezolano de 21 años que llegó a la cantera del Málaga cuando el equipo fichó a Rondón en 2010. De momento solo ha jugado cuatro partidos (151 minutos), pero es una de las grandes apuestas para el futuro. De los canteranos más utilizados por Gracia destacan Castillejo (22 partidos, 1.557 minutos), Juanmi (20, 1.321) y Samuel García (19, 1.229). Por su parte Darder (22, 1.721), procedente de la cantera del Espanyol, se ha hecho con un hueco en el centro del campo junto a Camacho y suma ya 22 partidos y 1.721 minutos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Antonio Nieto

Desde 2018 es redactor de Vídeo de EL PAÍS. Antes, pasó sus primeros cinco años en la sección de Deportes del diario. Es licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la Universidad Carlos III de Madrid y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS